8 Poemas de Edgar Allan Poe

Annabel Lee

It was many and many a year ago,
In a kingdom by the sea,
That a maiden there lived whom you may know
By the name of Annabel Lee;
And this maiden she lived with no other thought
Than to love and be loved by me.

I was a child and she was a child,
In this kingdom by the sea,
But we loved with a love that was more than love—
I and my Annabel Lee—
With a love that the wingèd seraphs of Heaven
Coveted her and me.

And this was the reason that, long ago,
In this kingdom by the sea,
A wind blew out of a cloud, chilling
My beautiful Annabel Lee;
So that her highborn kinsmen came
And bore her away from me,
To shut her up in a sepulchre
In this kingdom by the sea.

The angels, not half so happy in Heaven,
Went envying her and me-
Yes!-that was the reason (as all men know,
In this kingdom by the sea)
That the wind came out of the cloud by night,
Chilling and killing my Annabel Lee.

But our love it was stronger by far than the love
Of those who were older than we-
Of many far wiser than we-
And neither the angels in Heaven above
Nor the demons down under the sea
Can ever dissever my soul from the soul
Of the beautiful Annabel Lee;

For the moon never beams, without bringing me dreams
Of the beautiful Annabel Lee;
And the stars never rise, but I feel the bright eyes
Of the beautiful Annabel Lee;
And so, all the night-tide, I lie down by the side
Of my darling—my darling—my life and my bride,
In her sepulchre there by the sea—
In her tomb by the sounding sea.

Annabel Lee

Fue hace muchos, muchos años,
en un reino junto al mar,
que vivió una doncella a quien ustedes quizá conozcan
por el nombre de Annabel Lee;
esta señorita vivía sin ningún otro pensamiento
más que amar y ser amada por mi.

Era una niña y yo un niño,
en este reino junto al mar,
mas amábamos con un amor que era más que cualquier amor-
yo y mi Annabel Lee-
Con un amor que los serafines alados del cielo
codiciaban, de ella y de mi.

Y esta fue la razón por la que, hace tiempo,
en este reino junto al mar,
un viento sopló de una nube, helando
a mi hermosa Annabel Lee;
de tal modo que sus parientes de alta cuna vinieron
y se la llevaron lejos de mi,
para hacerla callar, en un sepulcro
dentro de este reino junto al mar.

Los ángeles, ni la mitad de felices en el cielo
se volvieron envidiosos de ella y de mi—
¡Si! esta fue la razón (como todos los hombres saben,
en este reino junto al mar)
por la que el viento surgido de esa nube en la noche,
heló y mató a mi Annabel Lee.

Pero nuestro amor era mucho más fuerte que el amor
de esos quienes fueron más viejos que nosotros-
de mucha más sabiduría que nosotros-
y ni los ángeles allá arriba, en el cielo
ni los demonios bajo el mar
podrán nunca separar mi alma del alma
de la hermosa Annabel Lee;

Pues la luna jamás brilla, sin traerme sueños
de la preciosa Annabel Lee;
Y las estrellas nunca saldrán, pero veo el brillo de ojos
de la bella Annabel Lee;
Y así, durante la marea en la noche me acuesto al lado
de mi querida— mi adorada— mi vida y mi esposa,
en su sepulcro junto al mar—
en su tumba al lado del resonante mar.

A Dream Within a Dream

Take this kiss upon the brow! 
And, in parting from you now, 
Thus much let me avow — 
You are not wrong, who deem 
That my days have been a dream;
Yet if hope has flown away 
In a night, or in a day, 
In a vision, or in none, 
Is it therefore the less _gone_? 
_All_ that we see or seem 
Is but a dream within a dream.

I stand amid the roar 
Of a surf-tormented shore, 
And I hold within my hand 
Grains of the golden sand — 
How few! yet how they creep 
Through my fingers to the deep, 
While I weep — while I weep! 
O God! can I not grasp 
Them with a tighter clasp? 
O God! can I not save 
_One_ from the pitiless wave? 
Is _all_ that we see or seem 
But a dream within a dream?

Un sueño dentro de un sueño

¡Toma este beso en tu frente! 
Y, en el momento de abandonarte, 
déjame confesarte lo siguiente: 
no te equivocas cuando consideras 
que mis días han sido un sueño; 
y si la esperanza se ha desvanecido 
en una noche o en un día, 
en una visión o fuera de ella, 
¿es por ello menos ida? 
Todo lo que vemos o parecemos 
no es más que un sueño en un sueño.

Yo permanezco en el rugido 
de una ribera atormentada por las olas, 
y aprieto en la mano 
granos de arena de oro. 
¡Qué pocos y cómo se escurren 
entre mis dedos al abismo, 
mientras lloro, mientras lloro! 
¡Oh Dios!, ¿no puedo yo estrecharlos 
con más ceñido puño? 
¡Oh, Dios!, ¿no puedo salvar 
ni uno, de la despiadada ola? 
¿Todo lo que vemos o parecemos 
no es más que un sueño dentro de un sueño?

The Raven

Once upon a midnight dreary, while I pondered, weak and weary, 
over many a quaint and curious volume of forgotten lore, 
while I nodded, nearly napping, suddenly there came a tapping, 
as of some one gently rapping, rapping at my chamber door. 
“‘Tis some visiter,” I muttered, “tapping at my chamber door — 
only this, and nothing more.”

Ah, distinctly I remember it was in the bleak December, 
and each separate dying ember wrought its ghost upon the floor. 
Eagerly I wished the morrow; — vainly I had sought to borrow 
from my books surcease of sorrow — sorrow for the lost Lenore — 
for the rare and radiant maiden whom the angels name Lenore — 
nameless here for evermore.

And the silken sad uncertain rustling of each purple curtain 
thrilled me — filled me with fantastic terrors never felt before; 
So that now, to still the beating of my heart, I stood repeating 
“‘Tis some visiter entreating entrance at my chamber door — 
some late visiter entreating entrance at my chamber door; — 
tthis it is, and nothing more.”

Presently my soul grew stronger; hesitating then no longer, 
“Sir,” said I, “or Madam, truly your forgiveness I implore; 
But the fact is I was napping, and so gently you came rapping, 
and so faintly you came tapping, tapping at my chamber door, 
that I scarce was sure I heard you ” — here I opened wide the door; —
darkness there and nothing more.

Deep into that darkness peering, long I stood there wondering, fearing, 
doubting, dreaming dreams no mortal ever dared to dream before; 
But the silence was unbroken, and the darkness gave no token, 
and the only word there spoken was the whispered word, “Lenore!” 
This I whispered, and an echo murmured back the word, “Lenore!” — 
merely this, and nothing more.

Back into the chamber turning, all my soul within me burning, 
soon I heard again a tapping somewhat louder than before. 
“Surely,” said I, “surely that is something at my window lattice; 
Let me see, then, what thereat is, and this mystery explore — 
let my heart be still a moment and this mystery explore;– 
‘Tis the wind and nothing more!”

Open here I flung the shutter, when, with many a flirt and flutter, 
in there stepped a stately raven of the saintly days of yore; 
Not the least obeisance made he; not an instant stopped or stayed he; 
But, with mien of lord or lady, perched above my chamber door — 
perched upon a bust of Pallas just above my chamber door — 
perched, and sat, and nothing more.

Then this ebony bird beguiling my sad fancy into smiling, 
by the grave and stern decorum of the countenance it wore, 
“Though thy crest be shorn and shaven, thou,” I said, “art sure no craven, 
ghastly grim and ancient raven wandering from the Nightly shore — 
tell me what thy lordly name is on the Night’s Plutonian shore!” 
quoth the raven “Nevermore.”

Much I marvelled this ungainly fowl to hear discourse so plainly, 
though its answer little meaning — little relevancy bore; 
For we cannot help agreeing that no living human being 
ever yet was blessed with seeing bird above his chamber door — 
Bird or beast upon the sculptured bust above his chamber door, 
with such name as “Nevermore.”

But the raven, sitting lonely on the placid bust, spoke only 
that one word, as if his soul in that one word he did outpour. 
Nothing farther then he uttered — not a feather then he fluttered — 
Till I scarcely more than muttered “Other friends have flown before — 
On the morrow _he_ will leave me, as my hopes have flown before.” 
then the bird said “Nevermore.”

Startled at the stillness broken by reply so aptly spoken, 
“Doubtless,” said I, “what it utters is its only stock and store 
caught from some unhappy master whom unmerciful Disaster 
followed fast and followed faster till his songs one burden bore — 
Till the dirges of his Hope that melancholy burden bore 
of “Never — nevermore.”

But the raven still beguiling all my sad soul into smiling, 
straight I wheeled a cushioned seat in front of bird, and bust and door; 
Then, upon the velvet sinking, I betook myself to linking 
fancy unto fancy, thinking what this ominous bird of yore — 
What this grim, ungainly, ghastly, gaunt and ominous bird of yore 
meant in croaking “Nevermore.”

This I sat engaged in guessing, but no syllable expressing 
to the fowl whose fiery eyes now burned into my bosom’s core; 
This and more I sat divining, with my head at ease reclining 
on the cushion’s velvet lining that the lamplght gloated o’er, 
but whose velvet violet lining with the lamplight gloating o’er, 
_She_ shall press, ah, nevermore!

Then, methought, the air grew denser, perfumed from an unseen censer 
swung by Angels whose faint foot-falls tinkled on the tufted floor. 
“Wretch,” I cried, “thy God hath lent thee — by these angels he hath sent thee
respite — respite and nepenthe from thy memories of Lenore; 
Quaff, oh quaff this kind nepenthe and forget this lost Lenore!” 
quoth the raven, “Nevermore.”

“Prophet!” said I, “thing of evil! — prophet still, if bird or devil! — 
whether Tempter sent, or whether tempest tossed thee here ashore, 
desolate yet all undaunted, on this desert land enchanted — 
on this home by Horror haunted — tell me truly, I implore — 
Is there — _is_ there balm in Gilead? — tell me — tell me, I implore!” 
quoth the raven, “Nevermore.”

“Prophet!” said I, “thing of evil — prophet still, if bird or devil! 
by that Heaven that bends above us — by that God we both adore — 
ttell this soul with sorrow laden if, within the distant Aidenn, 
it shall clasp a sainted maiden whom the angels name Lenore — 
clasp a rare and radiant maiden whom the angels name Lenore.” 
quoth the raven, “Nevermore.”

“Be that word our sign of parting, bird or fiend!” I shrieked, upstarting– 
“get thee back into the tempest and the Night’s Plutonian shore! 
leave no black plume as a token of that lie thy soul hath spoken! 
leave my loneliness unbroken! — quit the bust above my door! 
take thy beak from out my heart, and take thy form from off my door!” 
quoth the raven, “Nevermore.”

And the raven, never flitting, still is sitting, still is sitting 
on the pallid bust of Pallas just above my chamber door; 
And his eyes have all the seeming of a demon’s that is dreaming, 
and the lamp-light o’er him streaming throws his shadow on the floor; 
And my soul from out that shadow that lies floating on the floor 
shall be lifted — nevermore!

El cuervo

I
En una noche pavorosa, inquieto
releía un vetusto mamotreto
cuando creí escuchar
un extraño ruido, de repente
como si alguien tocase suavemente
a mi puerta: «Visita impertinente
es, dije y nada más » .

II
¡Ah! me acuerdo muy bien; era en invierno
e impaciente medía el tiempo eterno
cansado de buscar
en los libros la calma bienhechora
al dolor de mi muerta Leonora
que habita con los ángeles ahora
¡para siempre jamás!

III
Sentí el sedeño y crujidor y elástico
rozar de las cortinas, un fantástico
terror, como jamás
sentido había y quise aquel ruido
explicando, mi espíritu oprimido
calmar por fin: «Un viajero perdido
es, dije y nada más ».

IV
Ya sintiendo más calma: «Caballero
exclamé, o dama, suplicaros quiero
os sirváis excusar
mas mi atención no estaba bien despierta
y fue vuestra llamada tan incierta…»
Abrí entonces de par en par la puerta:
tinieblas nada más.

V
Miro al espacio, exploro la tiniebla
y siento entonces que mi mente puebla
turba de ideas cual
ningún otro mortal las tuvo antes
y escucho con oídos anhelantes
«Leonora » unas voces susurrantes
murmurar nada más.

VI
Vuelvo a mi estancia con pavor secreto
y a escuchar torno pálido e inquieto
más fuerte golpear;
«algo, me digo, toca en mi ventana,
comprender quiero la señal arcana
y calmar esta angustia sobrehumana »:
¡el viento y nada más!

VII
Y la ventana abrí: revolcando
vi entonces un cuervo venerando
como ave de otra edad;
sin mayor ceremonia entró en mis salas
con gesto señorial y negras alas
y sobre un busto, en el dintel, de Palas
posóse y nada más.

VIII
Miro al pájaro negro, sonriente
ante su grave y serio continente
y le comienzo a hablar,
no sin un dejo de intención irónica:
«Oh cuervo, oh venerable ave anacrónica,
¿cuál es tu nombre en la región plutónica? »
Dijo el cuervo: «Nunca más ».

IX
En este caso al par grotesco y raro
maravilléme al escuchar tan claro
tal nombre pronunciar
y debo confesar que sentí susto
pues ante nadie, creo, tuvo el gusto
de un cuervo ver, posado sobre un busto
con tal nombre: «Nunca más ».

X
Cual si hubiese vertido en ese acento
el alma, calló el ave y ni un momento
las plumas movió ya,
«otros de mí han huido y se me alcanza
que él partirá mañana sin tardanza
como me ha abandonado la esperanza »;
dijo el cuervo: «¡Nunca más! »

XI
Una respuesta al escuchar tan neta
me dije, no sin inquietud secreta,
«Es esto nada más.
Cuanto aprendió de un amo infortunado,
a quien tenaz ha perseguido el hado
y por solo estribillo ha conservado
¡ese nunca , nunca más! »

XII
Rodé mi asiento hasta quedar enfrente
de la puerta, del busto y del vidente
cuervo y entonces ya
reclinado en la blanda sedería
en ensueños fantásticos me hundía,
pensando siempre que decir querría
aquel nunca, nunca más.

XIII
Largo tiempo quedéme así en reposo
aquel extraño pájaro ominoso
mirando sin cesar,
ocupaba el diván de terciopelo
do juntos nos sentamos y en mi duelo
pensaba que Ella, nunca en este suelo
lo ocuparía más.

XIV
Entonces parecióme el aire denso
con el aroma de quemado incienso
de un invisible altar;
y escucho voces repetir fervientes:
«Olvida a Leonor, bebe el nepenthes
bebe el olvido en sus letales fuentes »;
dijo el cuervo: «¡ Nunca más! »

XV
«Profeta, dije, augur de otras edades
que arrojaron las negras tempestades
aquí para mi mal,
huésped de esta morada de tristura,
dí, fosco engendro de la noche oscura,
si un bálsamo habrá al fin a mi amargura »:
dijo el cuervo: «¡Nunca más! »

XVI
«Profeta, dije, o diablo, infausto cuervo
por Dios, por mí, por mi dolor acerbo,
por tu poder fatal
dime si alguna vez a Leonora
volveré a ver en la eternal aurora
donde feliz con los querubes mora »;
dijo el cuervo: «¡Nunca más! »

XVII
«Sea tal palabra la postrera
retorna a la plutónica rivera,»
grité: «¡No vuelvas más,
no dejes ni una huella, ni una pluma
y mi espíritu envuelto en densa bruma
libra por fin el peso que le abruma! »
dijo el cuervo: «¡Nunca más! »

XVIII
Y el cuervo inmóvil, fúnebre y adusto
sigue siempre de Palas sobre el busto
y bajo mi fanal,
proyecta mancha lúgubre en la alfombra
y su mirada de demonio asombra…
¡Ay! ¿Mi alma enlutada de su sombra
se librará? ¡Nunca más!

Soneto a la ciencia

¡Ciencia! ¡verdadera hija del tiempo tú eres!
que alteras todas las cosas con tus escrutadores ojos.
¿Por qué devoras así el corazón del poeta,
buitre, cuyas alas son obtusas realidades?

¿Cómo debería él amarte? o ¿cómo puede juzgarte sabia
aquel a quien no dejas en su vagar
buscar un tesoro en los enjoyados cielos,
aunque se elevara con intrépida ala?

¿No has arrebatado a Diana de su carro?
¿Ni expulsado a las Hamadríades del bosque
para buscar abrigo en alguna feliz estrella?

¿No has arrancado a las Náyades de la inundación,
al Elfo de la verde hierba, y a mí
del sueño de verano bajo el tamarindo?

País de hadas

VALLES de sombra y aguas apagadas
y bosques como nubes,
que ocultan su contorno
en un fluir de lágrimas.
Allí crecen y menguan unas enormes lunas,
una vez y otra vez, a cada instante,
en canto que la noche se desliza,
y avanzan siempre, inquietas,
y apagan el temblor de los luceros
con el aliento de su rostro blanco.
Cuando el reloj lunar señala medianoche,
una luna más fina y transparente
desciende, poco a poco,
con el centro en la cumbre
de una sierra elevada,
y de su vasto disco
se deslizan los velos dulcemente
sobre aldeas y estancias,
por doquier; sobre extrañas
florestas, sobre el mar
y sobre los espíritus que vuelan
y las cosas dormidas:
y todo lo sepultan
en un gran laberinto luminoso.
¡Ah, entonces! ¡Qué profunda
es la pasión que ponen en su sueño!
Despiertan con el día,
y sus lienzos de luna
se ciernen ya en el cielo,
con inquietas borrascas,
y a todo se parecen: más que nada
semejan un albatros amarillo.
Y aquella luna no les sirve nunca
para lo mismo: en tienda
se trocará otra vez, extravagante.
Pero ya sus pedazos pequeñitos
se tornan leve lluvia,
y aquellas mariposas de la Tierra
que vuelan, afanosas del celaje,
y bajan nuevamente,
sin contentarse nunca,
nos traen una muestra,
prendida de sus alas temblorosas.

Versión de Màrie Montand

El Valle de la inquietud

HUBO aquí un valle antaño, callado y sonriente,
donde nadie habitaba:
partiéronse las gentes a la guerra,
dejando a los luceros, de ojos dulces,
que velaran, de noche, desde azuladas torres,
las flores, y en el centro del valle, cada día,
la roja luz del sol se posaba, indolente.
Mas ya quien lo visite advertiría
la inquietud de ese valle melancólico.
No hay en él nada quieto,
sino el aire, que ampara
aquella soledad de maravilla.
¡Ah! Ningún viento mece aquellos árboles,
que palpitan al modo de los helados mares
en torno de las Hébridas brumosas.
¡Ah! Ningún viento arrastra aquellas nubes,
que crujen levemente por el cielo intranquilo,
turbadas desde el alba hasta la noche,
sobre las violetas que allí yacen,
como ojos humanos de mil suertes,
sobre ondulantes lirios,
que lloran en las tumbas ignoradas.
Ondulan, y de sus fragantes cimas
cae eterno rocío, gota a gota.
Lloran, y por sus tallos delicados,
como aljófar, van lágrimas perennes.

Versión de Màrie Montand

Alone

From childhood’s hour I have not been 
As others were – I have not seen 
As others saw – I could not bring 
My passions from a common spring – 
From the same source I have not taken 
My sorrow – I could not awaken 
My heart to joy at the same tone – 
And all I lov’d – _I_ lov’d alone – 
_Then_ – in my childhood – in the dawn
Of a most stormy life – was drawn 
From ev’ry depth of good and ill 
The mystery which binds me still – 
From the torrent, or the fountain – 
From the red cliff of the mountain – 
From the sun that ’round me roll’d 
In its autumn tint of gold – 
From the lightning in the sky 
As it pass’d me flying by – 
From the thunder, and the storm – 
And the cloud that took the form 
(When the rest of Heaven was blue) 
Of a demon in my view –

Solo

Desde el tiempo de mi infancia no he sido
como otros eran, no he visto
como otros veían, no pude traer
mis pasiones de una simple primavera.
De la misma fuente no he tomado
mi pesar, no podría despertar
mi corazón al júbilo con el mismo tono;
Y todo lo que amé, lo amé Solo.
Entonces -en mi infancia- en el alba
de la vida más tempestuosa, se sacó
de cada profundidad de lo bueno y lo malo
el misterio que todavía me ata:
Del torrente, o la fuente,
del risco rojo de la montaña,
del sol que giraba a mi alrededor
en su otoño teñido de oro,
del rayo en el cielo
cuando pasaba volando cerca de mí,
del trueno y la tormenta,
y la nube que tomó la forma
(cuando el resto del Cielo era azul)
de un demonio ante mi vista.

The lake

In spring of youth it was my lot 
To haunt of the wide earth a spot 
The which I could not love the less — 
So lovely was the loneliness 
Of a wild lake, with black rock bound, 
And the tall pines that tower’d around.

But when the Night had thrown her pall 
Upon that spot, as upon all, 
And the mystic wind went by 
Murmuring in melody — 
Then — ah then I would awake 
To the terror of the lone lake.

Yet that terror was not fright, 
But a tremulous delight — 
A feeling not the jewelled mine 
Could teach or bribe me to define — 
Nor Love — although the Love were thine.

Death was in that poisonous wave, 
And in its gulf a fitting grave 
For him who thence could solace bring 
To his lone imagining — 
Whose solitary soul could make 
An Eden of that dim lake.

El lago

En la primavera de mi juventud era mi destino 
buscar un lugar del ancho mundo 
que no pudiera amar menos, 
tan hermosa era la soledad 
del apartado lago, rodeado de negras rocas, 
y altos pinos que se elevaban alrededor.

Pero cuando la noche había extendido su manto
sobre aquel lugar, como encima de todo, 
y el místico viento pasaba 
murmurando una melodía, 
entonces, oh entonces, me despertaba 
al terror del solitario lago.

Pero el terror no era espanto, 
sino tembloroso deleite, 
un sentimiento que ninguna riqueza 
me podría hacer decir ni sobornar a definir, 
ni el amor, aunque fuera el tuyo.

La muerte estaba en aquella ola venenosa, 
y en su golfo un ajustado sepulcro 
para el que desde allí podía traer solaz 
a su solitaria imaginación, 
cuya solitaria alma podía hacer 
un Edén de aquel oscuro lago.

 Edgar Allan Poe (Boston, Estados Unidos,19 de enero de 1809 – Baltimore, id., 7 de octubre de 1849). Poeta, narrador, periodista y crítico literario, considerado como uno de los maestros universales del relato corto, especialmente recordado por sus cuentos de terror.

Hijo de Elizabeth Arnold Poe y David Poe, actores de teatro itinerantes, quedó huérfano antes de cumplir los tres años. Un acomodado hombre de negocios, John Allan y su esposa Frances acogieron al pequeño Edgar, aunque nunca llego a ser adoptado legalmente. Los negocios familiares llevaron a Edgar y su familia adoptiva a Londres, donde Poe estudió en uno de los exclusivos internados de Chelsea y aprendió a escribir en latín y a hablar francés. Sin embargo, los negocios en el viejo continente no tuvieron el éxito esperado y los Poe regresaron a Richmond en 1820. Posteriormente Poe inicia estudios de Lenguas en la Universidad de Virginia, donde se interesa por todas las disciplinas y lee y traduce las lenguas clásicas sin esfuerzo aparente, ganándose la admiración de profesores y condiscípulos. Lee también, infatigablemente, historia, historia natural, matemáticas, astronomía, poesía y novela; siempre iba con un libro entre las manos, pero cuando su padrastro se negó a pagar sus deudas de juego, se vió obligado a dejar el centro, humillado y deshonrado. Tras discutir con John Allan, Poe se marchó a Boston con un baúl y algo de dinero. En 1827 publicó su primer libroTamerlán y otros poemas, firmado por By a Bostonian, que pasó desapercibido. Los recursos económicos de Poe eran precarios por lo que se alistó en el ejército como soldado raso, bajo el nombre de ‘Edgar A. Perry. Fue entonces trasladado a Charleston y con el tiempo fue ascendido a artificiero. Tras servir durante dos años y obtener el grado de sargento mayor de artillería (el mas alto rango de suboficiales),se licenció el 15 de abril de 1829. Posteriormente viajó a West Point y se inscribió como cadete el 1 de julio de 1830 El poeta no aguantó mucho tiempo la disciplina militar y provocó con su conducta que le juzgase una corte marcial. El 8 de febrero de 1831 fue acusado de grave abandono del servicio y desobediencia de las órdenes, al negarse a formar y no acudir a las clases ni a la iglesia. Se declaró inocente para provocar directamente su expulsión, y tras abandonar el servicio en 1831, partió hacia Nueva York y publicó, con la ayuda de algunos antiguos compañeros de West Poin, su obra Poemas. En 1832 publicó Bon-Bon, el Filosofo.

En 1833, Poe ganó un premio de 50 dólares por la obra Manuscrito hallado en una botella, y consiguió trabajo como redactor en el periódico Southern Baltimore Messenger, donde pudo publicar diversas narraciones y poemas. Bajo su dirección, el periódico se convirtió en el más importante del sur del país. El 22 de septiembre de 1835, Poe contrajo matrimonio con su prima de trece años, Virginia Eliza Clemm , falsificando el certificado de matrimonio donde aparecía registrada con la edad de veintiún años.

  En 1839, escribió Tales of the Grotesque and Arabesque (Cuentos de lo grotesco y arabesco), su sexto libro, que se publicó en dos volúmenes que incluían algunas de sus obras más emblemáticas, como La caída de la Casa Usher o Ligeia. La situación económica de Poe mejoró, y se trasladó con su esposa y su suegra a Richmond. Es esa época, Poe desarrolló el germen de lo que posteriormente se conocería como novela policíaca con la obra Los crímenes de la calle Morgue.

En 1843 obtuvo un éxito extraordinario con un relato acerca de un fabuloso tesoro escondido llamado El escarabajo de oro, y en 1845 escribió una de sus composiciones maestras El cuervo y otros poemas, el poema fue celebrado y recitado en todos los círculos literarios del mundo anglosajón. En 1846 Poe publicó  El barril de amontillado.

El 30 de enero de 1847, su esposa Virginia murió a causa de la tuberculosis lo que afectó profundamente a Poe ; fue en ese entonces cuando escribió obras tan relevantes como Ulalume, y un alucinado ensayo cosmogónico  Eureka, que a la postre sería su último libro publicado. Para Poe, “Eureka” era su obra culmen. Se dice que estaba tan entusiasmado con ella que pidió a su editor que se imprimieran miles de copias aunque éste no lo consideró así y se lanzó una primera edición de apenas 500. Lo que Poe anticipó en Eureka , incluso hoy, llama la atención de físicos y astrónomos. Cuando se publicó el libro, el acuerdo común entre los físicos era que el universo era estático, infinito, mecánico y eterno. Contraponiendo estas convenciones, Poe presenta en su ensayo un universo dinámico, en constante evolución.

En la introducción de “Eureka”, Poe dice: 

Me propongo hablar de lo Físico, Metafísico y Matemático —del Universo Material y Espiritual— de su Esencia, de su Origen, de su Creación, de su Actual Condición y de su Destino”.

En 1849, Poe concertó un matrimonio con Sarah Elmira Royster, y a pesar de que todos sus allegados lo vieran entusiasmado e incluso feliz con el proyecto, Poe un día desapareció y se le perdió el rastro. El 3 de octubre de ese mismo año, Poe fue hallado en las calles de Baltimore en estado de delirio, “muy angustiado, y necesitado de ayuda inmediata”. Fue trasladado por su viejo amigo James E. Snodgrass al Washington College Hospital, donde murió el domingo 7 de octubre de 1849, a las cinco de la madrugada. En ningún momento fue capaz de explicar cómo había llegado a dicha situación, ni por qué motivo llevaba ropas que no eran suyas. 

Sus últimas palabras fueron: “¡Que Dios ayude a mi pobre alma!”. La causa exacta de su muerte nunca fue aclarada. Tanto los informes médicos como el certificado de defunción se perdieron.

Edgar Alan Poe marcó profundamente la literatura de su país y puede decirse que de todo el mundo. Considerado el inventor del relato dettectivesco, contribuyó asimismo con varias obras al género emergente de la ciencia ficción . Según la prestigiosa The Penguin Encyclopedia of Horror and the Supernatural (Enciclopedia Penguin del horror y lo sobrenatural ) “Revolucionó el cuento de terror, dotándolo de original perspectiva psicológica, coherencia de tono y atmósfera; escribió algunos de los mejores y más conocidos poemas líricos del mundo, y también algunas de las más sensacionales novelas cortas del siglo XIX”.

Ha influido a autores tan dispares como  Charles Baudelaire, Dostoyevski Kafka, Conan Doyle, Borges, Ruben Dario y Julio Cortazar, entre muchos otros.

El genio de Poe, en palabras del crítico Van Wyck Brooks, no tenía parangón en su tiempo y para el gran poeta francés Stéphane Mallarmé, fue «el dios intelectual» de su siglo.

 “Eureka” es el último aliento creativo de Edgar Allan Poe. Tanto que el esfuerzo le dejó agotado. Así lo contaba en una carta a María Clemm, su tía y, posteriormente, suegra: 

Mi querida, querida Madre,

He estado tan enfermo. He tenido cólera y espasmos tan graves que ahora apenas puedo sostener la pluma. (…) 

No tengo ganas de vivir desde que hice Eureka. No pude lograr nada más. 

Nunca estuve realmente loco, excepto en ocasiones en las que mi corazón ha estado conmovido (…)

El astrónomo Alberto Cappi (Italia, 1962), quien actualmente trabaja en el Observatorio Astronómico de Bolonia, ha hecho varias publicaciones donde habla de Poe, “Eureka” y su relación con la cosmología.

Según su visión sobre la obra: “No es una chifladura ni una teoría científica. Nos ofrece una fascinante visión del Universo por parte de una mente imaginativa, que utilizando la ciencia de su tiempo pudo concebir la cosmología más revolucionaria del siglo XIX.”

Enlaces de interés :

https://redescolar.ilce.edu.mx/sitios/micrositios/07oct_allan_poe/index.html

https://www.bbc.com/mundo/noticias-61298216

http://meaning88.com/words-at-play/11-words-used-by-edgar-allan-poe

Hola, 👋
Bienvenid@s a PoetryAlquimia.org. Un espacio donde las voces poéticas del mundo resuenan con fuerza.

Suscríbete a nuestro boletín para recibir las nuevas aportaciones poéticas.

Deja un comentario

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑

Descubre más desde Poiesis/ποίησις

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo