15 Poemas de Teresa Ramos

La memoria de las flores

I

                                                                       “Aquel de los muertos 

                                                                                   al que le permitas acercarse a la sangre 

                                                                                                     ése te dirá algo veraz”.

                                                                                                                         Homero

.

 

La memoria tiene lagunas, olvida caras, nombres

y algunos rostros de la infancia y su óxido.

Es de limbo uterino y azul de agua.

Tu memoria es desconocida para mí y las venas 

que la irrigan.

Es un continente y sus lluvias. Habita en lugares

secretamente insidiosos, inconfesables… A veces le sale el sol

de media noche y regala flores al futuro.

La memoria también guarda olores, campos de heno y lluvia,

los veranos y sus frutas. El olvido de la calle del orfanato

y la luz del afán desesperado que se mece en el agua.

La memoria nos pertenece y grita el espanto del vacío,

se hace manantial en la tarde seca y de sueños de hambre,

llena las manos rotas en las cimas con sus flores.

La memoria clarea los caminos de pueblos sucios de traición,

recupera los huesos del tiempo por venir y sus argumentos. 

La memoria no es roja, ni es azul, solea estirpes y libera.

De :  “SABE LA NOCHE” I Concurso Noches Poéticas Bilbao 2015. Editorial L.U.P.I

II

                                                                       “Bajo el cristal las flores olvidan

                                                                           que la luz del sol existe,

                                                                             y cómo temblaban bajo el rocío”

                                                                                                                      K. Kavafis

.

La memoria busca ser borrada para ahuyentar el dolor de los cachorros

alejados de las calles y sus risas. Pequeños que expulsaron al frío 

más helado del exilio, adolescentes que empuñaron fusiles, 

niñas que supieron cantar y amar hasta morir.

¡GENTES!

Escucho un sonido 

de mandíbulas que baten;

son niños que se mueren de frío en primavera.

Saben que la escuela es paraíso de otros niños.

Existen niños que llevan balas en la boca,

emiten vocablos que hieren…

Tan desatendidos:

los de matar, los de acabar muriendo.

                               De :  “SABE LA NOCHE” I Concurso Noches Poéticas Bilbao 2015. Editorial L.U.P.I

Fotografía de Teresa Salvador

Pentagrama cósmico  

En el punto de quietud del mundo que gira,

allí está el baile. Y sin ese punto, ese punto

de quietud, no habría baile, y allí sólo hay

baile.

T.S. Eliot

.

Centrípeto redobla el ritmo primigenio el músico, 

vierte ondas expandiendo una vibración altísima.

No importa que una estrella se suicide,

que así brote una nueva en el cosmos.

El fulgor insiste en nuestro universo.

Pestañea el guitarrista cuando un recuerdo turbio 

se hace estridente y no comprende el hombre, 

pero sí la partitura y su cadencia, la melodía.

Futuro de rosas 

En nuestro futuro improbable

abro la ventana, el gato salta,

corre por campos de trigo,

brinca entre olas de espigas,

se llenan de espuma los rincones,

la roca se hace canto rodado.

Nadamos en cascadas,

dormimos entre almendros.

Todo ocurre lentamente,

hablamos del sexo de las rosas,

perseguimos su aroma,

pretendemos ser ellas.

La Bestia   

“Qué nombre darle al que aquí acude, al que es igual 

   y no es igual a quién.”                    

José Ángel Valente

.

Sucede, una ventana sucede, 

un espejo en la estancia sucede,

un rostro que elude una mirada:

se enfrenta a la bestia, no quiere ver.

La luz inefable de unos ojos.

Una estancia permanece, 

un error hiere la memoria. 

Un hombre llora quedo

incapaz de encajar la imagen, 

la suya, la de ella.

Un hombre equivocado arrastra un secreto.

Le persigue un aroma irrepetible -llave eterna 

y perfume de la puerta del éxtasis- 

ahuyentado por el miedo a morir de amor.

Un bálsamo imposible, un tiempo pasado, 

conjunción estelar. Un saber 

que no volverá aquella ventana,

aquel espejo, aquel amor, aquel espejo.

Un hombre huye ante el reflejo,

encuentra una imagen, una herida 

que no puede, que no quiere ver, 

un hombre se ve solo ante el espejo, 

Un hombre decrecido. Una enorme sed.

Fotografía de Teresa Salvador

Caballos ciegos 

Sostenido por unos pies rotos de caminar 

distancias inimaginables, el hombre 

y la mujer supieron de caballos ciegos, 

el joven se compadeció de ellos.

El muchacho creyó ser fiel a sus principios, 

caminó tenaz más lejos de su corazón.

El hombre, que un día amó aquel trote,

exploró sus límites. Se alojó en la penumbra 

de un desván abierto al cielo. 

Negó más de tres veces lo vivido, lo sepultó

entre las hojas del bosque y de los libros. 

Buscaba respirar ese aroma de floresta, 

no pudo saborear la dulzura de las frutas.

Aprendió a adiestrar caballos ciegos 

para inspirar entre pastos aquella esencia

animal que le redime.

Fotografía de Teresa Salvador

Pájaros del Tiempo 

Escribes y no sabes por qué, acaso nadie te va a leer, 

o nadie comprende este refugio de humo y flores,

el dolor y el bálsamo cuando ya no hay lugar al que huir, 

todo se sueña a sí mismo, todo tiembla bajo la luz 

del misterio que borra las preguntas.

Todo fluye sin motivo ni condición, todo se hace vuelo

y los pájaros del tiempo traen en su pico una rama de laurel.

Los pájaros nunca preguntan por qué lloras, 

calman el dolor de los ojos cansados,

olvidan las noches en vela. Si el agua fluye,

ellos no piensan y tú envidias su vuelo.

Se termina el tiempo, llegan aromas de floresta, duele la tundra 

retorciéndose en llamas, duele el ecocidio y la maquinaria voraz

nos va engullendo. Vuelves a pensar en la escritura

y en los árboles masacrados. 

Escucho un réquiem por asesinos y suicidas, su lamento espectral.

Caminamos ciegos hacia un mundo inexistente.

Fotografía de Teresa Salvador

Pájaros Exóticos

(Dejaste caer el sol de mi ventana, los pájaros

rompieron el cristal, desvanecido el amor, el llanto

manó para salvar la piel y así hacer crecer el césped).

.

Pasos sin huellas dibujan un sendero inexistente,

pájaros exóticos cantan con trinos que me estremecen.

Se esfuma la esperanza en las minas de coltán,

niños esclavos se olvidan de vivir,

-maldigo la fealdad que les robó la infancia-.

Cartas vacías llegan al anciano, campos contaminados                                

destrozan la cosecha.  Sigue brotando el champagne 

en otras copas entre brindis en Niza.

Ella aprendió a vivir con el estigma. Las rosas

nunca fueron iguales, los hombres viven uniformados.

La vida en ti será única. El sol siempre bendice 

a todos, también al asesino.

No huyas de los iguales, no temas jamás a lo distinto.

Que no te pueda el óxido, que no te rinda el dolor,

que nadie desdibuje la luz que se apiada de ti.

¿Cuántas vidas necesitar para vivir

 la única vida que ahora tienes?

Mundo inexistente

Desde la corteza de un árbol escribo sílabas 

que nacen en la aurora de un mundo translúcido, 

el refugio, la luz, la llave de lo que jamás podrás encontrar 

fuera de tu piel, ahí reside el germen de la vida.

Escuchas el sonido de una palma aplaudiendo sola 

y no resuelves el koan, ya no meditas, 

no buscas la iluminación, asumes que todo termina 

salvo la luz del brote sobre el árbol quemado.

Un bebé succiona el mundo entero en las mamas de su madre.

Y haces una pregunta muda ¿a qué mundo le traes,

por qué le haces esto? Ella te mira con tristeza y comprende

tu útero en sequía al ver tantos pétalos ensangrentados. 

Un gurú me lleva a otro lugar, todas las tradiciones tiemblan 

en el beso que me negaste, la luz de la muerte ya no me asusta, 

la mentira no resuena en mis oídos. 

Los agujeros de mi órgano rojo han olvidado el miedo,

morir es sólo una transición, y un mar de nubes

sostienen mi existencia y el tiempo por venir.

Me acuna la sombra de un espectro angelical,

la flauta me dirige al centro del corazón, 

allí no hay herida, todo está a salvo, 

allí me arrodillo ante la belleza y acepto la existencia, 

nada termina, aquí, nada deja de empezar.

Pájaro Cantor

Creemos reconocer el pájaro muerto entre nuestros  

    amigos, entre nuestros amigos en las nubes.

                                                           Claes Anderson

.

Imposible olvidar el pájaro que cantó para nosotros,

su trino abre compuertas de color en el pecho,

no deja de acompañarme su gran pequeñez, su pureza.

No me abandona su presencia, su posibilidad.

Regreso a la infancia entre sus trinos y el aroma del verano 

se instala en la noche tupida. Camina la lagartija sin cabeza

y todo es perfecto, nada sucede fuera del instante.

No logro comprender mi existencia con un pájaro muerto 

en el bolsillo. Existió para nosotros en un sueño de plumas

en la sinfonía de insectos, aves y pastos.

Sobrevivir es abrir los oídos al trino, 

por si el muerto resucita,

por si vuelve a cantar para nosotros.

Fotografía de Teresa Salvador

Contra el silencio, el agua 

No estoy en contra del silencio,

sus cañerías de cielos inundan 

los recovecos de mi cerebro.

No diré nunca lo que decidí callar por amor.

No estoy en contra del silencio.

Escucharé el sonido de una gota de agua cayendo

sobre tu frente dulcemente.

No estoy en contra del silencio,

mecedor de sueños rotos, 

bálsamo de las heridas por arma blanca.

No huiré jamás del ruido y del tráfico, 

no diré no, no seré un no. Me abandonaré

a los brazos de la noche que cuida del silencio,

que es la madre de todos los silencios. 

Fotografía de Teresa Salvador

Leyendo A Ajmátova 

Llevamos el paraíso como una cadena bendita.
Miramos en él, como en un aljibe insondable.

                                                           Anna Ajmátova

.

El rayo en la ventana recuerda la canción de los niños perdidos.

Esta cortina insoportablemente blanca me increpa, me llama naif.

Las estrellas de mi techo me observan. Grazna el pavo real, 

me encamino hacia un inexistente río azul. 

Le ruego al sol que consienta estas tardes de infancia y duende.

Al árbol de sirenas mudas le pido una banda sonora,

una patria sin bandera y un lema para continuar.

La vida es desierta y luminosa, como las manos de mi madre, 

desposeída ya de historia y de culpas.

El tiempo produce sueños monstruosos y los repara. 

Advierto a los gendarmes del inframundo que la nieve caerá 

sobre las palabras silenciadas y su fuego.

El rayo en la ventana ilumina esta visión de desconcierto,

el trueno lo explosiona y partículas de polen sostienen mis sueños.

                                  “Cierta Belleza” Autoedición 2020 Prólogo e ilustraciones de Antonio Orihuela Maquetado por Marina Aoiz

Lo malo de lo bueno

Lo mejor de quererlo fue tenerlo

lo peor de tenerlo fue olvidar.

Lo peor de comenzar de nuevo

fue aprender a tocar el violín

sin dedos, los acordes imposibles

y la falta de entrenamiento.

Lo mejor de encontrarlo 

fue perderlo, e ingresar 

obstinada en un recorrido extraño

ajeno a nuestro territorio y patria:

golpeaban las dudas como dardos,

llovían las flores sobre mis pies 

y al caer la noche olía a azahar

mi habitación, mientras latía 

a mi lado un campo de naranjos.

Lo peor fue aprender

a volar sin alas, lo más difícil

fue inventarlas, lo mejor

que se atrevieran a surcar

las altas cumbres.

El azar trajo un viento que limpió

los sótanos del miedo,

lo más importante fue aprender 

a tejer la calma y, sobre todo,

fue perder el miedo de aprender

a aprender.

En lo oscuro

“Amo de mi ser las cosas oscuras,

en las cuales se ahondan mis sentidos”

Rainner María Rilke

.

En lo oscuro

Camina sin rubor el espanto

En lo oscuro

Espío tus versos tras la pantalla

En lo oscuro 

Un poema se gesta y concluye

En lo oscuro

Asesinamos de hambre a mil niños

Lo oscuro

Y un verso se entreteje con perlas

En lo oscuro

La chiquilla muestra sus piernas

En lo oscuro

Y el viejo la codicia

La ofende 

Oscuro

Nace el alba cada día

En lo oscuro

Lo deja crecer hasta la tarde

En lo oscuro

Lo convierte luego en noche

En lo oscuro

Y el ser ahora se rinde

Yace en sueño dócil

En lo oscuro

Las señas de una senda

En lo oscuro

La calma

El ser en expansión

En lo oscuro

Murciélagos 

El búho

En lo oscuro

La marea

La cicatriz

En lo oscuro

La serpiente

En lo oscuro

Desaparecer

En lo oscuro

El violín

En lo oscuro

La música de lo oscuro

En lo oscuro      

Puerta Dimensional

Dice entra, digo, dónde, dice quién, digo hacia qué.

Dice fuego, madera, tierra vientre, en lo oscuro luz.

Digo paso, estación, partícula, ocres, verdes, rojos

imposibles, digo calor de lo indecible, mistérica llama.

Dice: ruina, historia, animales, hombres, bebé, esposa, 

niña. Dice entra en silencio, de puntillas, déjate caer 

por esta eternidad velada, velada, velada.

Dice: manteles, cucharas o sol, patios ocultos, hogazas,

membrillos. Dice historia, digo ahora o mañana, noche,

cal, cemento o siempre, dice entra, digo ahora y aquí,

digo tu nombre, tu nombre digo, y eso es todo. 

“Música Impar” Antología Poética (2012-2022).Edición bilingüe Hispano- Portuguesa. Prólogo de Matías Escalera Cordero. Traductor Carlos d´Abreu. Editorial Carava Ibérica

Fotografía de Teresa Salvador

Teresa Ramos (15 de octubre, España)

Poeta y psicoterapeuta formada en la Escuela Española de Terapia Reichiana y Coach por la Escuela de Formación Integral de Coaching EFIC. Creadora de ANAITAVERSO, espacio dinámico y participativo para la difusión de la poesía, reconocido de interés social y cultural por el Gobierno de Navarra en 2018 y del Grupo Psicosocial de Encuentro y Poesía.

Actualmente en proceso de creación del Centro Cultural “Triskel Etxea Natur Arte Ulzama” en Ilarregi (Navarra).

En 2020 publica “Cierta Belleza”, autoedición, en 2017 publica “Bancales de perfume” con Cénlit Ediciones.

I Premio Concurso de poesía “Noches poéticas de Bilbao” 2015 con “Sabe la noche” L.U.P.I. Jurado en el 2016 del mismo premio.

I Premio del XXXVIII Certamen de Poesía “Rafael Fernández Pombo” 2012 (Toledo), “La conjura de las letras”.  Ha sido finalista en diversos certámenes.

Propulsora de la antología “Naturaleza Versal”. Ha participado en revistas y numerosas antologías nacionales y extranjeras. Miembro del grupo de Gospel Alaikapela desde el 2012.


Nota : Todo el contenido poético así como la bio y fotografías compartidas ha sido seleccionado y cedido por la autora para su publicación en esta página.  Poiesis https://poetryalquimia.org/

¡Gracias a Teresa Ramos por su generosidad, atención y confianza!


Enlaces de interés :

https://vocesdelextremopoesia.blogspot.com/2019/08/escribir-traves-del-cuerpo-teresa-ramos.html?fbclid=IwAR15gIiFjto7EwYNwj0fXsu6_mcpVyo_d-9B7-rqKJ7Z4Uu-m5cnpm6puBQ

https://vocesdelextremopoesia.blogspot.com/2019/08/escribir-traves-del-cuerpo-teresa-ramos.html?fbclid=IwAR2PjZlRLRfhbpNxVgQilroEduS4x2kuCYBFMOGTdAdEnb-z9wR12V2KPOg

Hola, 👋
Bienvenid@s a PoetryAlquimia.org. Un espacio donde las voces poéticas del mundo resuenan con fuerza.

Suscríbete a nuestro boletín para recibir las nuevas aportaciones poéticas.

Deja un comentario

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑

Descubre más desde Poiesis/ποίησις

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo