12 Poemas de Maya Cu

Poesía De Lo Propio

I

Nací mujer
predestinada
al llanto

                        Desde siempre
                        bebí palabras
                        sumergidas en sueños

En mis dos países
hubo muros que
aún quiero derribar

                        -botar piedras de siglos
                        no es fácil
                        para cuatro niñas
                        de cinco años –

En mis dos países
aprendía a amar
a las de mi piel

                        de mi voz
                        de mi cuerpo
                        de mis lenguas

Nunca encontré
mi camino
lo sigo buscando
                        nací mujer
                        nací sola
                        crecí sola
                                    sigo
                                                  sola

II

No siento vergüenza
de mis lágrimas
            ellas son la rabia
            por el dolor
            de mis hermanas
                                    con ellas
                                    lavo el abuso
                                    de calles, cines y
                                    salas en claroscuro….
                                                                    con ellas                                                          condeno las cadenas                                                de mi casa, mi ciudad
                                                                 mi país
 

Me acompañan y
recorro
los surcos
                       de mis sueños
                                  levanto mis brazos
                                  despierto las voces
                                  de todas

Lloro
con coraje
                      con furia
                      por Isabel Mercedes Zoila…
                      mañana lo quiero
                      hacer con paz

      ESTOY RENACIENDO


III

Somos un capullo
presto a florecer

            Una fuerza blanca
            que conquista
            poco a poco

Somos el recinto
del conflicto
nacido en la llegada
del extraño
hace cinco siglos

            Somos mano
            somos brecha
            somos fuerza
            somos vida

Y aquí
nos encontramos
en la división
del camino

            Unas vamos
            encontrando
            otras avanzando

Las más
seguimos bajo
la sombra
detrás de la prisión

            la sombra del
            otro género
            del monstruo
            del todopoderoso
            sobre nuestra tierra

tras la prisión
de la angustia
la desesperanza
que extiende
garras
manotas
odio
y nos encierra
suavemente
en la ilusión
del falso porvenir

            Pero somos
            flores
            semilla
            árbol

somos fruto
somos camino
y somos llegada
de la nueva germinación

            Y el camino
            será uno
            porque somos
            piedra
            somos paso
            pie firme

Somos el mañana
humano
pronto a descubrir

            somos la mujer
            que intenta
            construir
 

 Poemaya, en Novísimos, pages 71-73


La mujer

se acerca a un ciprés oloroso
a invierno
deja
que la cobije su
sombra
se acomoda entre
sus ramas
moviéndose ambos
al ritmo del viento
las hojas
dejan escapar su olor
la mujer
abre sus poros
y deja también
su olor
en la copa del ciprés

Te debo

 a César Millahueique

Te debo

las ganas del regreso

a repetir cada verbo

            hasta desnudarlo

            sacarle de cada astilla

            canciones

            de cada raíz

            estrellas

            de cada hoja

            tristezas

            te debo la necesidad

            de repasar los nombres

            en la rueca

            donde tejí óvulos

            y piel

            a una raíz:

                        el círculo donde me reconozco

De “La rueda

Me gusta

Me gusta
mirar a la cara
de las gentes
que caminan
sobre la muerte
en las aceras

porque
puedo hacer
una primera lectura
echar una ojeada
en las costras
que sus carnes
les hacen
a los días
—podría decirse
que ya no miro
nada en
tu ojos—

decronstruyo
la historia posible

veo
cómo cargo de repente
todas sus amigas
sus ojeras

y tengo que imaginar
las avellanas listas de tus cuencas
para descansar.

Cromo

La abuela bate cacao

junta el fuego

amarra ocote

.

una niña trenza ajos

dibuja un círculo y al centro

surgen esqueletos danzantes

invitando a bailar

un son

de pocas notas

.

bailo

la bruma se llena de colores

me elevo

.

la imagen

se inmortaliza

tras la puerta

Razones

Si la memoria no me falla
hay en mi árbol genealógico
una madre
abatida por
trabajo, hambre, abandono… 

algún hermano desterrado
por padecer cierta lepra moderna 

una hija sobreviviendo
a un padre ausente 

más allá
hay dos abuelas
cuyas bisabuelas
parieron frutos híbridos
quienes
a su vez
parieron otras frutas
poblando
siglo tras siglo
este Paraíso Violado 

del otro lado del océano
llegó un abuelo
cuyo abuelo
cruzó la puerta de los esclavos
en las isla de Goré
de ellos heredé
la terquedad del ritmo
aun cuando el espíritu agonice 

deberás comprender
entonces
lo difícil que es

olvidar este dolor
que nació conmigo
como herencia familiar 

tendrás
que sumarle además
la rabia
de saberme

            mujer no nacida
            amante mutilada
            arco iris abortado

-recuerda que fui parida
durante la guerra eterna- 

que
no te extrañe entonces
si a tu pedido de
bondad
alegría y olvido
respondo
justicia 

ahora que conoces
esta historia personal
te pido:
no apresures tu reacción
o tu discurso
détente
escucha
por ahí
en algún
espacio de vida 

corre todavía un riachuelo
que, si lo dejas inundarte
te convertirá
en la continuación
de mi cauce
de esperanza

De ” La rueda

Soñaba
con una casa

blanca
rodeada de flores
con árboles inmensos

solo pedía
un techo y piso
dignos

nunca la tuve

ayer
apareció un proveedor
de certidumbre
que construye
a diario
junto a mí
una casa nueva

en el descubrimiento mutuo
vamos echando
los cimientos

hacemos las paredes

compartimos el sueño
de juntar nuestros pedazos
para armar una nueva casa
donde habitaremos 

De "Alrededor de la Casa"

Vivo

desanclada

de una mitad de alma

anduve esquivando el reojo

y mi espíritu creció temeroso

de mundos ajenos

mi casa

fue cueva que escondía

milenios que de a poco

fueron sorbidos en mi tarde

me fui tostando junto a mi madre

y me hice doblemente mujer

cargada de vergüenza

de culpas

de lenguas

en mí

navega una doble identidad:

soy invariablemente

una hija más

de este suelo

y su historia

Rabia

Te aterrás Guatemala y te das vergüenza Guatemala.
Te da miedo verte al espejo y ver tu viejo rostro
adolescente, agrietado, herido; morenísimamente hermoso.

Te horrorisás al saberte híbrida y te lavás la cara. Tus ojos y
tu boca aparecen indios; te ves los rizos, y una parte de ti
vibra tropical y negra.

Tu única certeza es este nombre que te niega y califica.

Te da vergüenza saberte violada, saberte hija del dominio
y del ultraje, Guatemala.

Y caminás inconclusa, desgarrada

Amándote Guate
Odiándote mala.

Para las del cuarto. Managua, 2002

Convivimos
recreamos el amor

desnudamos
las pieles

nos escuchamos
peleamos
reímos, jugamos
fuimos niñas
lloramos

éramos
las mujeres
de aquel cuarto
matando fronteras
creando
una nueva casa
de la que no 
queríamos salir

un refugio
con hermanas y madres
en continuo aquelarre
dándonos libertad
Convivimos
recreamos el amor

desnudamos
las pieles

nos escuchamos
peleamos
reímos, jugamos
fuimos niñas
lloramos

éramos
las mujeres
de aquel cuarto
matando fronteras
creando
una nueva casa
de la que no 
queríamos salir

un refugio
con hermanas y madres
en continuo aquelarre
dándonos libertad



RUEDA        

                                                                                                             No has leído
                                                                                                 la línea de
                                                                                        mis ojos
                                                                                   yo                                                                                                                                     metida en tu ángulo
                                                                leía romero
                                                          azúcar
                                                       cera
                                                 pétalos             

                                       humo                          
                                  que me arrancó               
                                  banalidades                  

                                      me llevó                    
                                         al cielo                  
                                               derritió mi cuerpo

     haciéndome vapor
               olor de sangre

                      leéme entera

                                       transpórtame
                                                 a la luz
                                                       de todo
                                                             nuestro misterio

                                                                                 rueda

De” La rueda

La que no soy

Diva
elegancia en la palabra
voz y erudición
fuerza corpórea
inalcanzable estatura
carismática presencia

historia que quisiera mía
pies bailando sobre el empedrado urbano
arenas llenas de tus pies
agua repleta de tu miedo

labios recitando versos al lado de Reynaldo
ojos vivos de revolución

dedos intermitentes

son mestizo
son eterno
son alegre
son con ton
son contigo
son tuyo
son mío

son aún no escrito
son a medias
son sin partitura
son quebrado
son compartido
son a dos ritmos

son distante
agobiante
incierto

tristeza de son sin razón
tristeza de llanto permanente

dolor que no acaba
dolor sentido
contrasentido del dolor
dolor en paralelo

la que no eres
la que somos

Maya Rossana Choc ( Ciudad de Guatemala, Guatemala, 16 de octubre de 1968). Poeta y artista. Maestra de educación primaria. Ha incursionado en los campos de locución, teatro, música y canto.

Ha colaborado con diversas organizaciones culturales guatemaltecas como la Escuela de Música de Proyección Folklórica Latinoamericana (EMPROFOLA); La Casa del Cuento; la Asociación Cristiana de Jóvenes y la Compañía Teatral Maíz y Jade. Ha sido integrante de la Asociación Coral El Derecho, de la Universidad de San Carlos de Guatemala.

Apareció una muestra de su poesía en la antología Novísimos, publicada en 1997 por la Editorial Cultura.  Su obra ha sido incluida en Mandaderos de la lluvia (Messengers of Rain), Canadá, (2002); Antología de conmemoración: quinto centenario de la llegada de los portugueses al Brasil, Brasilia (1999); Mujeres, desnudez y palabra, Luz Méndez de la Vega, Guatemala (2002) y en diversas revistas culturales: La Ermita, Abrapalabra, Tayer, Media Development, Wacccontacta. Una selección de sus textos aparece en una Antología de Poesía Joven Latinoamericana, editada por el escritor ecuatoriano Juan Carlos Cucalón.
Su primera publicación individual es La rueda. En su obra se nota su lucha continua por hurgar en el dolor y comprenderlo. A veces es dolor provocado por el amor y lo que trae al ser humano, y otras veces es el dolor provocado por la injusticia y la violencia.Su ultimo poemario es Alrededor de la casa (La Chifurnia, 2022). 

Maya Cu también es autora del ensayo “Poetas y escritoras mayas de Guatemala: Del silencio a la palabra” (2016)

Hola, 👋
Bienvenid@s a PoetryAlquimia.org. Un espacio donde las voces poéticas del mundo resuenan con fuerza.

Suscríbete a nuestro boletín para recibir las nuevas aportaciones poéticas.

One thought on “12 Poemas de Maya Cu

Add yours

Deja un comentario

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑

Descubre más desde Poiesis/ποίησις

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo