13 Poemas de Ángel Guinda

Tal vez vosotros sabeis

No sé, escucho himnos dentro de las lágrimas.
Tuve una casa con ventanas en el techo:
veía tiburones, cordilleras, trenes volar.
Tal vez vosotros sabéis, yo sólo canto.
No sé bien qué es la paz:
llegué tarde a la guerra.
La tempestad está tras la montaña,
sobrellevo el estruendo de su luz.
Tal vez vosotros sabéis, yo sólo canto.
Tiemblan mis pies
cuando retumba el eco del silencio,
no sé si las palabras tienen sangre.
Tal vez vosotros sabéis, yo sólo canto.
No sé por qué se tambalea el vértigo
cuando miro las cúpulas,
pero noto en mi pecho borboteos de petróleo.
Tal vez vosotros sabéis, yo sólo canto.
Mi país es un rompecabezas,
al más mínimo golpe se desvertebrará:
ya no tendré país.
Tal vez vosotros sabéis, yo sólo canto.
Desde el avión veía sobre el mar
manadas de elefantes petrificados,
dromedarios tendidos, sombras de cocodrilos:
me dijeron que eran islas griegas.
Tal vez vosotros sabéis, yo sólo canto.
Huyo, siempre huyo: acaso tras las puertas
que arrancan sus bisagras, sus cerrajas
y, a lomos de las llamas, corren irrefrenables
para aclamar a los ladridos del mar.
Tal vez vosotros sabéis, yo sólo canto.
La poesía debe ser extrema,
estampido de mundos, abrazo de la pólvora,
escardar las tinieblas con antorchas,
trepanación de asombro y ebriedad.
Tal vez vosotros sabéis, yo sólo canto.
Yo no sé qué preguntan al sol los limoneros.
Ignoro los secretos de las algas y de las medusas.
Tampoco sé si esto es un poema
o una pequeña galería de hormigas.
Tal vez vosotros sabéis, yo sólo canto.

(de Caja de lava)

Nuevo orden

Urge cambiar el desorden del mundo.
Se declara el estado de crisis permanente.
Desde ahora los niños nacerán con vivienda.
Toda la población es emigrante.
La sociedad prioriza al individuo.
Se legalizan las drogas naturales.
Se subvenciona la solidaridad.
Se concede a los jóvenes pensión devolutiva.
Los ancianos serán privilegiados.
La vida se proclama asignatura.
La muerte recupera valor espiritual.
Se restringe el presupuesto de defensa.
Fronteras franqueables hasta su desaparición.
Si la fidelidad daña la salud mental,
se desbloquea la fórmula pareja.
El ejercicio del Poder se renueva anualmente.
Se habilitan las islas eclesiásticas.
Se suprime el consumo más superfluo.
Se debe trabajar para vivir.
Nadie viva para trabajar.
Se permite soñar con otra realidad.
Etcétera, etcétera, etcétera.

(de Poemas para los demás)

El viaje interior

Fuera de ti no esperes encontrar
lo que dentro de ti nunca has buscado.
No es más hermoso el sol de otros lugares,
por lejanos que estén:
lo que importa es la luz que da vida a tus ojos.
No fatigues tus días
en recorrer países en busca de otros mundos.
No tardes en emprender el viaje a tu interior,
no vaya a ser que pronto sea tarde:
no estás de ti tan cerca como crees,
ni es tanto el tiempo de que aún dispones
para descubrirte y conquistarte.

(de Conocimiento del medio)

Un hombre feliz

Fue feliz compartiendo
los cantos y las risas,
la pobreza, el dolor.
Retozando en la escarcha,
comiendo y bien bebiendo.
Alegre a pleno sol,
solo en el descampado
o entre la muchedumbre.
Fue feliz de estar vivo
y afrontar las desgracias
ajenas como propias,
sereno o agitado;
liviano haciendo el muerto
sobre la piel del mar.
Fue feliz desterrado
de la realidad.
Feliz bajo la noche
coronada de lámparas,
en batallas de amor
que hacen temblar las sábanas.
Fue feliz derribando
murallones de lágrimas,
hablando con los astros,
escuchando a la muerte.
No descarta
ser feliz bajo tierra
mientras sigue la vida.

(de Catedral de la Noche)

Historia de un amor

Es verdad que te amé
con un amor tan amplio
que cabía la ciudad en él
con sus túneles, parques, rascacielos,
sus jóvenes besándose en las calles,
su luz descalabrándose la vida.
Es verdad que te amé
con un amor tan grande
que cabía el continente en él
con sus selvas, océanos, montañas,
países, realidades y misterios.
Es verdad que te amé
con un amor tan firme
que era inmutable a los terremotos.
El amor es verdad
y es verdad que te amé
con un amor tan inmenso
que cabía el mundo dentro de él,
mi mundo lleno de mi amor por ti.
Es verdad que te amé 
con un amor tan fuerte
que ahora soy débil porque estoy vacío.
Tu mundo no lo pudo contener.

(de Materia del amor)

Autobiografía

Si mi vida no es esto
                                                               ¿Qué será la vida?

                                                                        Martín Adán

Me preguntas por mi vida a bocajarro.

¿Qué puedo responder? ¿Con qué y de qué modo?

 Lo que sé de mi vida lo borra cuanto no sé de ella:

las palabras no alcanzan, los recuerdos confunden. 

Mi vida es lo que he hecho, 

he deshecho, he dejado de hacer.

 Para saber de mi vida piensa en la muerte;

piensa en ti que estás viva y has de sobrevivirme. 

No sé si tendré tiempo para vivir lo no vivido,

para matar lo que viví,

para vivir la muerte antes de que me muera.

Mi vida recibe instrucciones de otras vidas

anteriores a mí, a las que sirvo

como fiel sucesor, y en mí reviven

–no tengo ojos sino para lo que no veo.

Mi vida es una noche que a la luz no se adapta,

 un astro fugitivo extraviado en la tierra; 

es también la palabra que aún no me encontró,

el mensaje misterioso que no descifraré.

Aunque mi verdadera vida tal vez se inventará.

(de La llegada del mal tiempo)

Cajas

Lo diría una indígena y tendría razón.

“Ustedes tienen la vida organizada en cajas.

Nacen y les depositan en una cajita,

su casa es una caja, y las habitaciones

son cajas más pequeñas.

Suben a la casa en una caja,

bajan a la calle en una caja.

Viajan en una caja.

Duermen y hacen el amor sobre una caja.

A través de una caja ven el mundo. 

Cambian de casa: lo meten todo en cajas.

Los Bancos y las Cajas hacen caja.

Y cuando mueren

les introducen también en una caja.”

Todo está hecho para que encajemos.

Nos encajan la vida. 

Algunos no encajamos, y nos desencajamos.

(de Claro interior)

No

Soy un claro interior, el porvenir
de una puerta que siempre está atrancada,
la trampa de vivir y ver morir.

Contra la destrucción de la conciencia
bramo, reviento, clavo en Dios los codos.
Soy un zarpazo roto de paciencia.

Una luz que, arañando los escombros,
borra la niebla y sigue hacia adelante.
Un hombre con la sombra hasta los hombros.

Como hambre y bebo sed con todos
los condenados a escarbar la nada.
Esto no es un poema, es un desplante.

Profundamente grito un no rotundo.
Yo no quiero vivir en este mundo.

(de Claro interior)

El yo multiple

¿Quién de mí soy mi prójimo,
inventó las catástrofes,
el zarpazo del beso?

¿Quién soy el hombre y la mujer,
el niño y el anciano,
el cobarde y el héroe,
el asesino, la policía,
la enfermedad del médico?

¿Quién trilló manchas en las paredes del daño,
salta a la cumbia con arquivoltas de los palacios?
¿Quién Dios, látigo, humo?

¿Quién de mí ha muerto? ¿Y quién
espera aún nacer, no morirá?

(De Vida ávida)

Rap/Poética

Dejemos de mirarnos el ombligo.
Se acabó predicar. A sembrar trigo.

No queremos ya más poetas divos.
Exigimos poetas subversivos.

Poetas como alas,
poetas incisivos,
poetas combativos,
poetas decisivos.

Pero tú que te crees que es la vida.
Una trampa, una fiera mal herida.

No queremos poetas teoremas.
Poemas solución a los problemas.

Testículos y ovarios
cuajando, solidarios,
poemas necesarios
y revolucionarios.

Bien. Dejémonos ya de zarandajas.
Recojamos los dados y barajas.

No escribamos impunemente a tientas.
Escribamos poemas herramientas.

Poemas como balas,
poemas nutritivos,
poemas revulsivos,
poemas explosivos.

(De Poemas para los demás)

Morir

Morir es no volver a estar
a la misma hora,
en los mismos lugares,
con las mismas personas.
No aparecer, cada mañana,
como esa gran luz nueva
disuelta entre las cosas;
dejar interrumpidos los trabajos,
los viajes en punto muerto.
Ajenos a los mares y a los astros.
Morir es estar quietos, sordos,
ciegos, mudos, desaparecidos,
desconectados de todos y de todo,
de nosotros también;
no regresar a casa nunca más.
No emitir ya señales, recibirlas tampoco.
Morir es no volver.

(de Biografía de la muerte)

 

Foto-David-Francisco

Me he fumado la vida

Me he fumado la vida
como el tiempo se me ha fumado a mí.
Mirad esta laringe, esta tráquea,
estos bronquios y pulmones
ametrallados por la nicotina.
He fumado los gases subterráneos
del Metro en sus andenes;
el aire de Madrid, sucio
como una traición a la luz más hermosa;
las nevadas del yeso en las pizarras,
la hoguera negra de los tubos de escape,
las hojas secas de la marihuana,
el asfalto, la niebla, la humedad,
la avellana tan blanda de los clítoris,
la espesa polvareda de lo siniestro
cuando huía de mi sombra,
y mi vida hecha polvo,
y el polvo que seré
bajo el árbol secreto de la muerte.

(de Conocimiento del medio)

Escribir

Si me quitan la palabra escribiré con el silencio.
Si me quitan la luz escribiré en tinieblas.
Si pierdo la memoria me inventaré otro olvido.
Si detienen el sol, las nubes, los planetas,
me pondré a girar.
Si acallan la música cantaré sin voz.
Si queman el papel, si se secan las tintas,
si estallan las pantallas de los ordenadores,
si derriban las tapias, escribiré en mi aliento.
Si apagan el fuego que me ilumina
escribiré en el humo.
Y cuando el humo no exista
escribiré en las miradas que nazcan sin mis ojos.
Si me quitan la vida escribiré con la muerte.

(de Poemas para los demás)

Ángel Guinda Casales (Zaragoza, España, 26 de agosto de 1948-Madrid, España, 29 de enero de 2022). Poeta escritor, editor y traductor.

Fue fundador de la colección Puyal de Poesía en 1977 y dirigió la revista poética ‘Malvís’ (1988). Reivindicó la utilidad de la poesía y defendió “una poesía que sea no sólo objeto de belleza sino también sujeto de conducta, una poesía que sirva al ser humano: moralmente para vivir; estéticamente, para gozar; y culturalmente, para ensanchar y afianzar su saber”. Añadía: “Lo ideal es pasar de la profundidad a la transparencia. Esa es la táctica a la que me aplico en esta época. La escritura poética no es profesional, es temperamental y exige el tiempo y dedicación convenientes en cada poema”

Libros de poemas:

 Vida ávida,(1980), Biografía de la muerte,(2001),Toda la luz del mundo (2002),Claro interior,(2007), Espectral,(2011), Caja de lava, (Rigor vitae)(2012), Catedral de la Noche,(2013), Materia del amor, Los deslumbramientos seguido de Recapitulaciones(2020), entre otros.

Ensayo: 

El mundo del poeta, el poeta en el mundo. Poética y Manifiestos reunidos en La experiencia de la poesía(Pregunta Ediciones).

Su poesía aparece representada en diversas antologías, las más recientes: Antología de la poesía española 1966-2000: Metalingüísticos y sentimentales (Biblioteca Nueva), 4 gatos. Otras voces fundamentales en y para la poesía española del siglo XXI (Huerga y Fierro), Avanti. Poetas españoles de entresiglos XX-XXI (Olifante), Poesía Hispanoamericana actual y Poesía Española contemporánea (Lord Byron Ediciones), Pensar por lo breve: Aforística española de entresiglos, Antología 1980-2012 (Trea).

Premios:

Premio de las Letras Aragonesas (2010) , Finalista del Premio de la Crítica (2011) y Premio Nacional de Poesía (2012).Parte de su poesía ha sido traducida a las lenguas de la Unión Europea, árabe, persa y bengalí.

Enlaces de interés :

http://www.angelguinda.com

Ángel Guinda visual

Entrada actualizada el 29 de enero de 2022 por el fallecimiento del poeta.

Hola, 👋
Bienvenid@s a PoetryAlquimia.org. Un espacio donde las voces poéticas del mundo resuenan con fuerza.

Suscríbete a nuestro boletín para recibir las nuevas aportaciones poéticas.

One thought on “13 Poemas de Ángel Guinda

Add yours

Deja un comentario

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑

Descubre más desde Poiesis/ποίησις

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo