10 Poemas de Voltairine de Cleyre

Esta página es de poesía pero también queremos dar presencia a algunas mujeres que, aunque no escribieron poesía, o no destacaron por ser poetas, su voz como mujeres, pensadoras, pioneras y/o escritoras es tan importante en la historia que creemos deben ser incluidas.

Este es el caso de  Voltairine de Cleyre quien según Emma Goldman fue “La mujer anarquista más dotada y brillante que América alguna vez produjo”. 

Una de nuestras Imprescindibles.


I Am

I am! The ages on the ages roll: 
And what I am, I was, and I shall be: 
by slow growth filling higher Destiny, 
And Widening, ever, to the widening Goal. 
I am the Stone that slept; down deep in me 
That old, old sleep has left its centurine trace; 
I am the plant that dreamed; and lo! still see 
That dream-life dwelling on the Human Face. 
I slept, I dreamed, I wakened: I am Man! 
The hut grows Palaces; the depths breed light; 
Still on! Forms pass; but Form yields kinglier 
Might! 
The singer, dying where his song began, 
In Me yet lives; and yet again shall he 
Unseal the lips of greater songs To Be; 
For mine the thousand tongues of Immortality.

January 1892

Yo soy

¡Soy! Las eras sobre las eras ruedan:

Y lo que soy, lo fui, y lo seré:

por lento crecimiento llenando un Destino superior,

Y Ensanchándome, siempre, hacia la Meta cada vez más amplia.

Soy la Piedra que durmió; en lo más profundo de mí

Ese viejo, viejo sueño ha dejado su rastro centenario;

Soy la planta que soñó; ¡y mira! Todavía veo

Esa vida onírica morando en el Rostro Humano.

Dormí, soñé, desperté: ¡soy Hombre!

La choza crece Palacios; las profundidades engendran luz;

¡Todavía en! Pasan los formularios; ¡pero la Forma produce un

¡poder más real!

El cantor, muriendo donde comenzó su canción,

En mí todavía vive; y una vez más

abrirá los labios de mayores canciones para ser;

Para mí las mil lenguas de la Inmortalidad.

Philadelphie, Navidad de 1891

And Thou Too

The moonlight rolls down like a river, 
The silence streams out like a sea; 
And far where the eastern winds quiver, 
My farewell goes floating to thee.

Like night, when the sunset is fading 
And starbeams troop up in the skies, 
Through a cold, dark and lonely forever 
Gleams the light of the poet eyes.

And sometimes when I am weary, 
When the path is thorny and Wild, 
I’ll look back to the Eyes in the twilight, 
Back to the eyes that smiled.

And pray that a wreath like a rainbow 
May slip from the beautiful past, 
And Crown me again with the sweet, strong love 
And keep me, and hold me fast.

For the way is not strown with petal soft, 
It is covered with hearts that weep, 
And the wounds I tread touch a deeper source 
Than you think it mine to keep.

Down the years I shall move without you, 
Yet ever must feel the blow 
That caused me a deeper pain to give 
Than you will ever know.

For the tears that dropped on my hands that night 
‘Neath the mystical shining moon, 
Were a sacred dew, consecrated there, 
On the rose-altered heart of June.

And the heart that beat against mine like a bird 
That is fluttering, wounded sore, 
With it’s nest all broken, deserted, torn, 
Will beat there forevermore.

But the world moves on, and the piteous Earth 
Still groans in the monster pain; 
And the star that leads me points onward yet, 
Though the red drops fall like rain!

Ah, not to a blaze of light I go, 
Nor shouts of a triumph train; 
I go down to kiss the dregs of woe, 
And drink up the Cup of Pain.

And whether a scaffold or crucifix waits 
‘Neath the light of my silver star, 
I know and I care not: I only know 
I shall pause not though it be far.

Though a crucified life or an agonized death, 
Though long, or quick and sharp, 
I am firmly wrought in the endless thread 
Of Destiny’s woof and warp.

And I do not shrink, though a wave of pain 
Sobs over me now and then, 
As I think of those “saddest of all sad words,” 
The pitiful “might have been.”

“It might have been” — it is not to be; 
And the tones of your “swan’s farewell” 
Ring sadly, solemnly deep to me 
Like the voice of a sobbing bell.

Ay, gather your petals and take them back 
To the dead heart under the dew; 
And crown it again with the red love bloom, 
For the dead are always true.

But go not “back to the sediment” 
In the slime of the moaning sea, 
For a better world belongs to you, 
And a better friend to me. 

— St. Johns, Michigan, 1888

At the Grave in Waldheim

Quiet they lie in their shrouds of rest, 
Their lids kissed close ‘neath the lips of peace; 
Over each pulseless and painless breast 
The hands lie folded and softly pressed, 
As a dead dove presses a broken nest; 
Ah, broken hearts were the price of these!

The lips of their anguish are cold and still, 
For them are the clouds and the gloms al past; 
No longer the woe of the world can thrill 
The chords of those tender hearts, or fill 
The silent dead- house! The “people’s will” 
Has snapped asunder the strings at last.

“The people’s will!” Ah, in years to come, 
Dearly ye’ll weep that ye did not save! 
Do you not hear now the muffled drum, 
The trampling feet and the ceaseless hum, 
Of the million marchers — trembling, dumb, 
In their tread to a yawning, giant grave? 

And yet, ah! yet there’s a rift of white! 
‘Tis breaking over the martyrs’ shrine! 
Halt there, ye dommed ones — it scates the night, 
As lightning darts from its scabbard bright 
And sweeps the face of the sky with light! 
“No more shall be spilled out the blood-red wine!”

These are the words it has written there, 
Keen as the lance of the northern mourn; 
The sword of Justice gleams in its glare, 
And the arm of Justice, upraised and bare, 
Is true to strike, aye, ‘tis strong to dare; 
It will fall where the curse of our land is born.

No more shall the necks of the nations be crused, 
No more to dark Tyranny’s throne bend the knee; 
No more in abjection to ground to the dust! 
By the brave heart-beats stilled, by the brave voices hushed, 
We swear that humanity yet shall be free!

— Pittsburg, 1889

Life or Death

A Soul, half through the Gate, said unto Life: 
“What dos thou offer me?” And Life replied: 
“Sorrow, unceasing struggle, disappointment; 
after these 
Darkness and silence.” The Soul said unto Death: 
“What dos thou offer me?” And Death replied: 
“In the beginning what Life gives at last.” 
Turning to Life: “And if I live and struggle?” 
“Others shall live and struggle after thee 
Counting it easier where thou hast passed.” 
“And by their struggles?” “Easier place shall be 
For others, still to rise to keener pain 
Of conquering Agony!” “and what have I 
To do with all these others? Who are they?” 
“Yourself!” “And all who went before?” “Yourself.” 
“The darkness and the silence, too, have end?” 
“They end in light and sound; peace ends in pain, 
Death ends in Me, and thou must glide from 
Self 
To Self, as light to shade and shade to light again. 
Choose!” The Soul, sighing, answered: “I will live.”

Philadelphia, May 1892

Vida o muerte

Un Alma, en el umbral de la Puerta, le dijo a la Vida:
“¿Qué me ofreces?” Y la Vida le contestó:
“Dolor, lucha incesante, desilusión;
después de ello,
Oscuridad y silencio.” El Alma le dijo a la Muerte:
“¿Qué me ofreces tú?” Y la Muerte contestó:
“Al principio, lo que la Vida ofrece al final.”
Volviéndose a la Vida: “¿Y si vivo y lucho?”
“Otras habrán de vivir y luchar después de ti
Teniéndolo más fácil donde ya hayas pasado tú”
“¿Y sobre sus luchas?” “Un lugar más sencillo ha de ser
para otras, que aún queden por rebelarse ante el fúnebre dolor
¡De conquistar la Agonía!” “¿y qué he de hacer yo
con todas esas otras? ¿Quiénes son?”
“¡Tú misma!” «¿Y quiénes fueron antes?” “Tú misma.”
“¿La oscuridad y el silencio, también, tienen fin?”
“Terminan en luz y sonido; la paz termina en sufrimiento,
la Muerte termina en Mí, y tú debes deslizarte del
Ser
al Ser, como la luz a la sombra y como la sombra a la luz de nuevo.
¡Elige!” El Alma, suspirando, contestó: “Viviré.”

Filadelfia, Mayo de 1892

The Hurricane

“We are the birds of the coming storm.” — August Spies

The tide is out, the wind blows off the shore; 
Bare burn the white sands in the scorching sun; 
The sea complains, but its great voice is low.

Bitter thy woes, O People, 
And the burden 
Hardly to be borne! 
Wearily grows, O People, 
All the aching 
Of thy pierced heart, bruised and torn! 
But yet thy time is not, 
And low thy moaning. 
Desert thy sands! 
Not yeat is thy breath hot, Vengefully blowing; 
It wafts o’er lifted hands.

The tide has turned; the vane veers slowly round; 
Slow clouds are sweeping o’er the blinding light; 
White crests curl on the sea — its voice grows deep.

Angry thy heart, O People! 
And its bleeding 
Fire-tipped with rising hate! 
Thy clasped hands part, O People, 
For thy praying Warmed not the desolate! 
God did not hear thy moan: 
Now it is swelling 
To a great drowning cry; 
A dark wind-cloud, a groan, Now backward veering 
From that deaf sky!

The tide flows in, the wind roars from the depths, 
The whirled-White sand heaps with the foam-white waves; 
Thundering the sea rolls o’er its shell-crunched wall!

Strong is thy rage, O People, 
In its fury 
Hurling thy tyrants down! 
Thow metest wage, O People. 
Very swiftly, 
Now that thy hate is grown: 
Thy time at last is come; 
Thou heapest anguish, 
Where thou thyself wert bare! 
No longer to thy dumb. 
God clasped and kneeling. 
Thou answerest thine own prayer.

— Sea Isle City, New Jersey, August 1889

El huracán

“Somos las aves de la tormenta que se avecina” 

August Spies

La marea está baja, el viento sopla frente a la costa;

Desnuda se quema la blanca arena en el ardiente sol;

El mar se lamenta, pero es genial su baja voz.

Amargos tus problemas, oh pueblo,

Y la carga

¡Difícil de ser cargada!

Con cansancio crece, oh pueblo,

todo el dolor

¡De tu perforado corazón, herido y roto!

Pero aun no es tu tiempo,

y bajo tu gemido,

¡desierto tus arenas!

Aun tu aliento no es cálido;

Flota sobre manos levantadas.

La marea ha vuelto;  la veleta se desvía lentamente todo el año;

Lentas nubes se están barriendo sobre la cegadora luz;

Blancas crestas se rizan sobre el mar – su voz crece profunda.

Furioso tu corazón, ¡Oh gente!

Y está sangrando

¡Fuego-inclinado con creciente odio!

Porción de tus entrelazadas manos, oh pueblo,

para el rezo

¡no se calentó la desconsolada!

Dios no escuchó tu lamento:

Ahora se está hinchando

a un gran ahogado llanto;

Una oscura nube de viento, un gemido,

ahora virando hacia atrás

¡Desde ese sordo cielo!

La marea fluye,  el viento ruge desde lo profundo;

Las pilas de arremolinada arena blanca con las olas de blanca espuma;

Tronando el mar pasa por encima de su pared de concha crujiente.

Fuerte es tu rabia, ¡Oh pueblo!

En su furia

!Lanzando abajo tus tiranos!

Tu poderosa ola, oh pueblo.

Rápidamente,

ahora ese tu odio está creciendo:

al fin tu tiempo ha llegado;

Tu acumulada angustia,

¡donde te desnudas!

No estarás más sin voz.

Dios sujetado y de rodillas.

Tú respondes tu propia plegaria.

The Toast of Despair

We have cried — and the gods are silent; 
We hve trusted — and been betrayed; 
We have loved — and the fruit was ashes; 
We have given — the gift was weighed.

We know that the heavens are empty, 
That friendship and lvoe are names; 
That truth is an ashen cinder, 
The end of life’s burnt-out flames.

Vainly and long we have waited, 
Through the night of the human roar, 
For a single song on the harp of Hope, 
Or a ray from a day-lit shore.

Songs aye come floating, marvelous sweet, 
And bow-dyed flashes gleam; 
But the sweets are Lies, and the weary feet 
Run after a marsh-light beam.

In the hour of our need the song departs, 
And the sea-moans of sorrow swell; 
The siren mocks with a gurgling laugh 
That is drowned in the deep death-knell.

The light we chased with our stumbling feet 
As the goals of happier years, 
Swings high and low and vanishes —  
The bow-dyes were of our tears.

God is a lie, and Faith is a lie, 
And a tenfold lie is Love; 
Life is a problem without a why, 
And never a thing to prove.

it adds, and subtracts, and multiplies, 
And divides without aim or end; 
Its answers all false, though false-named true —  
Wife, husband, lover, friend.

We know it now, and we care no more; 
What matters life or death? 
We tiny insects emerge from earth, 
Suffer, and yield our breath.

Like ants we crawl on our brief snd-hill, 
Dreaming of “mighty things” —  
Lo, they crunch, like shells in the ocean’s werath, 
In the rush of Time’s awful wings.

The sun smiles gold, and the plants white, 
And a billion stars smile, still; 
Yet, fierce as we, each wheels toward eath, 
And cannot stay his will.

The build, ye fools, your mighty things, 
That time shall set at naught; 
Grow warm with the song the sweet Lie sings, 
And the false bow your tears have wrought.

For us, a truce to Gods, loves, and hopes, 
And a pledge to fire and wave; 
A swifter whirl to the dance of death, 
And a loud huzza for the Grave!

Philadelphis, 1892

Brindis de la desesperanza 

Hemos llorado– y los dioses callan;

Hemos confiado– y sido traicionados;

Hemos amado– y el fruto fue cenizas;

Hemos dado– y el regalo fue medido.

.

Sabemos que los cielos están vacíos,

que la amistad y el amor son nombres;

que la verdad es una escoria ceniza,

las llamas quemadas del fin de la vida.

.

Largo y en vano hemos esperado,

tras la noche de la crepitación humana,

por una sola canción en el arpa de la Esperanza,

o un rayo de amanecer en la costa.

.

Sí, vienen canciones flotando, dulce maravilla,

y centellas teñidas cual flechas destellan;

pero lo dulce es mentira, y los pies cansados

corren tras un rayo de luz de pantano.

.

En la hora de nuestra necesidad la canción se va,

y el quejido del mar se hincha de pena;

La sirena se burla con su risa en gorgoteo

la cual se ahoga en el profundo tañer de la muerte.

.

La luz que perseguimos con nuestros torpes pies

como las metas de años mejores,

oscila alto y bajo y desaparece,–

de nuestras lágrimas eran las centellas teñidas.

.

Dios es mentira, y la Fe es mentira,

y diez veces más es el Amor;

la Vida es un problema sin razón,

y nunca algo que probar.

.

Suma, resta, y multiplica,

y divide sin propósito o fin;

Todas sus respuestas falsas, aun falsamente verdad,

–esposa, esposo, amante, amigo.

.

Lo sabemos ahora, y ya no nos importa;

¿Qué importa la vida o la muerte?

Pequeños insectos, emergemos de la tierra,

 sufrido y ofrecido es nuestro aliento.

.

Como hormigas nos arrastramos en nuestra breve arena,

soñando “cosas grandiosas”,–

He aquí, crujen, como conchas en un océano de ira,

en la prisa de las terribles alas del Tiempo.

.

El sol sonríe dorado, y las plantas blanco,

y un billón de estrellas sonríen, todavía;

Aún, feroces cual nosotros, cada uno gira hacia la tierra,

y no puede detener su voluntad.

.

Construid, necios, vuestras cosas grandiosas,

 El tiempo las dejará en nada;

 Crece abrigado con la canción que canta la dulce Mentira,

 y el falso arco que tus lágrimas han forjado.

.

Para nosotros, una tregua a los Dioses, amores, y esperanzas,

y una plegaria para el fuego y la ola;

Una rápida vuelta en el baile de la muerte,

y un fuerte hurra para la tumba!

The Suicide’s Defense

(Of all the stupidities wherewith the law-making power has oignaled its own incapacity for dealing with the disorders of society, none appears so utterly stupid as the law which punishes an attempted suicide. To the question “What have you to say in your defense?” I conceive the poor wretch might reply as follows.)

To say in my defense? Defense of what? 
Defense to whom? And why defense at all? 
Have I wronged any? Let that one accuse! 
Some priest there mutters I “have outraged God”! 
Let God then try me, and let none dare judge 
Himself as fit to put Heaven’s ermine on! 
Again I say, let the wronged one accuse. 
Aye, silence! There is none to answer me. 
And whom could I, a homeless, friendless tramp, 
To whom all doors are shut, all hearts are locked, 
All hands withheld — whom could I wrong, indeed 
By taking that which benefited none 
And menaced all? 
Aye, since ye will it so, 
Know then your risk. But mark, ‘tis not defense, 
‘Tis accusation thah I hurl at you. 
See to’t that ye prepare your own defense. 
My life, I say, Is an eternal thleat 
To you and yours; and therefore it were well 
To have foreborne your unasked services. 
And why? Because I hate you! Every drop 
of blood thah circles in your plethoric veins 
Was wrung from out the gaunt and sapless trunks 
Of men like me. who in your cursed mills 
Were crushed like grapes within the wine-press 
ground. 
To us ye leave the empty skin of life; 
The heart of it, the sweet of it, ye pour 
To fete your dogs and mistresses withal! 
Your mistresses! Our daughters! Bought, for bread, 
To grace the flesh that once was father’s arms!

Yes, I accuse you that ye murdered me! 
Ye killed the Man — and this that speaks to you 
Is but the beast that ye have made of me! 
What! Is it life to creep and crawl an beg, 
And slink for shelter where rats congregate? 
And for one’s ideal dream of a fat meal? 
Is it, then, life, to group like pigs in sties, 
And bury decency in common filth, 
Because, forsooth, your income must be made, 
Though human flesh rot in your plague-rid dens? 
Is it, then, life, to wait another’s nod, 
For leave to turn yourself to gold for him? 
Would it be life to you? And was I less 
Than you? Vas I not born with hopes and dreams 
Ane pains and passions even as were you?

But these ye have denied. Ye seized the earth, 
Though it was none of yours, and said: “Hereon 
Shall none rest, walk or work, till first to me 
Ye render tribute!” Every art of man, 
Born to make light of the burdens of the world, 
Ye also seized, and made a tenfold curse 
To crush the man beneath the thinb he made. 
Houses, machines, and lands — all, all are yours; 
And us you do not need. When we ask work 
Ye sdake your heads. Homes? — Ye .vict us. Bread? —

“Here, officer, this fellow’s begging. Jail’s 
the place for him!” After the stripes, what next? 
Poison! — I took it! — Now you say ‘twas sin 
To take this life which troubled you so much. 
Sin to escape insult, starvation, brands 
Of felony, inflicted for the crime 
Of asking food! Ye hypocrites! Within 
Your secret hearts the sin is that I failed! 
Because I failed ye judge me to the stripes. 
And the hard toil denied when I was free. 
So be it. But beware! — a Prison cell,s 
An evil bed to grow morality! 
Black swamps breed black miasms; sickly soils 
Yield poison fruit; snakes warmed to life will sting. 
This time I was content to go alone; 
Perchance the next I shall not be so kind.

Philadelphia, September 1894

La Defensa Del Suicidio

(De todas las estupideces con las que el poder legislativo ha señalado su propia incapacidad para hacer frente a los desórdenes de la sociedad, ninguna parece tan absolutamente estúpida como la ley que castiga un intento de suicidio. A la pregunta “¿Qué tienes que decir en tu defensa?”. Concibo que el pobre desgraciado podría responder de la siguiente manera.)

¿Para decir en mi defensa? ¿Defensa de qué?

¿Defensa a quién? ¿Y por qué la defensa en absoluto?

¿He hecho mal a alguno? ¡Que ese acuse!

¡Algún sacerdote allí murmura “he ultrajado a Dios”!

Que Dios me pruebe, y que nadie se atreva a juzgar

¡Él mismo como apto para ponerse el armiño del cielo!

Nuevamente digo, que el agraviado acuse.

¡Sí, silencio! No hay nadie que me responda.

¿Y a quién podría yo, un vagabundo sin hogar y sin amigos,

para quien todas las puertas están cerradas, todos los corazones están cerrados,

todas las manos retenidas, ¿a quién podría equivocar, de hecho,

al tomar lo que no benefició a nadie

y amenazó a todos?

Sí, ya que así lo queréis,

conozca entonces su riesgo. Pero nota, no es defensa,

es la acusación que te lanzo.

Ocúpate de preparar tu propia defensa.

Mi vida, digo, es una eterna amenaza

a ti y a los tuyos; y por lo tanto estaba bien

haber anticipado sus servicios no solicitados.

¿Y por qué? ¡Porque te odio! Cada gota

de sangre que circula en tus venas pletóricas

fue arrancado de los troncos demacrados y sin savia

de hombres como yo, que en tus malditos molinos

fueron aplastados como uvas en el suelo del lagar.

A nosotros nos dejáis la piel vacía de la vida;

El corazón de la misma, la dulzura de la misma, se vierte

¡para festejar a tus perros y amantes!

¡Tus amantes! ¡Nuestras hijas! Comprado, por pan,

¡para honrar la carne que una vez fueron los brazos de mi padre!

¡Sí, te acuso de que me asesinaste!

Vosotros matasteis al Hombre, y esto que os habla

¡No es más que la bestia que habéis hecho de mí!

¡Qué! ¿Es la vida arrastrarse y gatear y mendigar,

y escabullirse en busca de refugio donde se congregan las ratas?

¿Y para el sueño ideal de una comida rica?

¿Es, pues, la vida, agruparse como cerdos en las pocilgas,

y enterrar la decencia en la inmundicia común,

porque, en verdad, su ingreso debe hacerse,

aunque la carne humana se pudra en tus guaridas plagadas de plagas?

¿Es, entonces, la vida, esperar el asentimiento de otro,

para dejar de convertirte en oro para él?

¿Sería vida para ti? y yo ¿ era menos

que tú? ¿No nací con esperanzas y sueños

y dolores y pasiones igual que tú?

Pero estas las habéis negado. Te apoderaste de la tierra,

aunque no era tuyo, y dijo: “Aquí

nadie descansará, caminará o trabajará, hasta que primero a mí

¡Vosotros rendís tributo!” Cada arte del hombre,

nacido para aligerar las cargas del mundo.

Vosotros también os apoderasteis, e hicisteis una maldición multiplicada por diez

para aplastar al hombre debajo de la cosa que hizo.

casas, máquinas y tierras, todo, todo es tuyo;

Y de nosotros no necesitas. Cuando pedimos trabajo

sacudis la cabeza. ¿Casas? Nos desalojáis. ¿Pan de molde? –

“Aquí, oficial, este tipo está mendigando. La cárcel

¡El lugar para él!” Después de las rayas, ¿qué sigue? —

¡Veneno! ¡Lo tomé! Ahora dices que fue pecado

para tomar esta vida que tanto te preocupaba.

Pecado para escapar del insulto, del hambre, de las marcas

de delito grave, infligido por el delito

¡de pedir comida! ¡Hipócritas! Dentro de

¡tus corazones secretos el pecado es que fallé!

Porque os fallé, juzgadme hasta los azotes,

y el duro trabajo negado cuando era libre.

Que así sea. ¡Pero cuidado! —La celda de una prisión

¡una cama malvada para hacer crecer la moralidad!

Los pantanos negros engendran miasmas negros; suelos enfermizos

producen fruta venenosa; las serpientes calentadas a la vida pican.

Esta vez me contenté con ir solo;

Quizá la próxima vez no sea tan amable.

Filadelfia, septiembre de 1894

Mary Wollstone Craft

The dust of a hundred years 
Is on thy breast, 
And thy day and thy night of tears 
Are centurine rest. 
Thou to whom joy was dumb, 
Life a broken rhyme, 
Lo, thy smiling time is come, 
And our weeping time. 
Thou who hadst sponge and myrrh 
And a bitter cross, 
Smile, for the day is here 
That we know our loss; —  
Loss of thine undone deed, 
Thy unfinished song, 
Th’ unspoken word for our need, 
Th’ unrighted wrong; 
Smile, for we weep, we weep, 
For the unsoothed pain, 
The unbound wound burned deep, 
That we might gain. 
Mother of sorrowful eyes 
In the dead old days, 
Mother of many sighs, 
Of pain-shod ways; 
Mother of resolute feet 
Through all the thorns, 
Mother soul-strong, soul-sweet, —  
Lo, after storms 
Have broken and beat thy dust 
For a hundred years, 
Thy memory is made just, 
And the just man hears.

Thy children kneel and repeat: 
“Though dust be dust, 
Though sod and coffin and sheet 
And moth and rust 
Have folded and molded and pressed, 
Yet they cannot kill; 
In the heart of the world at rest 
She liveth still.”

Philadelphia, 27th April 1893

Germinal

(The last word of Angiolillo)

Germinal! — The Field of Mars is plowing, 
And hard the steel that cuts, and hot the breath 
Of the great Oxen, straining flanks and bowing 
Beneath his goad, who guides the share of Death.

Germinal! — The Dragon’s teeth are sowing, 
And stern and white the sower flings the seed 
He shall not gather, though full swift the growing; 
Straight down Death’s furrow treads, and does not 
heed.

Germinal! — The Helmet Heads are springing 
Far up the Field of Mars in gleaming files; 
With wild war notes the bursting earth is ringing.

Within his grave the sower sleeps, and smiles.

London, October 1897

Emile Zola’s novel Germinal (1885) was an important influence on anarchists in the nineteenth century. Michele Angiolillo was a young Italian anarchist who, as a protest against the Spanish government’s practice of torturing its political opponents’ shot and killed Spain’s Prime Minister in August 1897.

Germinal

(La última palabra de Angiolillo)

.

¡Germinal! –El Campo de Marte está arado,

y duro el acero que corta, y caliente el aliento

de los grandes Bueyes, estirando los flancos e inclinándose

bajo su aguijón, que guía la parte de la Muerte.

¡Germinal! –Los dientes del Dragón están sembrando,

y severo y blanco el sembrador arroja la semilla

que no recogerá, aunque sea muy rápido el crecimiento;

Directamente por los surcos de la Muerte pisa, y no

presta atención.

¡Germinal! – Las Cabezas de los Cascos están surgiendo

lejos del Campo de Marte en filas relucientes;

Con salvajes notas de guerra suena la tierra que estalla.

Dentro de su tumba duerme el sembrador, y sonríe.

Londres, Octubre de 1897

La novela Germinal (1885) de Emile Zola fue una influencia importante para los anarquistas del siglo XIX. Michele Angiolillo era un joven anarquista italiano que, como protesta contra la práctica del gobierno español de torturar a sus opositores políticos, disparó y mató al presidente del Gobierno español en agosto de 1897.

Written — in — Red

To Our Living Dead 
in Mexico’s Struggle

Written in red their protest stands, 
For the gods of the World to see; 
On the dooming wall their bodiless hands 
have blazoned “Upharsin,” and flaring brands 
Illumine the message: “Seize the lands! 
Open the prisons and make men free!” 
Flame out the living words of the dead 
Written — in — red.

gods of the World! Their mouths are dumb! 
Your guns have spoken and they are dust. 
But the shrouded Living, whose hearts were numb, 
have felt the beat of a wakening drum 
Within them sounding-the Dead men’s tongue —  
Calling: “Smite off the ancient rust!” 
Have beheld “Resurrexit,” the word of the Dead, 
Written — in — red.

Bear it aloft, O roaring, flame! 
Skyward aloft, where all may see. 
Slaves of the World! Our caose is the same; 
One is the immemorial shame; 
One is the struggle, and in One name —  
Manhood — we battle to set men free. 
“Uncurse us the Land!” burn the words of the 
Dead, 
Written — in — red.

Voltairine de Cleyre’s last poem

Escrito en rojo

A nuestros muertos vivientes en la lucha de México

Escrito en rojo su protesta se destaca,

Para que los dioses del Mundo lo vean;

En el muro condenatorio, sus manos sin cuerpo

han blasonado “Upharsin”, y las antorchas encendidas iluminan

el mensaje: “¡Toma las tierras!

¡Abrid las prisiones y liberad a los hombres!”

Enciende las palabras vivas de los muertos

escritas en rojo.

¡Dioses del mundo! ¡Sus bocas son mudas!

Tus armas han hablado y son polvo.

Pero los Vivos amortajados, cuyos corazones estaban entumecidos,

sintieron el latido de un tambor que despertaba

Dentro de ellos sonando -la lengua de los Muertos-

Llamando: “¡Eliminen el antiguo óxido!”

He contemplado “Resurrexit”, la palabra de los Muertos,

Escrita en rojo.

¡Llevadlo en alto, oh llama rugiente!

Hacia el cielo en lo alto, donde todos puedan ver.

¡Esclavos del mundo! Nuestro caos es el mismo;

Uno es la vergüenza inmemorial;

Una es la lucha, y en Un nombre

– Hombría – luchamos para liberar a los hombres.

“¡Deshágannos de la Tierra!” quema las palabras de los

Muertos,

Escritas- en- rojo.

Último poema de Voltairine de Cleyre

Voltairine de Cleyre (Leslie, Michigan, EE.UU., 17 de noviembre de 1866-Chicago, Illinois; 20 de junio de 1912). Poeta, escritora, ensayista y periodista anarquista, activista por los derechos de las mujeres. Según Emma Goldman :“la anarquista más brillante y talentosa que haya producido América”.

Era la mayor de dos hermanas nacidas de Harriet Elizabeth Billings, estadounidense, y un inmigrante francés llamado Hector de Claire.

Sus tendencias revolucionarias fueron transmitidas por su familia, habiendo estado tanto su abuelo como su padre imbuidos con las ideas de la Revolución de 1848. Pero mientras que su abuelo se mantuvo fiel a las primeras influencias, incluso colaborando hasta sus últimos días con la red ferroviaria subterránea para esclavos fugitivos, su padre, August de Cleyre, que en sus inicios había sido librepensador y comunista, volvió en la última etapa de su vida al regazo de la Iglesia católica y se convirtió en un apasionado devoto, tan apasionado como lo había sido de joven en el lado contrario. Tal había sido su celo librepensador que cuando nació su hija la llamó Voltairine, en honor al reverenciado Voltaire. Al retractarse, sin embargo, se obsesionó con la idea de que su hija debía hacerse monja.

La relación de la pareja no era buena y acabaron separándose, llevándose Héctor a su hija Voltairine a Port Huron. Voltairine aborrecía Port Huron, que en comparación con los lugares donde había residido hasta el momento, era un lugar bullicioso y deshumanizado.

A la edad de doce años se graduó en la escuela de gramática, y muy probablemente habría desbordado a la mayoría de mujeres de su tiempo, en conocimientos y aprendizaje, de no haber sido internada por su padre en un colegio, con la rotunda desaprobación de su madre. Fué en el Convento de Nuestra Señora del lago Hurón, en Sarnia, Ontario (Canadá), donde vivió cuatro años de calvario que quedaron reflejados posteriormente en su ensayo “La forja de un anarquista“. 

A los 17 años se graduó con honores y dejó el internado convertida en una atea convencida. Según palabras de la misma Voltairine :  «Al fin conseguí salir, y era una librepensadora cuando abandoné la institución, pese a que nunca había visto un libro o escuchado una palabra que tendiera una mano a mi soledad».

Se traslada a vivir con su madre y empezó a escribir en una revista semanal librepensadora llamada “The Progressive Age”. Enseguida se unió al equipo editorial, y tan pronto como sus ingresos fueron suficientes como para sostenerse, dejo la casa materna y se fue a vivir al oeste de Michigan. Sus artículos en “The Progressive Age” le llevaron a dar conferencias y en pocos meses, recorría el oeste de Michigan enseñando sobre Thomas Paine y ateísmo, entre otros asuntos. Su biógrafo, Paul Avrich, señala que “siendo una antigua alumna en un convento, era una oradora especialmente eficaz, ya que podía hablar por experiencia propia, igual que los esclavos fugitivos que realizaban las reuniones abolicionistas antes de la Guerra de Secesión”.

Durante unas jornadas de conmemoración de Thomas Paine, en una ciudad de Pennsylvania, Voltairine escuchó una ponencia de Clarence Darrow sobre socialismo. La ponencia de Darrow fue un atisbo deslumbrante de luz para Voltairine, quien escribió : «Corrí hacia ello como corre hacia la luz quien ha estado vagando en la oscuridad. Ahora me sonrío de la rapidez con que adopté la etiqueta “socialista”, y lo igual de rápido que la dejé de lado».

La dejó de lado porque se dio cuenta de lo poco que sabía del trasfondo histórico y económico del socialismo. La integridad de su intelecto la llevó a suspender sus ponencias sobre la materia y empezar a profundizar en los misterios de la sociología y la economía política. El amor a la libertad inherente en Voltairine no pudo hacer las paces con las nociones preñadas de Estado del socialismo. Descubrió, escribía ella en aquel momento, que «la libertad no es hija, sino madre del orden».

Durante muchos años creyó haber encontrado la respuesta a su búsqueda de la libertad en la escuela anarquista individualista representada por la revista Liberty de Benjamin R. Tucker, y en las obras de Proudhon, Herbert Spencer y otros teóricos sociales. Pero más tarde se desprendió de todas las etiquetas y se definió simplemente como anarquista, pues sentía que «sólo la libertad y la experimentación pueden determinar el mejor modelo económico para la sociedad».

Hay un hecho que marcó definitivamente el giro de Voltairine hacia el anarquismo, los trágicos sucesos de Chicago, del 11 de noviembre de 1887. Ocho hombres fueron juzgados, acusados del bombardeo de Haymarket en 1886, si bien no fueron los responsables. Aún así, se les consideró culpables, siendo el veredicto el producto de testimonios perjuros, un jurado presionado, un juez parcial y la histeria pública. Los detenidos que llegaron a ser juzgados fueron Albert Parsons, Oscar Neebe, August Spies, Adolf Fischer, Louis Lingg, Michael Schwab, Samuel Fielden y George Engel. Excepto Fielden, Neebe y Schwab, con penas de presidio, el resto fueron condenados a morir ahorcados, acto que se produjo el 11 de noviembre de 1887 -Louis Lingg se suicidó unas horas antes en su propia celda, tras encender un pequeño explosivo (quizá en un cigarrillo) que, por otro lado, le destrozó la cara y le hizo agonizar durante unas cuantas horas.- Todo esto se produjo tras un juicio de pandereta en el cual se juzgaban a unas ideas más que a unos posibles autores materiales de lo acontecido en la plaza Haymarket el 4 de mayo de 1886. Ver : Los mártires de Chicago.

Finalmente, en 1893, después de siete años tras las rejas, se otorgó oficialmente un indulto a los tres anarquistas de Haymarket restantes por parte del gobernador de Illinois, John Peter Altgeld, que acabó con su propia carrera política al hacerlo. 

Como la mayoría de gente en América, Voltairine, envenenada por la perversión de los hechos en la prensa de la época, se unió por primera vez al grito, «¡Que los cuelguen!». Pero pronto vino a lamentar sus prisas. En su primera alocución, con ocasión del aniversario del 11 de noviembre de 1887, Voltairine, siempre escrupulosamente honesta consigo misma, declaró públicamente cuán hondamente se arrepentía de haberse unido al grito de «¡Que los cuelguen!»

«No habré jamás de perdonarme por esa frase ignorante, exaltada y sedienta de sangre», dijo, «aunque sé que los hombres que murieron me habrían perdonado. Pero mi propia voz, tal y como sonó aquella noche, sonará en mis oídos hasta el día en que me muera —vergüenza y un amargo reproche—».

De la muerte heroica en Chicago emergió una vida heroica, una vida consagrada a las ideas por las que se dio muerte a aquellos hombres. Desde aquel día hasta el final, Voltairine de Cleyre puso su poderosa pluma y su enorme maestría oratoria al servicio del ideal que se había convertido para ella en la única raison d’être de su vida.

 En 1890 conoció a Emma Goldman, que llegó a decir de su persona: “La mujer anarquista más dotada y brillante que América alguna vez produjo”. 

Algunos de sus ensayos son realmente clásicos olvidados. En su ensayo “In Defense of Emma Goldman and the Right of Expropriation”, – En defensa de Emma Goldman y del derecho de expropiación, de 1894-, se identifica ya con el anarcoindividualismo de la tradición norteamericana: “Miss Goldman es comunista y yo soy individualista. Ella desea abolir el derecho a la propiedad mientras que yo deseo mantenerlo“.

Su ensayo “Anarchism and American Traditions”, apareció originalmente en 1908 y 1909 en las páginas de Mother Earth, la revista anarquista de Emma Golman. En el aborda asuntos tales como las formas en que está implícito el anarquismo en los escritos de los Fundadores de Estados Unidos, lo absurdo de la educación pública como piedra angular de una sociedad libre, o el problema de la extendida indiferencia por la libertad. 

Su ensayo Sex Slavery – La esclavitud sexual- , publicado póstumamente en 1914, constituye una condena a las ideas de belleza establecidos que hacían deformar los cuerpos de las mujeres. Luchó contra las prácticas educativas sexistas y también contra la violencia doméstica. El ensayo se refiere sobre todo a las leyes sobre el matrimonio que según Voltairine “permiten a los hombres violar a sus esposas sin consecuencias”; ella consideró al matrimonio como “la aprobación de todo tipo de bestialidades”.

Su naturaleza era la de una asceta. Emma Goldman escribió “su acercamiento a la vida y a los ideales era la de los santos del viejo testamento que castigaban sus cuerpos y torturaban su alma por la gloria de dios”. Pero ella no tenía nada de religiosa. Con el pasar de los años, evolucionó del anarquismo no violento, que defendía la acción directa, cercano al sindicalismo revolucionario de la International Workers of the World, a la defensa de la violencia cuando “en determinados momentos históricos, los actos de violencia eran el único medio de oposición a la explotación y a la tiranía”. 

De Cleyre confiaba en la clase obrera americana. “ella siempre se esforzó por dirigirse a la clase obrera y criticó a los anarquistas que, como Emma Goldman, se dirigían a los intelectuales y a las clases burguesas“. ( Georgakas).

“Me resulta absolutamente horrible“ -escribía- “encontrar que el anarquismo se ha convertido en un capricho para los intelectuales”. 

En la revista Mother Earth de Goldman declaraba: “camaradas, hemos caminado en una dirección … Nuestra tarea debe estar siempre entre los pobres, los abandonados, los hombres y las mujeres que realizan el duro y brutal trabajo del mundo”. 

La mayoría de sus conferencias se realizaron en el este y el medio-oeste de los Estados Unidos, pero también viajó a Inglaterra, Escocia y Noruega. Viajó en dos ocasiones a Europa de gira propagandística y en Inglaterra hizo contacto con los círculos de exiliados rusos, españoles y franceses. Hizo amistad con destacados militantes, como Kropotkin, Louise Michel, Sébastien Faure, Jean Grave, etc.. y en Londres conoció a muchos de los anarquistas españoles, procedentes del castillo de Montjüich. Max Nettlau que conoció a Voltairine en Londres, opinaba que ella era “la perla de la literatura anarquista”. Apoyó la revolución mexicana y especialmente el pensamiento y la acción de Ricardo Flores Magón, dando conferencias y recaudando fondos para los libertarios mexicanos.

 Entre 1889 y 1910 vivió en Philadelphia, entre las comunidades de inmigrantes judíos pobres, que se convertirían posteriormente en el principal distrito electoral anarquista de U.S.A. Daba clases de inglés y música y también aprendió a hablar y a escribir el Yiddish. 

En 1892 fue una de las fundadoras de la Ladies Liberal League (Liga Liberal de Damas), una organización de librepensadores que trataba temas feministas (sexualidad, aborto, sexismo, etc.), y temas sociales (criminalidad, socialismo, anarquismo, etc.), también participó en la creación del Club de Ciencia Social, grupo anarquista de discusión y de lectura, y en 1905 abrió, con otras compañeras anarquistas (Natasha Notker, Perle McLeod, Mary Hansen, etc.), la Biblioteca Revolucionaria, que prestaba obras radicales a los obreros suscritos por una módica cantidad. 

Su vida personal fue difícil. Conoció a Dyer D. Lum, coeditor en The Alarm, el periódico anarquista publicado en Chicago, con el que mantuvo una relación intelectual y emocional que fue para ella una fuerza vital durante toda su vida hasta el suicidio de Dyer D. Lum.

Voltairine también mantuvo una relación con el librepensador James B. Elliot con quien tuvo a su único hijo Harry que nació el 12 de junio de 1890. Recibió el nombre de Vermorel Elliott en honor a Auguste Vermorel (nombre que posteriormente cambió por el de Harry de Cleyre). Pero, Voltairine rechazó vivir con el padre y éste utilizó al pequeño, siendo llevado a menudo de un lado para otro. Así, despojada de la posibilidad de ver a su hijo, sin saber siquiera de su paradero, fue distanciándose poco a poco de él. Madre e hijo tuvieron muy poco contacto durante toda su vida, pero Harry bautizó a su primera hija con el nombre de su madre.

En 1902, un joven demente que había sido alumno de Voltairine la abordó mientras volvía de una clase de música y le disparó varias veces. Su vida estaba a salvo, pero las secuelas de la conmoción y de sus heridas marcaron el principio de un gran sufrimiento físico. Comenzó a padecer ruidos permanentes y desquiciantes en los oídos. Sus médicos le prescribieron un cambio de clima, y se fue a Noruega. Volvió aparentemente mejor, pero no por mucho tiempo. La enfermedad la llevó de hospital en hospital, viéndose involucrada en varias operaciones que no le trajeron alivio. Tuvo que ser en uno de aquellos momentos de desesperación que Voltairine de Cleyre contempló el suicidio. 

Entre sus cartas, un joven amigo suyo de Chicago encontró, mucho después de su muerte, una breve nota manuscrita en la que Voltairine se dirigía a nadie en particular, y que decía :

No ha quedado constancia del motivo por el que Voltairine no llevó a cabo el suicidio; quizás su espíritu de lucha a favor de otros, quizás un profundo deseo interno de vivir a pesar de todos los sufrimientos…

En 1910, Voltairine de Cleyre se trasladó de Filadelfia a Chicago, donde retomó la educación de inmigrantes; al mismo tiempo que daba conferencias, trabajaba en una historia de la llamada revuelta de Haymarket, traducía del francés la vida de Louise Michel, la sacerdotisa de la misericordia y la venganza, como había llamado W. T. Stead a la anarquista francesa, y otros trabajos de autores extranjeros relacionados con el anarquismo. Constantemente, en medio de su terrible desgracia, le sobrevenía la certeza de que la enfermedad la llevaría rápidamente a la tumba. Pero soportó el dolor estoicamente, sin permitir que sus amigos supieran de los progresos que en su constitución iba haciendo la enfermedad. La infección penetró cada vez más hondo y, finalmente, desarrolló una mastoiditis que hubiera requerido de una intervención inmediata. Quizá se hubiera recuperado de ella, si el veneno no se hubiese extendido por el cerebro. La primera operación alteró su memoria; no podía reconocer nombres, ni siquiera los de sus amigos más cercanos que la velaban. Era presumible que una segunda operación, si es que sobrevivía a ella, la habría dejado sin capacidad para hablar. Pronto la muerte hizo innecesario todo experimento científico con el martirizado cuerpo de Voltairine.

Voltairine de Cleyre murió el 6 de junio de 1912. Tenía 46 años.

En el cementerio de Waldheim, cerca de la tumba de los anarquistas de Chicago, descansa Voltairine de Cleyre.

“Ella fue como un breve cometa en el firmamento del anarquismo”

Paul Avrich (Historiador)

Actualmente Voltairine es considerada precursora del feminismo individualista. Una referencia en temas tan actuales como la objeción fiscal a los gastos militares, los modelos de feminidad y la lucha contra la esclavitud sexual. Sus obras e incluso su nombre han estado muy cerca del olvido mas absoluto, teniendo que pasar más de 50 años para que sus escritos fueran rescatados, coincidiendo precisamente con los movimientos feministas.

Enlaces de interes :

https://www.edstirner.com/biblioteca-online/obra/voltairine-de-cleyre-escrito-en-rojo/

http://marivi-hypatia.blogspot.com/2011/12/voltairine-de-cleyre-la-perla-de-la.html

https://eusal.es/eusal/catalog/download/978-84-1311-508-5/6029/7841-1?inline=1

Hola, 👋
Bienvenid@s a PoetryAlquimia.org. Un espacio donde las voces poéticas del mundo resuenan con fuerza.

Suscríbete a nuestro boletín para recibir las nuevas aportaciones poéticas.

Deja un comentario

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑

Descubre más desde Poiesis/ποίησις

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo