7 Poemas y un cuento de Dorothy Parker

Ballade at Thirty-five

This, no song of an ingénue,
This, no ballad of innocence;
This, the rhyme of a lady who
Followed ever her natural bents.
This, a solo of sapience,
This, a chantey of sophistry,
This, the sum of experiments,—
I loved them until they loved me.

Decked in garments of sable hue,
Daubed with ashes of myriad Lents,
Wearing shower bouquets of rue,
Walk I ever in penitence.
Oft I roam, as my heart repents,
Through God’s acre of memory,
Marking stones, in my reverence,
“I loved them until they loved me.”

Pictures pass me in long review,
Marching columns of dead events.
I was tender, and, often, true;
Ever a prey to coincidence.
Always knew I the consequence;
Always saw what the end would be.
We’re as Nature has made us — hence
I loved them until they loved me.

Balada a los treinta y cinco

Esta, no es la canción de una ingenua
Esta, no es una balada de la inocencia
Esta, es la rima de una dama que
siguió sus instintos naturales.
Esta, es un solo de sapiencia
Esta, es una cantata de sofistería
Esta, es la suma de experimentos.

Adornada con prendas oscuras,
maquillada con cenizas de la cuaresma,
llevando un ramo nupcial de ruda,
camino siempre en penitencia.
Suelo vagar, mientras mi corazón se arrepiente,
a través de la vasta memoria de Dios,
tallando piedras, en mi honor:
«los amé hasta que me amaron».

Imágenes en retrospectiva veo pasar,
columnas de eventos muertos que desfilan.
Fui tierna y, a menudo, sincera;
por siempre víctima de la coincidencia.
Y siempre supe la consecuencia:
siempre vi cómo sería el final.
Somos como la Naturaleza nos hizo, y así
los amé hasta que me amaron.

“Women”
A Hate Song

I hate Women;
They get on my nerves.

There are the Domestic ones.
They are the worst.
Every moment is packed with Happiness.
They breathe deeply
And walk with large strides, eternally hurrying home
To see about dinner.
They are the kind
Who say, with a tender smile, “Money’s not everything.”
They are always confronting me with dresses,
Saying, “I made this myself.”
They read Women’s pages and try out the recipes.
Oh, how I hate that kind of woman.

Then there are the human Sensitive Plants;
The Bundles of Nerves.
They are different from everybody else; they will even tell you so.
Someone is always stepping on their feelings.
Everything hurts them-deeply.
Their eyes are forever filling with tears.
They always want to talk to me about the Real Things,
The things that Matter.
Yes, they know they could write.
Conventions stifle them.
They are always longing to get away-Away from it All!
-I wish to Heaven they would.

And then there are those who are always in Trouble.
Always.
Usually they have Husband-trouble.
They are Wronged.
They are the women whom nobody—understands.
They wear faint, wistful smiles.
And, when spoken to, they start.
They begin by saying they must suffer in silence.
No one will ever know—
And then they go into details.

Then there are the Well-Informed ones.
They are pests.
They know everything on earth
And will tell you about it gladly.
They feel it their mission to correct wrong impressions
They know Dates and Middle names.
They absolutely ooze Current Events.
Oh, how they bore me.

There are the ones who simply cannot Fathom
Why all the men are mad about them.
They say they’ve tried and tried.
They tell you about someone’s husband;
What he said
And how he looked when he said it.
And then they sigh and ask,
“My dear, what it there about me?”
—-Don’t you hate them?

There are the unfailingly Cheerful ones.
They are usually unmarried.
They are always busy making little Gifts
And planning little surprises.
They tell me to be, like them, always looking on the Bright Side.
They ask me what they would do without their sense of humour?
I sometimes yearn to kill them.
Any jury could acquit me.

I hate Women;
They get on my nerves.

“Men”
A Hate Song

I hate Men;
They irritate me.

There are the Serious Thinkers—
There ought to be a law against them.
They see life, as through shell-rimmed glasses, darkly.
They are always drawing their weary hands
Across their wan brows.
They talk about Humanity
As if they had just invented it;
They have to keep helping it along.
They revel in strikes
And they are eternally getting up petitions.
They are doing a wonderful thing for the Great Unwashed—-
They are living right down among them.
They can hardly wait
For “The Masses” to appear on the newsstands,
And they read all those Russian novels—-
The sex best sellers.

There are the Cave Men—-
The Specimens of Red-Blooded Manhood.
They eat everything very rare,
They are scarcely ever out of their cold baths,
And they want everybody to feel their muscles.
They talk in loud voices,
Using short Anglo-Saxon words.
They go around raising windows,
And they slap people on the back,
And tell them what they need is exercise.
They are always just on the point of walking to San Francisco,
Or crossing the ocean in a sailboat,
Or going through Russia on a sled—
I wish to God they would!

And then there are the Sensitive Souls
Who do interior decorating, for Art’s sake.
They always smell faintly of vanilla
And put drops of sandalwood on their cigarettes.
They are continually getting up costume balls
So that they can go
As something out of the “Arabian Nights.”
They give studio teas
Where people sit around on cushions
And wish they hadn’t come.
they look at a woman languorously, through half-closed eyes,
And tell her, in low, passionate tones,
What she ought to wear.
Colour is everything to them–everything;
The wrong shade of purple
Gives them a nervous breakdown.

Then there are the ones
Who are Simply Steeped in Crime.
They tell you how they haven’t been to bed
For four nights.
They frequent those dramas
Where the only good lines
Are those of the chorus.
They stagger from one cabaret to another,
And they give you the exact figures of their gambling debts.
They hint darkly at the terrible part
That alcohol plays in their lives.
And then they shake their heads
And say Heaven must decide what is going to become of them—
I wish I were Heaven!

I hate Men;
They irritate me.

Dorothy y su esposo Alan Campbell en la Paramount en 1935.

Inventory
Four be the things I am wiser to know:
Idleness, sorrow, a friend, and a foe.
Four be the things I’d been better without:
Love, curiosity, freckles, and doubt.
Three be the things I shall never attain:
Envy, content, and sufficient champagne.
Three be the things I shall have till I die:
Laughter and hope and a sock in the eye.

Inventario

Cuatro son las cosas que conozco y me hacen más sabia:

Pereza, pena, un amigo y un enemigo.

Cuatro son las cosas sin las que hubiera estado mejor:

amor, curiosidad, pecas, dudas.

Tres son las cosas que nunca lograré:

Envidia, contento y suficiente champagne.

Tres son las cosas que tendré hasta la muerte:

Risa y esperanza y un calcetín en el ojo.

Men I’m Not Married To

No matter where my route may lie,
No matter whither I repair,
In brief—no matter how or why
Or when I go, the boys are there.
On lane and byways, street and square,
On alley, path and avenue,
They seem to spring up everywhere—
The men I am not married to.

I watch them as they pass me by;
At each in wonderment I stare,
And, “but for heaven’s grace,” I cry,
“There goes the guy whose name I’d wear!”
They represent no species rare,
They walk and talk as others do;
They’re fair to see—but only fair—
The men I am not married to.

I’m sure that to a mother’s eye
Is each potentially a bear.
But though at home they rank ace-high,
No change of heart could I declare.
Yet worry silvers not their hair;
They deck them not with sprigs of rue.
It’s curious how they do not care—
The men I am not married to.

L’Envoi.

In fact, if they’d a chance to share
Their lot with me, a lifetime through,
They’d doubtless tender me the air—
The men I am not married to.

Hombres con los que no me he casado

No importa hacia dónde lleve mi camino,
no importa dónde termine,
en suma, no importa el cómo ni el por qué,
o adónde vaya, ahí están ellos.
En caminos o encrucijadas, en calles y plazas,
en callejones, en paseos o avenidas,
parecen surgir de todas partes,
hombres con los que no me he casado.

Los observo cuando pasan junto a mí;
a cada uno miro con asombro,
Y «por Dios», exclamo,
«¡ahí va ese tipo cuyo apellido podría ser el mío!»
No representan una especie rara,
andan y hablan como los demás;
son agradables a la vista —pero solo agradables—
hombres con los que no me he casado.

Es probable que para sus madres
cada uno de ellos sea un hombre de verdad.
Pero aunque estén en lo alto de la estima del hogar,
yo no cambiaría de opinión por ellos.
Y, pese a todo, la preocupación no platea sus sienes;
ni se engalanan con ramas de ruda.
Es curioso que no les importe…
a esos hombres con los que no me he casado.

Post Scriptum:

Si un día tuvieran la ocasión de compartir
su suerte conmigo, toda una vida,
aire, sin duda, es todo lo que me ofrecerían…
esos hombres con los que no me he casado.

Unfortunate coincidence

By the time you swear you’re his,

Shivering and sighing,

And he vows his passion is

Infinite, undying

Lady, make a note of this:

One of you is lying.

Coincidencia desafortunada

Desde el momento en que jures que eres suya,
temblando de emoción, suspirando,
y él jure que su pasión es
infinita, que está siempre encendida.
Mi querida, anotate esta:
Uno de los dos está mintiendo.

One perfect rose

A single flow’r he sent me, since we met.
All tenderly his messenger he chose;
Deep-hearted, pure, with scented dew still wet –
One perfect rose.
I knew the language of the floweret;
‘My fragile leaves,’ it said, ‘his heart enclose.’
Love long has taken for his amulet
One perfect rose.
Why is it no one ever sent me yet
One perfect limousine, do you suppose?
Ah no, it’s always just my luck to get
One perfect rose.

La rosa perfecta

Solo una rosa me envió desde que nos conocimos.

Supo elegir con mucha ternura el mensajero:

Corazón profundo, puro, con unas gotas de fragancia aún húmedas—

La rosa perfecta.

Así conocí el lenguaje de esa florecita que me decía:

Mis pétalos frágiles atesoran un corazón.

Este amor supo así encontrar su amuleto en

La rosa perfecta.

Me pregunto por qué nadie nunca me envió en cambio

La limusina perfecta. ¿Podrían decírmelo?

Ya sé… está mi suerte echada, y siempre he de recibir solo

La rosa perfecta.

Una llamada telefónica (A Telephone Call)


Por favor, Dios, que llame ahora. Querido Dios, que me llame ahora. No voy a pedir nada más de ti, realmente no lo haré. No es mucho pedir. Sería tan poco para ti, Dios, una cosa tan, tan pequeña. Solo deja que llame ahora. Por favor, Dios. Por favor, por favor, por favor.

Si no pienso en eso, tal vez el teléfono suene. A veces lo hace. Si pudiera pensar en otra cosa. Si pudiera pensar en otra cosa. Quizá si cuento hasta quinientos de cinco en cinco, suene antes de que termine. Voy a contar lentamente. Sin trampas. Y si suena cuando llegue a trescientos, no voy a parar, no voy a contestar hasta que llegue a quinientos. Cinco, diez, quince, veinte, veinticinco, treinta, treinta y cinco, cuarenta, cuarenta y cinco, cincuenta… Oh, por favor, llama. Por favor.

Esta es la última vez que voy a mirar el reloj. No voy a mirar de nuevo. Son las siete y diez. Dijo que llamaría a las cinco. “Te llamaré a las cinco, cariño.” Creo que fue en ese momento que dijo: “cariño”. Estoy casi segura de que fue en ese momento. Sé que me llamó “cariño” dos veces, y la otra fue cuando me dijo adiós. “Adiós, cariño.” Estaba ocupado, y no puede hablar mucho en la oficina, pero me llamó “cariño” dos veces. Mi llamada no puede haberlo molestado. Sé que no debemos llamarlos muchas veces; sé que no les gusta. Cuando lo haces ellos saben que estás pensando en ellos y que los quieres, y hace que te odien. Pero yo no había hablado con él en tres días, tres días. Y todo lo que hice fue preguntarle cómo estaba, justo como cualquiera puede llamar y preguntarle. No puede haberle molestado eso. No podía haber pensado que lo estaba molestando. “No, por supuesto que no”, dijo. Y dijo que me llamaría. Él no tenía que decir eso. No se lo pedí, en verdad no lo hice. Estoy segura de que no lo hice. No creo que él prometa llamarme y luego nunca lo haga. Por favor, no le permitas hacer eso, Dios. Por favor, no.

“Te llamaré a las cinco, cariño.” “Adiós, cariño.” Estaba ocupado, y tenía prisa, y había gente a su alrededor, pero me llamó “cariño” dos veces. Eso es mío, mío. Tengo eso, aunque nunca lo vea de nuevo. Oh, pero es tan poco. No es suficiente. Nada es suficiente si no lo vuelvo a ver. Por favor, déjame volver a verlo, Dios. Por favor, lo quiero tanto. Lo quiero mucho. Voy a ser buena, Dios. Voy a tratar de ser mejor persona, lo haré, si me dejas verlo de nuevo. Si lo dejas que me llame. Oh, deja que me llame ahora.

Ah, no desprecies mi oración, Dios. Tú te sientas ahí, tan blanco y anciano, con todos los ángeles alrededor y las estrellas deslizándose en tu entorno. Y yo te vengo implorando por una llamada telefónica. Ah, no te rías, Dios. Verás, tú no sabes cómo se siente. Estás tan seguro, allí en tu trono, con el gran azul remoloneando debajo de ti. Nada puede tocarte, nadie puede torcer tu corazón en su mano. Esto es sufrimiento, Dios, esto es sufrimiento malo, malo. ¿No me ayudarás? Por el amor de tu Hijo, ayúdame. Dijiste que harías lo que se te pidiera en su nombre. Oh, Dios, en el nombre de tu único y amado Hijo, Jesucristo, nuestro Señor, que me llame ahora.

Tengo que parar esto. No debo ser así. Veamos. Supón que un hombre joven dice que va a llamar a una chica, y luego pasa algo y no lo hace. No es tan terrible, ¿verdad? ¿Por qué? Está pasando en todo el mundo en este mismo momento. Oh, ¿qué me importa lo que esté pasando en todo el mundo? ¿Por qué no puede sonar el teléfono? ¿Por qué no puede? ¿Por qué no? ¿No podrías sonar? Vamos, por favor, ¿no? Maldita cosa fea y brillante. ¿Es que te haría daño sonar? Oh, eso te haría daño. ¡Maldita sea! Voy a arrancar tus raíces sucias de la pared y te romperé esa cara negra y engreída en pequeños trozos. Vete al infierno.

No, no, no. Tengo que parar. Tengo que pensar en otra cosa. Esto es lo que voy a hacer. Voy a poner el reloj en la otra habitación. Entonces no podré verlo. Si quisiera mirarlo, tendría que entrar al dormitorio, y eso sería algo que hacer. Tal vez, antes de que yo lo vea de nuevo, él me llame. Voy a ser tan dulce con él, si me llama. Si dice que no puede verme esta noche, le diré: “No te preocupes, está bien, cariño. En serio, por supuesto que está bien.” Voy a ser exactamente como era cuando lo conocí. Entonces tal vez le guste de nuevo. Yo era siempre dulce, entonces. Oh, es tan fácil ser dulce con la gente antes de amarla.

Creo que todavía debo gustarle un poco. No me habría llamado “cariño” dos veces hoy si ya no le gustara. No todo se ha perdido si todavía le gusto un poco, aunque sea solo un poquito. Verás, Dios, si dejaras que me llamara, no tendría que pedirte nada más. Sería dulce con él, sería alegre, justo del modo en que solía ser, y entonces él me amará otra vez. Y entonces yo nunca tendría que pedirte nada más. ¿No ves, Dios? Así que, ¿dejarías que me llame ahora? ¿Podrías, por favor, por favor?

¿Me estás castigando, Dios, por haber sido mala? ¿Estás enojado conmigo? Oh, pero, Dios, hay personas tan malas; no puedes castigarme solo a mí. Y no hice tanto mal, no podía haber sido tanto. No le hice daño a nadie, Dios. Las cosas solo son malas cuando se lastiman personas. No herí una sola alma, tú lo sabes. Tú sabes que no hice mal, ¿no, Dios? Así que, ¿dejarás que me llame ahora?

Si no me llama, voy a saber que Dios está enojado conmigo. Voy a contar a quinientos de cinco en cinco, y si no me ha llamado entonces, sabré que Dios no va a ayudarme nunca más. Esa será la señal. Cinco, diez, quince, veinte, veinticinco, treinta, treinta y cinco, cuarenta, cuarenta y cinco, cincuenta, cincuenta y cinco… Hice mal. Yo sabía que hacía mal. Muy bien, Dios, mándame al infierno. Crees que me asustas con tu infierno, ¿no? Eso piensas. Que tu infierno es peor que el mío.

No debo. No debo hacer esto. Supón que se le hizo tarde para llamarme; no hay que ponerse histérica. Tal vez no va a llamar; tal vez ya viene para acá sin llamar por teléfono. Se desconcertará si ve que he estado llorando. No les gusta que llores. No llores. Pido a Dios que pudiera hacerlo llorar. Me gustaría poder hacerlo llorar y rodar por el suelo y sentir su corazón pesado, grande y supurante dentro de él. Me gustaría poder hacerle pasar un infierno.

Él no me desea un infierno a mí. Ni siquiera sé si sabe lo que siento por él. Me gustaría que lo supiera, pero sin yo decirle. No les gusta que les digas que te han hecho llorar. No les gusta que les digas que eres infeliz por culpa de ellos. Si lo haces, piensan que eres posesiva y exigente. Y luego te odian. Te odian cada vez que dices algo que realmente piensas. Siempre tienes que seguir con los jueguitos. Oh, pensé que no era necesario, yo pensaba que esto era tan grande que podía decir lo que quería. Supongo que no se puede, nunca. Supongo que no hay nada lo suficientemente grande como para eso, jamás. ¡Oh, si él me llamara, no le diría que había estado triste por su culpa. Odian a la gente triste. Sería tan dulce y alegre que no podría evitar encariñarse conmigo. Si tan solo me llamara. Si tan solo me llamara.

Tal vez eso está haciendo. Tal vez viene para acá sin llamarme. Tal vez está en camino. Quizá le ocurrió algo. No, nada puede pasarle a él. No puedo siquiera imaginar tal cosa. Nunca me lo imagino atropellado. Nunca lo he visto tirado, quieto y largo y muerto. Me gustaría que estuviera muerto. Es un deseo terrible. Es un deseo encantador. Si estuviera muerto sería mío. Si estuviera muerto nunca pensaría en hoy y estas últimas semanas. Solo recordaría los tiempos espléndidos. Todo sería hermoso. Me gustaría que estuviera muerto. Me gustaría que estuviera muerto, muerto, muerto.

Qué tontería. Es una tontería ir por ahí deseando que personas mueran, tan solo porque no te llamaron a la hora que dijeron. Tal vez el reloj se adelantó, no sé si tiene la hora correcta. Quizá su tardanza no es real. Cualquier cosa podría haberlo retrasado un poco. Tal vez tuvo que quedarse en la oficina. Tal vez fue a su casa, para llamarme desde ahí, y alguien lo visitó. No le gusta llamarme delante de la gente. Tal vez está preocupado, aunque sea un poco, de tenerme esperando. Puede que incluso espere que yo lo llame. Yo podría hacer eso. Podría llamarlo.

No debo. No debo, no debo. Oh, Dios, por favor, no me dejes hacerlo. Por favor, prevén que me atreva. Yo sé, Dios, tan bien como tú, que si se preocupara por mí habría llamado sin importar dónde esté ni cuánta gente tiene alrededor. Por favor hazme saberlo, Dios. No te pido que me lo hagas fácil ni me ayudes; no puedes hacerlo, aunque pudiste crear un mundo entero. Solo hazme saberlo, Dios. No me dejes seguir con esperanzas. No quiero seguir reconfortándome. Por favor, no dejes que me llene de esperanzas, querido Dios. No, por favor.

No voy a llamarlo. Nunca lo llamaré de nuevo mientras viva. Puede pudrirse en el infierno antes de que lo llame. No hace falta que me des fuerza, Dios, ya la tengo. Si él me quiere, puede tenerme. Él sabe dónde estoy. Él sabe que estoy esperando aquí. Él está tan seguro de mí, tan seguro. Me pregunto por qué nos odian tan pronto están seguros de una. Pienso que sería tan dulce estar seguro.

Sería tan fácil llamarlo. Entonces sabría todo. Tal vez no sería tan tonto. Tal vez no le molestaría. Tal vez hasta le gustaría. Tal vez ha estado tratando de llamarme. A veces la gente trata y trata de llamar a alguien, pero el número no responde. No estoy diciendo eso para confortarme, eso pasa de verdad. Tú sabes que ocurre de verdad, Dios. Oh, Dios, mantenme lejos de ese teléfono. Mantenme lejos. Permíteme quedarme con un poco de orgullo. Creo que voy a necesitarlo, Dios. Creo que será lo único que tendré.

Oh, ¿qué importa el orgullo cuando no puedo soportar estar sin hablarle? Este orgullo es tan tonto y miserable. El verdadero orgullo, el grande, consiste en no tener orgullo. No estoy diciendo eso solo porque quiera llamarlo. No. Eso es verdad, yo sé que es verdad. Voy a ser grande. Voy a librarme de los orgullos pequeños.

Por favor, Dios, impídeme llamarlo. Por favor, Dios.

No veo qué tiene que ver el orgullo aquí. Esto es una cosa demasiado pequeña para meter el orgullo, para armar tal alboroto. Puede que lo haya malinterpretado. Tal vez él me dijo que lo llamara a las cinco. “Llámame a las cinco, cariño.” Él pudo haber dicho eso, perfectamente. Es muy posible que no haya escuchado bien. “Llámame a las cinco, cariño.” Estoy casi segura de que eso dijo. Dios, no me dejes decirme estas cosas. Hazme saber, por favor, hazme saber.

Voy a pensar en otra cosa. Voy a sentarme en silencio. Si pudiera quedarme quieta. Si pudiera quedarme quieta. Tal vez pueda leer. Oh, todos los libros son acerca de personas que se aman verdadera y dulcemente. ¿Qué ganan escribiendo eso? ¿No saben que no es verdad? ¿Acaso no saben que es una mentira, una maldita mentira? ¿Por qué deben escribir esas cosas, si saben cómo duele? Malditos sean, malditos, malditos.

No lo haré. Voy a estar tranquila. Esto no es nada para alterarse. Mira. Supón que fuera alguien que no conozco muy bien. Supón que fuera otra chica. Entonces marcaría el teléfono y diría: “Bueno, por amor de Dios, ¿qué te ha pasado?” Eso haría, sin pensarlo apenas. ¿No puedo ser casual y natural solo porque lo amo? Puedo serlo. Honestamente, puedo serlo. Lo llamaré, y seré tan ligera y agradable. A ver si no lo haré, Dios. Oh, no dejes que lo llame. No, no, no.

Dios, ¿realmente no vas a dejar que llame? ¿Seguro, Dios? ¿No podrías, por favor, ceder? ¿No? Ni siquiera te pido que dejes que llame ahora, Dios, solo que lo haga dentro de un rato. Voy a contar quinientos de cinco en cinco. Voy a hacerlo despacio y con parsimonia. Si no ha telefoneado entonces, lo llamaré. Lo haré. Oh, por favor, querido Dios, querido Dios misericordioso, mi Padre bienaventurado en el cielo, ¡que llame antes de entonces! Por favor, Dios. Por favor.

Cinco, diez, quince, veinte, veinticinco, treinta, treinta y cinco… 

Dorothy Parker nacida como Dorothy Rothschild, ( Nueva Jersey, Estados Unidos, 22 de agosto de 1893- 7 de junio de 1967,  Nueva York, Estados Unidos). Poeta, dramaturga, cuentista, crítica teatral, humorista y guionista  reconocida por su ingenio y su sarcasmo.

Nació en Nueva Jersey en unas vacaciones de verano familiares pero ella se consideraba neoyorquina. Creció en el Upper West Side y su educación formal terminó cuando cumplió 13 años.

En 1913 ya había perdido a toda su familia y a partir de entonces tuvo que ganarse la vida tocando el piano en una escuela de baile, entre otros trabajos.

Logró vender un poema a la revista Vanity Fair en 1914. Un año más tarde fue contratada como asistente editorial por la revista Vogue. En 1917 se casó con Edwin Pond Parker y ella continuó trabajando para ambas revistas.

Desde 1919 fue la principal animadora de la tertulia de escritores, críticos, dramaturgos, actores y periodistas conocida como mesa redonda del Algonquín (1919-1929), llamada jocosamente “círculo vicioso del Algonquín” porque sus reuniones producían chistes y epigramas cáusticos sobre estrenos y temas de actualidad durante sus comidas y partidas de póker.

En 1919 fué cuando empezó a despuntar su carrera mediante la crítica teatral elaborada para Vanity Fair. Pero su extrema acidez le supuso ser despedida en 1920 y empezó a trabajar como escritora independiente.

En 1925 se fundó la revista New Yorker, y Dorothy fue contratada de forma fija para su plantilla. En esa época escribía poesía humorística, aunque posteriormente desechó esa faceta.

Los siguientes 15 años fueron los más productivos; publicó siete volúmenes de cuentos y poesía que fueron muy bien recibidos por la crítica, que destacó en ellos su fuerte contenido autobiográfico. La parte más importante de la obra de Parker la constituyen sus cuentos. Aunque a menudo jocosos, eran sobrios y punzantes, y guardaban un fondo más agridulce que cómico.

En 1928 se divorció de Edwin e inició, entre otras, una relación sentimental con el dramaturgo y reportero Charles MacArthur; quedó embarazada pero perdió el hijo y ello la abocó a una depresión que culminó con el primero de sus tres intentos de suicidio.

Una rubia imponente publicado en 1929 en Bookman Magazine, es el relato más conocido de Dorothy Parker por él cual recibió ese mismo año el prestigioso premio O. Henry.

En 1934 contrajo matrimonio con el actor Alan Campbell y se trasladaron a Hollywood donde Dorothy Parker escribió el guion de la película de William A. Wellman A Star is Born (Ha nacido una estrella, 1937).

Dorothy también desarrolló una intensa actividad política que despertó en 1927 ante las ejecuciones de los anarquistas Sacco y Vanzetti  y selló para siempre su vocación en favor de los derechos civiles ayudando a fundar la Anti-Nazi League (“Liga antinazi”) en Hollywood. Fue investigada por el FBI cómo sospechosa de pertenecer al Partido Comunista de Estados Unidos, por lo que llegó a aparecer en la Lista Negra de Hollywood y tuvo problemas para trabajar como guionista. Durante la Guerra Civil Española hizo un viaje a España y la experiencia la marcó profundamente. Su estancia duró apenas diez días, pero fueron suficientes para percibir el horror y convencerse de hacer lo que estuviera en sus manos para evitar que la República fuese derrotada. Al volver a Nueva York, recaudó fondos entre sus amigos ricos de la ciudad y en poco tiempo se convirtió en la presidenta de la Comisión Norteamericana para la Asistencia de la Democracia Española. Escribió el cuento “Soldados de la República”,cuyo tema es el desastre de la guerra civil que la narradora experimenta en España, ambientado en un café de Valencia, que fue publicado en New Yorker.

Aunque Dorothy Parker es conocida sobre todo por sus relatos, durante los primeros años de su carrera escribió más de trescientos poemas para importantes revistas y periódicos estadounidenses, como Vogue, Vanity Fair y The New Yorker. En su país se habían publicado antologías de su obra poética, pero fue en 1996 cuando Stuart Y. Silverstein recopiló los ciento veintidós poemas «perdidos» con los que se completaba su producción.

Pocos temas escapan a la irónica mirada de Dorothy, centrándose especialmente en la vida neoyorquina de principios del siglo XX. Sus versos son imprescindibles para entender aquellos años de libertad, locura y desenfreno que precedieron a la Gran Depresión.

Dorothy Parker falleció a los 73 años de un ataque cardíaco en Nueva York, en una habitación de hotel. Su mejor amiga desde los años 30, la dramaturga Lillian Hellman, organizó el funeral. Dorotthy legó sus bienes al movimiento de Martin Luther King, la NAACP ( “Asociación Nacional para el Desarrollo de las Personas de Raza Negra”). Fue incinerada y durante veinte años nadie reclamó sus cenizas, hasta que la NAACP compró para ellas una tumba en Baltimore; en la lápida escribieron, tal y como ella había deseado, el epitafio “Excuse My Dust” (“Perdonen por el polvo”).

Obra publicada:

  • Enough Rope (1926)
  • Sunset Gun (1927)
  • Close Harmony (1929) (teatro)
  • Laments for the Living (1930)
  • Death and Taxes (1931)
  • After Such Pleasures (1933)
  • Collected Poems: Not So Deep As A Well (1936)
  • Here Lies (1939)
  • The Portable Dorothy Parker (1944)
  • The Ladies of the Corridor (1953) (teatro)
  • Constant Reader (1970)
  • A Month of Saturdays (1971)
  • Not Much Fun: The Lost Poems of Dorothy Parker (1996)

Enlaces de interés :

Instrucciones para la vida de Dorothy Parker

https://dorothyparker.com

https://www.angelfire.com/mo3/dollhouse/quotes/Parkerhate.html

Parker y la República: el intelectual ante la guerra

Hola, 👋
Bienvenid@s a PoetryAlquimia.org. Un espacio donde las voces poéticas del mundo resuenan con fuerza.

Suscríbete a nuestro boletín para recibir las nuevas aportaciones poéticas.

Deja un comentario

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑

Descubre más desde Poiesis/ποίησις

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo