11 Poemas de J. Manuel Caballero Bonald

Diario reencuentro

Desde donde me vuelvo
a la pared, en medio de la noche,

desde donde estoy solo
cada noche, cautivo
bajo mi propia vigilancia, allí
me hallo según la fe que me fabrico

cada día.

                   Lavada está mi vida
en virtud de su asombro. Ayer, mañana,

viven juntos y fértiles, conforman
mi memoria conmigo.

                     Únicamente soy

mi libertad y mis palabras.

                                     ( De las Horas Muertas)

caballero-bonald

La palabra más tuya

Con una mano escribo Y con la otra abro
las páginas de un libro.

Aquí está
la palabra que busqué tantos años. ¿Merezco repetirla
impunemente ahora,
mientras leo tu nombre siemprevivo
en el piadoso mármol?

Abel Martín, Juan de Mairena, conmigo estáis oyendo
la apócrifa verdad, peregrinando por las abiertas páginas
de un libro, lejos ya
de los muros hostiles
que circundan las letras de la fe.

Latino mar liberto
de Colliure, piedra
sonora entre las impasibles violetas sepulcrales,

aquí
dejo caer sobre la tierra

calladamente
la palabra más tuya.

                        (De Pliegos de cordel)

caballerobonard




Nadie

Me están llamando

¿y quién responde?

Grave y veraz, la piedra sigilosa cimenta su mutismo.

Desoye el árbol las invocaciones erráticas del viento, mientras
sus vacilantes cuencas enmudecen frente a las desbandadas de la luz.

Como un vaho gravita el anhelante oficio de estar vivo y en lo hondo
de los drenajes de la soledad
los pájaros silencian sus generaciones.

Me llamo Nadie, como Ulises.

¿Y quién responde? Nadie:

una pared vacía, una página en blanco.

                                           (De La noche no tiene paredes)

caballlerrroooo

Me hago cargo

Alrededor de las persecuciones hay siempre un subrepticio vendedor de jaculatorias. Se le conoce por la cera litúrgica que destilan sus ojos, también por una herida sin cicatrizar que ostenta en el sañudo cielo de la boca. No te acerques a él, tú que acaso confundas la dirección correcta de la huida, no te dejas tentar por esa detestable incitación a la virtud. Quien persigue al liberto ¿no es siempre el más esclavo? El vendedor imparte su enseñanza con taimado escrutinio, muda de piel como el reptil en la pedriza, sólo intenta salvar al que ya se ha rendido. Su sombra engulle consagradamente la sombra cautelar del acosado. Por lo común se hace llamar el Émulo-mayor-del-único-camino.

caballerob

Aspiración a la alegría

En mi aposento, asaltado a veces

por el hosco lebrel
de la esperanza, palpando
entre mis manos su vaho turbador,

juzgo ahora

mi propia aspiración a la alegría.

¿Podrá existir (digo en la noche)

una palabra, la única

sobreviviente, donde pueda

almacenar mis sueños,

defenderlos de toda vanidad, irlos

purificando en mi interior

tiranía callada, reagruparlos
en una misma fuente igualatoria?

Pero estoy solo frente
al llamamiento del mundo: amo

su fundación, vigilo
sus mudanzas, trabajo cada día

en las contestaciones
-de mi propia experiencia, junto

mi vida en un papel.

                                Y las palabras,

al borde de ser dichas, próximas

ya a mi sueño, pretenden

suplantarme: soy el azar
que se traduce en vano. (Nadie

puede ser el espejo de sí mismo.)

Feliz aquél que nunca

puso nombre a su vida.

caballerobooonarddd

Me hago cargo

El necio se asesora de otros necios contiguos. Qué derroche de ínfulas intercambia con ellos. Siempre aprende algo más de lo que ignora, si bien recibe menos de lo poco que da. Brilla en recintos semejantes a sótanos y declama con saña insatisfecha en tertulias, parroquias, consistorios. Es lenguaraz y sandio, pero abstemio: puede aspirar sin excesiva adulación al rango de amanuense. Lo avalan los oficios que más ha practicado: la patria y la familia.

caballerobo

Circuito cerrado

La ignorancia, como la hoja

perdida del libro, va
de aire en aire escribiéndose,

haciéndose más libre,

casi arrancada ya
de las ramas del tiempo, hasta
caer en el dominio
del insaciable, que la toma
del polvo y la reduce
a gobierno de luz, la reincorpora
a su libro marchito, convocando

allí su propia sed enmascarada
de ambición, porque no sabe
que la sabiduría es como un cuenco

donde todo se vierte hacia nacer.

caballero_bonald1-300x225

Super Flumina Babylonis

Aquella impávida, bellísima harapienta que merodeaba por el mercado de Sanlúcar, tenía que ser sin duda la última portadora aborigen del talismán. Pues nunca podría ser aherrojada quien tan humildemente iba ofreciendo la irreductible magnificencia de su vida. Fermentaban despacio los zumos tórridos de las frutas y un dulce amago de miseria envolvía los ambulantes puestos de la plaza. Pero ella atravesaba incólume la densidad de los desper- dicios: nada la hacía tan sobreviviente como el contacto con lo perecedero. Junto a la edénica antigüedad del gran río, era la más joven desterrada del mundo. Tenía la piel como superpuesta a las acongojantes marcas de la ma- numisa y llevaba en la boca el surco predatorio de quien naciera extramuros de la justicia. Parecía escapar hacia ninguna parte, como buscando esa otra forma de extravío que la conduciría al punto de partida. También junto al gran río, lloraba la harapienta por un perdido reino.

caballero

Didáctica

Si miras un reloj y esperas impasible a que pase un minuto,

comprenderás al fin en qué consiste

la eternidad.

                                 Detente, caminante,

                                                             escucha

esos latidos perentorios, ese inconmensurable

desplazamiento de tu corazón

que deja por momentos un gran foso vacío

entre lo efímero y lo permanente.

El instante que pasa ocupa todo el tiempo.

No hay final ni principio:
sólo el todo y la nada equidistando.

 

Negocios contiguos

Abstemios y locuaces viven juntos

en la casa de la infelicidad.
Allí reciben con asiduo encono
a gentes ambidextras, adiestradas

en los arduos oficios

de la majadería y en los siempre viscosos

preceptos de los bienpensantes.

                                   A chorros

vociferan, declaman,
abominan del rango de infractores, gustan

del sonsonete atroz de las tertulias,

consisten en ser sólo lo que son:
el eco triste de otros tristes ecos.

Escrito está en los márgenesde libros y botellas:
los necios se asesoran de otros necios contiguos.

cabalero

Bienaventurado los insumisos

Ni la justicia con sus manos ciegas,
ni la bondad de ojos efímeros,
ni la obediencia entre algodones sucios,

ni el rencor que atenúa
la desesperación de los cautivos,
ni las armas que arrecian por doquier,

podrán ya mitigar esas lerdas proclamas

con que pretenden seducirnos
aquellos que blasonan de honorables.

Quienquiera que merezca el rango de insumiso

descree de esa historia y esas leyes.
El poder de los otros
nada sino desdén suscita en él.

Ha aprendido a vivir al borde de la vida.

6401_2caballero

José Manuel Caballero Bonald (Jerez de la Frontera, Cádiz, España,11 de noviembre de 1926- Madrid 9 de mayo de 2021) Poeta, ensayista, novelista, productor discográfico; Premio Cervantes de 2012, integrante de la generación de los 50. Publicó su primer poemario, Las adivinaciones, en 1952, tras haber obtenido con él un accésit del Premio Adonáis. Dos años antes había ganado el Platero de poesía. Fue profesor universitario en Bogotá. En la capital colombiana escribió su primera novela —Dos días de septiembre, galardonada en 1961 con el Premio Biblioteca Breve y publicada al año siguiente. Al regresar de Colombia intensificó el interés por la literatura como método de lucha antifranquista.

En abril de 2009 publicó La noche no tiene paredes, compuesto por 103 poemas, donde hace una reivindicación de la incertidumbre porque, en sus propias palabras, «el que no tiene dudas, el que está seguro de todo, es lo más parecido que hay a un imbécil.

Tras la publicación de Entreguerras (2012), libro formado por un solo poema de casi 3.000 versos, declaró: «ya no voy a escribir nada»,pero continuo escribiendo y en 2015 publicó Desaprendizajes .

En 2004 le otorgaron el Premio Reina Sofia de Poesia Iberoamericana.

El 29 de noviembre de 2012 fue galardonado con el Premio Cervantes

Obra poética:

  • Las adivinaciones (1952)
  • Memorias de poco tiempo (1954)
  • Anteo (1956)
  • Las horas muertas (1959)
  • Pliegos de cordel (1963)
  • Descrédito del héroe (1977)
  • Laberinto de Fortuna (1984)
  • Diario de Argónida (1997)
  • Manual de infractores (2005)
  • La noche no tiene paredes (2009)
  • Entreguerras (2012),autobiografia en verso
  • Desaprendizajes (2015)

https://www.fcbonald.com

https://www.cervantes.es/bibliotecas_documentacion_espanol/creadores/caballero_bonald_jose_manuel.htm

Entrada actualiza el 10 de mayo de 2021 debido al fallecimiento del poeta.

Hola, 👋
Bienvenid@s a PoetryAlquimia.org. Un espacio donde las voces poéticas del mundo resuenan con fuerza.

Suscríbete a nuestro boletín para recibir las nuevas aportaciones poéticas.

Deja un comentario

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑

Descubre más desde Poiesis/ποίησις

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo