10 Poemas de Graciela Huinao

Visión Gitana

Kiñe gitana kiñe antü, pieneu peñmaeteu ñi mongen:
“Nielaimi wirin ta mi kuwü meu, nieimi ül”.
Ñi epu nge wiñio ñi kuwü meu ka pieneu:
“Kiñe antü poyetuaimi iñche meu”.
Ngüyilan feychi peumatun.
Feychi atü meu kiñe pichi domongefun we akulelu willi meu.

1989 meu pengelün ñi wünengechi ül “Chi Loika” ka
kiñe üñüm reke müpü ñi pu diarios meu,
revistas ka chi pu lifru meu tüfachi mapu meu, puuyelu EE.UU.

Rawe ñi mapu ñi tuumum ka chi leufü peeneu
ñi katrürupan ngümalen elkunulu ñi ruka iñche.
Kom pu mapuche domo reke mülerkelu ñi amuael kañ püle.

Feula wiñotuan kiñe lifru miñche ñi lipag,
ngüyinun chumngechi ñi akun,
kiñe chod cuaderno iñchuu cheu  niemum ñi wüneke wesake ül.
Feula doy kükelungelai re kuifintuingün.

Mañumtulen chi karüntu meu,
ponwi ñi ñuke meu ñi eluemaeteu ñi wiriael.

Visión Gitana

Una gitana me dijo un día al verme la suerte:
“No tienes líneas en tus manos, tienes versos”
Sus ojos ancianos volvieron a mi mano y me dijo:
“Algún día te acordarás de mí”.
No he olvidado esa profecía. 
En ese entonces yo era una chiquilla recién llegada del sur.

En 1989 publiqué mi primer poema “La loika” y como un
pájaro volaron mis versos en diario, revistas y antologías
nacionales, llegando a los EE.UU.

Rahue es mi lugar de origen y el río me vio
atravesar llorando la tarde que dejé
mi hogar, como toda mujer mapuche obligada a emigrar

Ahora he de volver con un libro bajo el brazo,
sin olvidar cómo llegué, con un cuaderno de hojas
amarillas donde encerraba mis primeros malos versos.
Ahora no son mejores, sólo más viejos.

Agradecida de la naturaleza, desde el vientre de
mi madre que me dio el poder de escribir.

La loika (*)

¿Por qué canta la loika?
Si le han cortado el árbol
donde solía cantar.
Tendrá que buscar uno nuevo,
cantando se va.
¿Por qué canta la loika?
Si le han robado la tierra
donde iba a anidar.
Tendrá que buscar tierras nuevas,
cantando se va.
¿Por qué canta la loika
Si no le dejan migajas
para comer,
porque el fruto de sus bosques
se los robaron en un amanecer,
la loika canta por no comer.
¿Loika por qué cantas,
sólo por trinar?
– Canto por mi árbol, migajas, tierras,
por lo que fue mío ayer.
– Canto por la pena de perderlo…
Y porque loika… un día,
un día se perderán.

(*) Pájaro autóctono a punto de la extinción.

Ngillatun Lafken Meu

Sechuam ñi ngüñün engün
kiñeke meu
chi pu williche lafken meu mülelu
entukülafakeingün ñi weñangkün ruka meu.
Entupültrüu-küpalkeingün
ka puukeingün Pukatriwe meu
wemüalu Ngillatun meu
chi wesake püllü ngüñün meu
yalal amulelu pire mapu meu.
Chi pu williche ka chi lafken
kuñiutukuniewingün.

Ngillatun En La Costa

Para poner tranca a la miseria
cada cierto tiempo 
los williche de la costa
desclavan de sus ruka   las penas.
Se descuelgan de la historia
y a Pukatriwe   llegan
espantando con el Ngillatun
al maligno espíritu del hambre
que va en estampida por la cordillera.
Los williche y el mar
en vigilia
comulgan tiempos de miseria.

La voz de mi padre

En lenguaje indómito

nacen mis versos

De la prolongada noche

del exterminio.

Ta Ñi Chau Ñi Dungun

Ñomumngenochi Dungun Meu

Entuken Ñi Dungun

Aluñmalechi Pun Meu

Apumniengeam.

Yungum Toki Meu

Chi alin atü
aneltumekei chi mawida wingkul
ñochikechi pangkoafilu.
Feichi aukatun meu mülefuingün
iñche petu ñi inapünonün rüpü meu
cheu ñi amulen ñi chau.
Chi ilwen naüyepai ñi trekan meu
kiñeke müte atrüngelafui
rumel kuñiutukunieeneu.
Yeniefui kiñe toki falke pipang meu
ka yenieeneu kuwü meu
kiñe def wallketrari amulei.
petu chi antü yu penoeteu
puwiyu chi naü külleü meu.
Üye meu mülefui
ñi epu lipang meu küllüküllütuniei chi wenu
ñi tapülke ülkatun meu
chaftualu reke.
Kiñe wallkunun chi aliwen mamüll meu.
Ka ñi chau mülei üye meu
kiñe ñi luku püllü meu
epu kuwü meu üküfi ñi fücha chumpiru.
Llukan iñche
turpu pekelan ñi chau ñi fente pichikan.
Pi kiñe ngillatun mapudungun meu
iñche kimlan ñi chem pin
Welu kimün, ñi weñangkülen
feichi anumka ñi pefiel ñi choyüngen
kom chi küpal rupalu ñi mollfüñwe meu.
Chi antü wüne elefi chi aliwen
ka naüpai ñi pu tapül meu
kiñe nochi pürapürawe reke
ñi namun meu yu ngümanke ange
ka ñochikechi añumali
chi yungüm toki
wente kachu.

A Filo De Hacha

Los rayos del sol
amenazaban la montaña
con abrazarla lentamente.
En ese juego estaban
mientras seguía la huella
del camino por donde iba mi padre.
El rocío caía bajo su tranco firme
y aunque ciertas gotas eran tibias
él siempre cuidaba mi paso.
Llevaba al hombro un hacha
y de la mano que siempre me sujetaba
ahora iba enrollado un lazo.
Antes que el sol nos diera
llegamos a la pradera del bajo.
Allí estaba
con sus brazos apuntando al cielo
con su música de hojas
tan propia cuando se revela.
Di una vuelta alrededor de su tronco.
Y mi padre estaba allí
con una rodilla en el suelo
a dos manos apretaba el viejo sombrero.
Me asusté
nunca había visto a mi padre tan pequeño.
Dijo una oración en *Mapudungun que no entendí.
Sin embargo, me trasmitió la pena
de ese árbol que vio nacer
todas las generaciones que corren por mis venas.
El sol le dio primero al árbol
y bajó por sus hojas
como por una lenta escalera
a sus pies estaban nuestras mejillas llorosas
y lentamente calentó
el filo del hacha
sobre la hierba.

* Lengua del pueblo mapuche.



Amulelafin tañi laku, Adolfo Huinao

Tañi williche laku ge mew
kentxayküley llükan.
Lalu wüla chogümnagümi feychi llükan aychüf.
Chemkün pepi
chogümnolu tami konümpawe mew,
lafken tañi pu wapi afünka
nüwkülelu ñi age mew.
Laku kollatunoaeyew
konümpalan chi txoy antü.
Kanzu müten penefin
gülamekel ka txapümekel
ñi pu müpü lelfün püle.
Tañi püchü tuwülün txekan, laku
kimtukulay
chew llegün tami pu nemül.
Füchalewewyekelu ta eymi
witxampüramen mapu mew
fey tami wün mew llegüy ta lan
anümüwpulu tami ina lafken mew.
Tami chaw ka tami peñi
kawenigü az kutxankawün püle petu tañi ñuke ka iñche tañi laku
zipufigü chi inafül güñun.
Gelay kemzulla mawüzantü mew ga,
ñüküf nagümmageymi tami nemül.
Welu iñche tañi llükalechi püchü mogen
famtukuluwpuy tañi pu txipantüñi chelkon mew.
Mafülüfin tami pu ge ñi weñag
fey txaftu azkintufiyu lelfün:
kiñe wapi tañi pu kanzu egü
tañi laku ñi ge mew mülewey
inan leliwülün mew.
Laku, fachantü kimtun
chumkawnorume williche gekelaymi;
tami chono küpankam kawaskar
püralay tagi mew
feychi antü weñeymagepalu tami mapu ka tami folil.
Tüfa wüla ke kimtukufin
tami pu ge ñi weñag.
Tami rüpalwe kentxaykülelu
chi Pacífico Sur ñi
fütxa eltun mew.

Los gansos dicen adiós

A mi abuelo Adolfo Huinao

En los ojos de mi abuelo Williche
navegaba el miedo.
Tan solo al morir
apagó ese brillo tímido.
Lo que la naturaleza no pudo
apagar en mi memoria
el color de archipiélago
agarrado en su rostro.
Abuelo, para serte fiel
no recuerdo el día exacto.
Solo veo a los gansos
abriendo y cerrando
sus alas por la pampa.
Mi corto andar abuelo
no entendió
el origen de tus palabras.
Anciano como eras
me alzaste del suelo
y de tu boca nació la muerte
desembarcando en tu playa.
Tu padre y tu hermano
remaron al sacrificio.
Mientras su madre y mi abuelo
alcanzaron la orilla del hambre.
No hubo eco en la montaña
fueron tan calladas tus palabras.
Pero mi niñez asustada
se acurrucó al alero de tus años.
Abracé la pena de tus ojos
y juntos miramos la pampa:
una isla con sus gansos
en los ojos de mi abuelo se quedó
en la última mirada.
Abuelo, hoy sé
nunca fuiste Williche
tu origen Chono Kawaskar
no subió al bote
el día que robaron tu tierra
y tu raíz.
Ahora entiendo
la pena de tus ojos.
De tu origen navegando
en el gran cementerio
del Pacífico Sur.




Salmo

Waranka, meli pataka, ailla mari epu

Turpu ngünel

Trokinchenofel iñchiñ

Welu langümngekeiñ

Küruz ñi duam meu

Salmo 1492

Nunca fuimos

El pueblo señalado

Pero nos matan

En señal de la cruz

Futa Nawel

Kiñeke meu
chi pu kallfü willi meu
ñi wülngiñ meu akui
ngelluke Füta Nawel ñi
karüntu ül
Kimlan ñi witrantu meken
nengümnengümngelu ñi pu row
illkuillkungen
ñi nentuñmangemum ñi nge
kam petu ñi mollfüñ ñi leufü
ñi katrüñmangemum ñi lipang
Wichafi ñi am
weñangkün ül pewen meu
ka pu kuifike dungun meu
akui ñi wülngiñ meu
welu iñche kizu
kimfiñ ñi chem pin engün
wütre meu ñi llükalen
wengamnierpun chi füta mawidantu
ñi larpuam.
Feymeu ñi nge meu
petu ñami
doy inalechi pu wangülen.

Nawel Buta (*)

A veces
en las azules noches del sur
a mi puerta llega
el agónico canto vegetal
del Nawel buta.
No sé si es
cuando agita sus ramas
protestando
porque le han arrancado los ojos
o en el momento
en que desangra sus ríos
por mutilamiento
de sus brazos.
Se rompe mi alma
en angustiado canto de Pewen (**)
y voces antiguas
acuden a mi puerta
pero sólo yo
entiendo sus lenguas
que frías de miedo
surcan la selva
para morir en ella.
Mientras en mis ojos
se pierden
las últimas estrellas.

(*) (Tigre grande). Cordillera en el sector de Temuco.
(**) Árbol de Araucaria.

Lamngenwenngei chi mongen ka chi la

Wiñokintulu iñche

pepi pen chi rüpu

ka pen ñi pünon ñi elnien.

Ñi inaltu meu kuifike aliwen witrapürai

kiñeke küruz fure anümka meu.

Welu küme llaufeñ niei

ñi tukukunwe ruka meu.

Üye meu kim pepika mapun

tunten fün ñi tukuam chi wengam meu

fei ta ñi küme dapiafiel meu.

Ta mi mongen

– pieneu – kiñechi ñi chau

tukulel-eneu kiñe runa mapu ñi küwü meu.

Rume kurüntufiñ ka yüfküeneu.

Ñi pichi pülai küwü müllmülli.

Llükakilnge – pieneu –

fanenoam ta mi pu tripantu.

Ñi chau ñi küwü umpulli ñi küwü

ka chi pu pichike mongenche

nengümwetulaingün ñi küwü meu.

Chi llükan chüngareneu wechun waiki reke.

Kiñe pichintu meu müten

ka kom dungun mülewepürai

Pengelel-aeteo chi llükan

chi la ta iñ kom yenien.

Ngeno küdau kimelkefui ta ñi chau

ñi kuifike rüf kimün.

Lamngenwenkunual chi mongen ka chi la

ñi rangiñ küwü meu

ñi llükanoam konli chi rüpü meu

ñi pu kuifikeche ñi mapu püle.

Nülayu ta yu changüll küwü

ka kiñe pimun meu akutui chi mongen

ñi pichi mapuntu pülai küwü meu.

La vida y la muerte se hermanan

Al mirar atrás
puedo ver el camino
y las huellas que voy dejando.
A su orilla árboles milenarios se alzan
con algún cruce de amargas plantas.
Pero es equilibrada su sombra
desde la huerta de mi casa.
Allí aprendí a preparar la tierra
la cantidad de semilla en cada melga
para no tener dificultad en aporcarla.
Es tu vida
–me dijo– una vez mi padre
colocándome un puñado de tierra en la mano.
La vi tan negra, la sentí tan áspera.
Mi pequeña palma tembló.
Sin miedo –me dijo–
para que no te pesen los años.
La mano de mi padre envolvió la mía
y los pequeños habitantes
dejaron de moverse dentro de mi palma
El miedo me atravesó como punta de lanza.
Un segundo bastó
y sobraron todas las palabras.
Para mostrarme el terror
a la muerte que todos llevamos.
De enseñanza simple era mi padre
con su naturaleza sabia.
Al hermanar la vida y la muerte
en el centro de mi mano
y no temer cuando emprenda el camino
hacia la tierra de mis antepasados.
Abrimos nuestros dedos
y de un soplo retornó la vida
al pequeño universo de mi palma.

Pichikama Tralkatun

Kaupütuyawün ñi rakiduam meu
mülen
poyeam cheu ñi ñamumfiel
tripantuke meu meñkuniekefun
ka niekefui kiñe küme welliñ
cheu ñi sakiken ñi kuifikeche yem.
Kintuken chi ayen meu
ka kiñe adentu külle
umapai ñi ange meu.
Llüm dungu meu koni tüfa chi kintun
kaupütuyawün chi pu rakiduam meu.
Wesa dungun meu peno
chi ngünen kakülkülelu mi rüpü meu.
Küme elün ñi rakiduam
chi kuifi poyen alofi
Pichikama tralkatun
chi wingka langümeyu ñi waria meu
welu iñche deu pefun kiñe ütrar.
Ka mi küpal nütram meu
nganün chi mangeluwün.
Chi kiñe pun meu          
chi yüm ngünen meu
apumi ñi mawida rayülen.
Feula lukutulen traf ñi pu laku.
Ni feyentuwenon meu:
Kiñe illkun kulliñ
petu lefkontui chi rakiduam.

A Quemarropa

Escarbando en los sentidos
me encuentro
para recordar donde la he perdido
si por años la llevé a cuestas
y tenía un lugar sagrado
donde venero a mis antiguos.
He buscado en la risa
y una lágrima tatuada
amaneció en mi mejilla.
En misterio se ha convertido esta búsqueda
de escarbar en los sentido.
Será de mala suerte
la alimaña atravesada en tu camino.
Afino la memoria
el recuerdo se ilumina.
A quemarropa
el invasor la mató en mi pueblo
pero yo había encontrado una semilla.
Y en tu historia
sembré la confianza.
La que una noche
el filo de la traición
arrasó con mi bosque en flor.
Ahora estoy
de rodilla ante mis muertos.
Y la duda:              
Una fiera 
a punto de atacar la razón.

Traducción al mapudungun de Clara Antinao

Graciela Huinao (Osorno, Nación Mapuche, Chile, 14 de octubre de 1956). Poeta y narradora mapuche de lengua castellana, ? primera mujer indígena en ingresar en la Academia Chilena de la Lengua.?

Desde pequeña escuchaba hablar a su padre con su abuela el mapudungun,( Mapu; tierra. Dungun; decir, hablar / La voz de la tierra), pero cuando ella hablaba con ellos siempre le respondían en winkadungun (castellano, como lo hablan los chilenos). Nunca le hablaron en su lengua madre, y ella nunca aprendió. Cuando comenzó a escribir sintió la necesidad de recuperar su lengua materna así que se puso en contacto con Clara Antinao, una gran profesora y lingüista, y ella hizo las traducciones de sus poemas al mapudungun y fue su profesora durante seis años.

En 1987 publica su primer poema Loika. En 1994 publicó en Estados Unidos la antología Ül: Four mapuche poets.

Se consolidó como poeta con la publicación de su primer libro bilingüe mapudungún-español Walinto(2001).Editorial La garza Morena, Chile) con traducción al mapudungun de Clara Antinao, reeditado por Cuarto Propio, 2008, en volumen trilingüe: mapudungun-español-inglés).

En 2010 publica su primera novela Desde el fogón de una casa de putas williche. (Ediciones CDM, Chile, 2010).

La nieta del brujo, seis relatos williche (Caballo de Mar, Chile, 2003).

Katrilef, hija de un ülmen williche. Relato de su vida (ICIIS, Chile, 2015).

Su trabajo literario ha sido incluido en diversas antologías por el mundo y en distintos países americanos en lenguas originarias. En Chile: Hilando en la memoria, 7 poetas mapuche(Editorial Cuarto Propio, Chile, 2006, 2009).

Su escritura la ha llevado a ser invitada a: Argentina, Brasil, Paraguay, Perú, Ecuador, México, EE.UU y China. 

Enlaces de interés :

Poeta Mapuche Graciela Huinao: “El miedo se va perdiendo con el conocimiento”

https://www.bibliotecanacional.gob.cl/noticias/homenaje-graciela-huinao-en-la-biblioteca-nacional

Hola, 👋
Bienvenid@s a PoetryAlquimia.org. Un espacio donde las voces poéticas del mundo resuenan con fuerza.

Suscríbete a nuestro boletín para recibir las nuevas aportaciones poéticas.

Deja un comentario

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑

Descubre más desde Poiesis/ποίησις

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo