8 Poemas de Hubert Matiúwàa

«Escribo en Mè’phàà porque, más allá del romanticismo, me parece un pedo político. Escribo por la rabia. Escribo en Mè’phàà porque me lleva a emociones distintas y mundos mucho más extraños dentro mi memoria. Porque la lengua se mete y explora. Me atraviesa.»

H.Matiúwàa 

Ajngáa 

Mùrìgu ló’ ajngáa rí màyáxíí ináa ló’,
rí mà’né màdxaúún ètso rí gìdiù itsí,
mù’gíi ló’ xùù yàà mbàà
rí mà’né jambaà gajmií tsí nàguwá ná xuwia ló’,
tsí jùwá imbá jùbá, tsí nàguwá awún ru’wa, tsí mbro’o nìwáxúún. 

Mùrìgu ló’ ajngáa ná awún ña’ún gìñá,
ná xtóo àbò’, ná àjmùù xndú mi’xá,
ñù’úú mà’ga ajngáa ló’, mbambá mbi’i, ná màjiún jùbà’ idi. 

Mùxkaxíi ló’ a’óo wìyúú ñò’òn
tsí nìyáxíi tòkaya’
gájmàá nàma’ ná ajmúú: njgòlo, njgòlo, njgòlo, njgòlo; 
ná wàjíi nùxkama mijnà ló’
xúgé’ rí nàmba’tò ina ló’. 

Ìdo nù’thá ló’ ajngáa gìná drìgúún mbúanùu, 
nù’tháa ló’ ajngáa rí nàyaxè,
rí nàyáxìì, rí ndá’yà. 

Mùyaxiìn ló’ wàphá iñúu ixí,
a’óo iná níjndóo,
khamí jambaà mbá jndí drígòò adóo ñá’un ndáan, 
ikháa tsí jàyá jambòò jùma ló’. 

La palabra

Pongamos la palabra para recoger el rostro,
que el hueso escuche el gris de la piedra,
sentemos el aliento de la gran mazorca
para hacer camino con los que vienen a nuestra carne,
los del otro cerro, los de la lluvia, los de la noche amanecida. 

Pongamos la palabra en el oído del viento,
en la piel de la serpiente, en la raíz del higo blanco, 
allá irá nuestra voz, día a día entre la tierra caliza. 

Despertemos el silencio del pájaro
que guardó en su canto el arco iris
y la ciénega: njgòlo, njgòlo, njgòlo, njgòlo; 
lugar donde nos encontramos diversos 
ahora que abrimos nuestro rostro. 

Al decir la palabra triste de los abuelos, 
decimos: palabra que mira,
que guarda, que vive. 

Levantemos en tiempo el diente de maíz, 
el grito de la hoja seca,
el paso justo del gusano oreja de olla, 
aquél de los caminos de la memoria. 

El niño

Vinieron a buscarlo al pueblo
porque no había para donde darle
y atorarle con los contras,
se hacía costumbre ver a los zopilotes
carroñar en las mojoneras,
bajar los ayates de las redilas
y esculcar las enaguas, buscando carne.

Él dejó sus canicas en la cuarta del rombo,
en la raya con nubarrones de nostalgia,
dejó los peces multicolores
con los sueños de la noche
y dejó entre los cafetales
los columpios colgados donde se mece la miseria.

En sus huesos,
fue creciendo el llanto de sus amiguitas,
las niñas de Marutsíí,
que pedían oído al polvo y a las piedras
para que no se lo llevaran.

Lo encapucharon con escamas de la tarde
y le colgaron un cuerno de chivo,
tres rosarios del ojo de venado
y se dispuso a cazar hombres
y a sentar la muerte en su mesa.

Desde entonces,
dicen que los de la Montaña
somos buenos para eso
y no dejan de venir para llevarse a los niños
y sembrarles la muerte en las manos.

A’wá Mè’phàà 

I’díuu imbá júbà
idiúu ñàún’ ná nìdxú’ ranújngáa gòn’, 
ná nejné gúwán smídáa
nàndixíín ijíín ñò’ón tsí tsa’tsá nàkúún. 

Awúan’ náa ná grìgòo wiyúú a’ó, 
awúan’ ná nakìì agu’,
ná ndàyáa skíyuù tsísxjnda. 

Ná awúan’, nà’khá ló’ jùbà’, nà’khá ló’ xuajén, 
nà’khá a’wá tsíngìna, lájuín xtóo ixè ñajún’, 
mòjmó’ ga’kui ìná nìndxó,
à’gò agu’ gòn’ (mujer fuego de luna). 

Go’óo xuwi rí nà’thán ñajuán’,
nìjní nìnujngòò mbí’í tsiàmáa ná nitaxnáxe i’diàa, 
ikhaa rí nìgídaà tsúdáa awún rindáa, 
ná itsúun ìkùùn gìñá,
à’gò ràjùùn agu’ (mujer lengua de fuego). 

Ikúún, iya ndáoo xtángòthó,
mixtí nìxmí xtiñúú mbró’on awún itsúú ìdáa,
khamí nìña’jngú xtrakhiin tsí nixpítá mijnà ná júbàá 
tsí nènè rí mìgú ajngáa ló’. 

La voz Mè’phàà 

De la sangre de otro bosque
mi mano ceniza en tu huella de luna, 
en tu cintura congelada
el revolotear de aves descalzas. 

En tu vientre mi andar en agreste silencio, 
en tu vientre la madurez del fuego,
el sustento de la piedra caliza. 

De ti, vengo tierra, vengo pueblo, 
vengo triste palabra, pequeño tallo, 
amarillo dolor en tu hoja,
à’gò agú gòn’ (mujer fuego de luna). 

Casa de la carne que habla,
de orilla pasa la historia donde ofreciste tu sangre, 
bajo la gran tormenta, tu espalda,
piedra de lagartos de aire,
à’gò rajúun agú (mujer lengua de fuego). 

Yo, crisálida ensalivada,
de colores vestí la noche en tus ojos de ámbar, 
de golpe tragué insectos que pulularon montañas 
para que durmiera nuestra palabra.

Mbro’on rí maxigú ló’ 

Mbro’on rí maxigú ló’,
magu’thún matsúu xuajén,
mbayóo manújngóo gixàà tsí naxkáxíin nìmá,
mandxáun a’ún xùwán tsí numbra’tháa inuu numbaa 
mbáyóo i’di rí nàgayúu numuu ijíín go’ò tsí niwathángujuíin. 

Mbro’on rí maxigú ló’,
màgò àjmá ìdúú mbi’i,
khamí màjndáo raún numúu tsí nixnáxe mbí’yúun 
rí magóo màjuwá majàn’ ló’,
mayaxúu xnu’ndáa ná xphíphíin xtíla,
mbáyùún xí’ñáa ló’ tsí nundá’a numúu ijíín,
tsí jùwá Norte,
tsí niguanúu ná jambaà. 
Mandxáun chádúun xàbò tsí màxíín, 
tsí nundu’wa khamí nusxndámáa ló’, 
tsí nasxngóthigáa rè’è,
khamí nuriya’ ajùan’ inuu ndxiyá ló’ i’dú. 

Mbro’on rí maxigú ló’,
mbáyùun nana tsí nujián’ xtíin ná màtháa,
tsí nòne majáàn gàá’ tsí magí’dúun xkújndú,
mbayòò nanì’ tsí nixní’ a’óo jùma,
khamí mandxáun a’óo agú ìdo nà’né xká’tsà mìna’ nè gàjmáa ixè
 rí ma’níí ifíí rí maxná skìyúu gu’wá. 

Ìdo màtsuu mbro’on rí maxígú ló’ àjmá nòtho, 
mawathúun àjun’ khamí màgayoo xàxthu’.

La noche en que no duerma 

La noche en que no duerma,
esperaré que amanezca el pueblo,
veré pasar el diablo despertando las ánimas, 
la voz de perros que abren la cara del mundo 
y la sangre correr por sus hijas vendidas. 

La noche en que no duerma,
tendré dos ojos del día,
se secará mi boca por los que entregan su vida 
para que vivamos bien,
miraré el sueño en plumas de pollos,
a los abuelos pedir por sus hijos
que viven en el Norte
y los que se quedaron en el camino, 
escucharé botas de hombres verdes,
sus risas mentándonos la madre,
pisando las flores
y encañonando al correcaminos. 

La noche en que no duerma,
veré señoras lavar ropa en el río,
cocinar el armadillo que empezará la pelea,
a mi madre quien me dio la voz del pensamiento 
y oiré la lumbre acariciar a la leña
que pintará el comal que sostendrá la casa. 

Cuando amanezca la noche en que no duerma dos veces, 
agarraré mi rifle e iré a visitar la milpa. 

El gallo

Me dijo el gallo:
Crecerá mi palabra cada día
hasta que tiemble tu corazón
y dejes de agachar la cabeza.

No tengas miedo si a otro pueblo llegas,
si la montaña te viste
y en otra lengua te enredas.
Respeta la chicharra
que enterraron en tu garganta,
las venas de tu brazo
que por juguetón te dio la calabaza.

Cada mañana grito al mundo,
no quiero que ningún hermano se deje,
escuchen las estrellas
que tu mano da fuerza a la tierra que te dejaron,
nunca vendas las flores contadas
donde lloraron tus padres
ni el camino del venado que te enseñó la abuela.

Si hay sangre,
también habrá plomo para defender lo nuestro.

Ru’wa gìnii

Xó ní’thiin xíñù’:

Xí mà gàa

gàjmii ru’wa gìnii

mbàya ajngáa wiyáá

màgo’ ìdáa ma’gàa

kanjgó ikháán májrá’an mìnaa ajngáa

májra’an minaa nìmá.

Nìnújngoo weñoo ru’wa nàkhi rí nìkháa xíñù’

khamí ikhúun rá, xóó àjmà ja’ñuu,

xóó tsíga rí tsíjra’a ja’ñuu.

La primera lluvia

Como dijo la abuela:

Si he de irme

con las primeras lluvias,

me llevaré tu silencio

y tus ojos,

para que tú brotes palabra,

brotes corazón.

Hace muchas lluvias que se fue,

yo sigo raíz,

sigo semillla que no brota.

De Tsína rí nàyaxà’ / Cicatriz que te mira (2018)

Tátà Gajmá Maniki

Nijanii mbá gu’wa,

mba’in gò’ò train ndi’yoo,

tsí mi’xá inuu, tsi xkuniu,

tsi xání tsáwii, tsi xga’a tsawii,

ansdo xó gàno’ rí najra’an ido na’kha ru’wa ja’ñuu,

ni’thúùn gò’ò, nimbaa tari’ña,

tsithán gixàà tsé’ mè’phàà nijumuu,

ndiyara’a tsí iwà niniguu e’ne,

ni’tun,

—Mu’wua ló’ júbàá nàá,

 mikua’ xó ya’o, mi’txa, wakhà’ wakhíí—

nangua niri’ña a’go,

niraxuu tátà tsí nañawuun gu’wa

xó mbi’yu a’go tsí niniguu e’ne,

—Maniquí mbi’yuu —niwua’than.

Idó nithangaa ná xuajiún’

ni’tun anguiin rí gò’ò tsí jùwá i’wa numbaa,

numuu rí phú tsi’ñii,

tsí raxíín xàbò tsí tsénè nuwiin.

Ikajngó mbá mba mi’dxa nánduthee ná matha

ikajngó ma’gá jayoo nè ajngóo inuu nàna tsí niniguu e’ne.

 El abuelo y el maniquí

Vio a muchas mujeres, blancas, negras,

rubias y chinas, como los elotes al caer la lluvia,

les habló y no contestaron,

pensó —estas diablas no entienden mè’phàà—

abrazó a la que más le gustó

y como no dijo nada, la besó,

le dijo:

—Vamos a la montaña,

serás mi quelite,

te comeré antes y después de trabajar—

ella no contestó,

le preguntó al señor de la casa

cómo se llama aquella que le gustó,

—Maniquí —le contestaron.

Cuando regresó al pueblo

contó que las mujeres de otros mundos,

por ser tan bonitas,

no hablan.

Cada mañana escupe en el río,

para que su palabra algún día llegue a ella.

Akuán bègò

Àjngáa rí màrma’áan akiáan ló’ gàjnè dxáma

Ta Savi Antonio Vivar Díaz.

Nìgùwáán akuán ná xtóo xtámañà’,

judéé dùùn nìgùwéé khamí nìyáxììn rí tsíngìnuu èwè,

tsí ìwá nìkhí jàyá a’wáa tátà bègò,

Toño,

ikháán itsúu ngo’xó khamí ìdúú àñà’;

nìgùwáán nùndá’èe rí màgumá mbáníi xtàngòò,

¡dxáma!

tsígòo ru’wa, go’óò gòn’, ñawún màthá.

Rìxíi nìráxíi jga’niúun à’guàán,
náa rìgá xkamíxàa
khamí nèné tsakúràmáa jùbà’ gájmàá iná, ìxí khamí yàja.

Nìxná mijúún ñò’òn xkhóto dùùn,
nàkí mi’chá ní’tsièe inuu numbaa rí nà’tháan mbí’yá.

Hormigas rayo

En memoria del Ta Savi Antonio Vivar Díaz.

Volvieron las hormigas en la piel del encino rojo,

cargadas de nubes levantaron la tristeza del hambre,

el más viejo traía tu voz de rayo,

Toño,

la piedra del caracol y el ojo de venado;

regresaron a pedir justicia,

¡Muchacho!

semilla de lluvia, casa de luna, brazo de río.

Ayer preguntaron al vestido de estrella,

dónde tu sombra se sienta

y santiguaron la tierra con hojas, maíz y frijol.

.

Preocupado el pájaro corta nube,
esta mañana danzó en el cielo que escribe tu nombre.

Hubert Matiúwàa, Hubert Malina, Hubert Martínez Calleja,(Malinaltepec, Guerrero ,27 de septiembre de 1986). Pertenece a la Nación Mè’phàà. Poeta y ensayista. Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad Autónoma de Guerrero y en Creación Literaria por la Universidad Autónoma de México. Maestro en Estudios Latinoamericanos por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).Es el   primer poeta en escribir un libro de poemas en mè´phàà.

Ha publicado los libros de poemas: Piel de tierra, 2016; Cicatriz que te mira, 2017; Las sombrereras de Tsítsídiín, 2018; Cordel torcido, 2018, y Gente piel, 2020.

Algunos reconocimientos obtenidos: Primer Premio a la Creación Literaria en Lenguas Originarias Cenzontle, 2016; Premio Estatal de Poesía Joven del Estado de Guerrero 2017, y Premio de Literaturas Indígenas de América, 2017.

Enlaces de interés :

https://www.gusanosdelamemoria.org/_files/ugd/1b693e_136ee642f912450293f81a85383f58d9.pdf?fbclid=IwAR3vHYxNmwmutXeT8KZ4Fh7ysEpZ5s29lKx5PId6k3sG8uhYFmQ3TN-dni8

https://confabulario.eluniversal.com.mx/hubert-matiuwaa-cicatriz-de-la-montana/

http://revistadesocupado.com/noticias/entrevista?n=21863343b0d3e0cc51b6a57cf018d04b

https://www.tierraadentro.cultura.gob.mx/todos-podemos-crear-un-lenguaje-hubert-martinez-mateo-peraza-villamil/

Hola, 👋
Bienvenid@s a PoetryAlquimia.org. Un espacio donde las voces poéticas del mundo resuenan con fuerza.

Suscríbete a nuestro boletín para recibir las nuevas aportaciones poéticas.

Deja un comentario

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑

Descubre más desde Poiesis/ποίησις

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo