11 Poemas de Yolanda Bedregal

Nacimiento

Ultimo día del invierno y primero de la primavera. 
Ultimo día de la tibia tiniebla de la entraña 
para entrar en la fría luz del mundo. 

Yo estaría madura de la sombra, de la nada, 
del amor: madura de la carne en que crecía. 
Y asomo mi cabeza con un grito: 
flor de sangrante herida 
cúspide lúcida del dolor mas hondo 
jubiloso momento de tragedia! 

Mi madre habrá tenido sus ojos, lacrimosa, 
a la semilla de las cruces. 

Nadie pensaba entonces que relojes 
de cuarzo o girasol la esperarían. 

Al vórtice de esta hora, cuantos muertos 
habrá resucitado en el vagido 
que tenia la alcoba de luz verde. 

Yo habría de cumplir cuantos designios, 
tendría que repetir la mascara de algún antepasado 
quién sabe la ponzoña de su alma, o su nobleza; 
realizar sus venganzas, restañar sus fracasos. 

Venir de la resaca de unos seres lejanos 
que se amaron un día 
que se encadenaron con la vida 
ser argolla mas de esa condena. 

Saber que somos frutos de un punto de alegría 
y ese germen, ¡Dios mío! 
desde qué grietas sube, de qué simas? 

De la tibia tiniebla a la luz fría 
hendiendo vida y muerte 
la frágil levadura su eternidad mordida.

Frente a mi retrato

Enmarcada en rectángulo de sombras 
–como de una ventana en el vacío- 
mi cara adolescente me contempla.

Viene de lejos la mirada limpia 
bajo el ala extendida de las cejas 
y se arrodilla, tímida, en los labios.

Limpia mirada en la que cae el mundo 
redondo como gota de rocío.

Me miro distante en esa imagen
de flor que va cuajando primavera: 
mejillas de pelusa de durazno, 
un hoyuelo infantil como si un ángel 
hubiera hundido un dedo pequeñito.

En el vaso del cuello la promesa 
dormida de las venas que se inician, 
del diminuto pie a alas manos finas; 
palidez matinal bajo la noche, 
partida en dos, de relucientes trenzas.

Son años que está inmóvil esa imagen 
mirando en la ventana del vacío.

Mientras tanto llovieron muchas lágrimas 
– cinceles en la pulpa de la vida -.
Y ya de norte a sur, de este a oeste, 
tormenta en primavera hirió mi frente.

En la mística boca arrodillada 
desangró el beso la evidencia humana.

Mi garganta latió su pulso isócrono
en latigazos y en caricias

Mis pies danzaron y mis manos saben 
las formas de la arcilla atormentada. 

Una ausencia, una muerte y una vida,
desdibujaron el retrato antiguo.

Estoy ahora como he sido siempre,
y como nunca más habré de ser.

Estaba todo escrito en hoja blanca.
Ahora aprendo a deletrear mi adolescencia; 
y sólo podré leer mi vida toda 
cuando, como hoy me miro en el retrato, 
pueda, un día, mirarme desde el marco 
sereno, inmarcesible de la muerte.

Juan Gert

Mi sueño se hizo dulcemente cal.

La bóveda perfecta de tu cráneo

enclavada en la mariposa de mis huesos

es frágil tulipán

coronando las alas abiertas de la pelvis. 
  
  Sacas el molde al mundo

en mi cintura breve;

recogido y devoto como un rezo,

hilas con mi sangre el Universo,

hijo mío.

Creces dentro de mí

como en vaso ritual. 
  
  Por ti conozco

la humildad de ser la tierra fértil,

por ti el orgullo del vital milagro;

por ti soy urna bíblica,

por ti soy comunión y penitencia.

Por ti la muerte en su medalla acuna

perfil de piedra en querubín de niebla. 
  
  El vivo tulipán de tu cabeza

saca de nuevo el molde al Universo. 
  
  
  

Martín Chambi. Yolanda Bedregal vestida de cusqueña (Cusco, 1934). Gelatina de plata sobre papel. Archivo Yolanda Bedregal, La Paz.


Alegato inútil

Cada día tenemos más salobre la saliva.

La migaja se crispa

ante la entornada puerta del perdón.

Cada día se saltan a las uñas

los dos niños morenos de los ojos

que fueron ángeles despiertos

a celestes honduras. 
  
  ¿Con qué habrá de rematar el alegato

que está y en el tope del sollozo?

Cada hora se ha hecho voraz

como engranaje de colmillos;

los pasos se han desacostumbrado

a la caricia de la grama húmeda;

el aire avanza granizado de saetas. 
  
  Conduélete, Señor, a ti clamamos.

¡Así tu mundo tambalea!

No somos Job, oh Padre; ¡no te tornes padrastro! 
  
  ¿Acaso estás enfermo, o te pudres

con este vaho que te sube desde nos?

No te tornes padrastro, buen Dios. 
  
  Sonríe una vez sobre tu Hechura.

Regresa a tu niñez de Primer Día

cuando soplabas burbujas de color

y te brotaba de las sienes

boscaje y pleamar.

Eras entonces sin arrugas,

y era tu barba de cristal

lira entre los dedos de la luz. 
  
  Sonríe, Padre, sobre el Libro mancillado,

y todos en Tu nombre

escribiremos PAZ. 
  
  La simple trinidad de una palabra:

bandera universal para soñar;

hostia de comunión para construir;

extramaunción para vivir. 
  
  Perdona, Dios, esta mi turbia arena… 

Al hombre sin nombre la mujer eterna

Me llegaré al altar del hombre 
en ofrenda de huída y rebeldía. 

Hombre de ahora y de siempre, 
abre tu mano a recibirme 
y levántame al cielo como una hostia 
aunque soy sólo pétalo de lágrima. 

Hombre nuevo y eterno, 
escúchame. 
Sobre tu pecho roto 
llamo y clamo. 

Mi palabra golpea 
-obsesionante ala obsesionada- 
contra las sienes. 

Mi palabra del grito 
te taladra la frente, 
sangre de luz de la herida 
bautizará por un instante, 
hombre frágil, 
a la mujer eterna. 

Eterna como el sueño fugaz. 

Yo te miro sin ojos desde siempre. 
tú me llevas en ti desde que existes. 
Si antes no lo sabías, 
ahora 
ya no lo puedes olvidar. 

Yo he crecido en el mar 
sobre una ola que se alargó 
para volverse tallo. 
En ese tallo de agua limpia 
he subido a mirar a los ojos de Dios. 

Ahora me inclina un hálito a tu mano, 
y estoy en ti como la mujer muerta 
por la que todos los hombres han llorado. 

Tú también has llorado 
por tu hija, por tu madre, 
por la mujer eterna de cuya muerte vives. 

Ya no lo puedes olvidar. 

Cuando tus ojos caminen en la sombra, 
sentirás todavía por el cuerpo 
una dulzura amarga y tibia: 
beso en las palmas juntas 
y una paloma que huye de tus dedos. 

Con mi cara de piedra 
yo estoy en la otra orilla. 

Existo para ti en este momento; 
y para mí no existo 
porque soy más que eterna en cinco letras. 

En el altar de Hombre fuerte como la vida, 
hombre de hierro y hielo, 
metal, sangre y espíritu, 
cae la ofrenda íntegra 
de la mujer lejana. 

Mujer de canto y llanto 
eterna como el sueño. 

Yolanda y Gert,recién casados

Salada Savia

Padre mío, el invierno–espada de tu muerte–

sus varillas de hielo sobre mi pecho inclina.

Crujen las hojas secas en desolada sombra

al filo del minuto que te arrancó a la luz. 
  
  Ya no hablaremos nunca del verdeciente pino

aunque giren los meses hacia la primavera;

yo veré conmovida hundirse contra el cielo

la erguida copa oscura, y ya estarán tus ojos

perennemente mudos en el carbón azul. 
  
  Se esponjarán los días, descenderán las noches

hacia asoladas playas del Siempre y del Después,

mas la salada savia del amor está herida

al filo el minuto que te quitó de mí. 
  
  Contigo platicamos del trino y la gavilla,

del papel y el amigo, la reja y la parábola,

del agridulce zumo en el cristal humano.

Fraternales rondaban por tu voz de maestro

San Francisco de Asís, Don Quijote y Jesús. 
  
  Padre mío, en las horas del hogar apacible

devanamos la lana del cotidiano afán;

y siempre tu sonrisa tendía el hilo de oro

que bendecía el agua y suavizaba el pan.

Presagio de ventura, flotaban nuestros nombres

con halo de alegría si los decías tú.

Hoy me duele hasta el nombre que tú ya no pronuncias

y me pesan las manos tendidas hacia ti. 
  
  Tus ojos amparaban la senda de mi verso.

Mi infancia en tus rodillas todavía mecía

la muñeca de trapo que el tiempo sepultó.

Ahora me llueven años por cada hora que faltas. 
  
  Nuestro pino ha llorado hasta su último espino.

Aúlla la madera de su sillón vacío;

los platos en la mesa tienen sonido a roto;

las pisadas resuenas indagando algún eco. 
  
  Esta salada savia del amor se hace niebla

al filo del minuto que te llevó a la luz. 

Rebelión

Miraba yo la pampa inmensa soñando con el mar.

Miraba yo la pampa tensa, tan alta, tan serena,

tocando con el cielo su frente de cristal;

un acorde de grises y violetas su manto,

que altura en la belleza!

que altura en la belleza!

que majestad estática en el día altiplánico!

De pronto un niño llora.

Entre la paja brava, con su ponchito viejo

llora un niño. Por que?

Quien sabe…

El indio aymará se lleva el grito en su raza,

y su clamor innato

desgarra la serena nobleza del paisaje.

Un niño, un llanto humano es una herida abierta

que ensangrienta este mundo.

Tiemblan y se estremecen los monolitos míticos:

se rompen y entreveran los caminos de paz.

Hay maldad en la tierra.

Arde lo que era de hielo.

Las palabras suaves se crispan en los puños

desafiando al relámpago.

Corro sobre la pampa desaforadamente;

me quema el corazón como una brasa.

Hay maldad en la tierra, hay injusticia.

Quizás mas lejos halle la bandera que busco.

Quiero la gleba abierta con sus labios de surcos

como un libro de música.

Quiero que se calme este llanto de niño

que es llanto del mundo.

Elegía humilde

Un auto ha arrollado a la vieja sirvienta
¡La pisó como una hoja!
Era una flor del campo, toronjil, yerbabuena.

En la casa hubo duelo
por su muerte de plata.

Esta mujer oscura de noble cepa aymara
endulzaba la vida de seres y de cosas.

Llena está nuestra infancia de su imagen
de Mamita Copacabana;
debajo de su manta de castilla
siempre traía la sorpresa
de frutas, empanadas o juguetes.

¡Ay dulce abuela nuestra
de las macetas y del canario!

Tendida en su mortaja,
con unción le besamos las santas manos toscas
quietas por fin del cotidiano afán.
Parecían avergonzadas del reposo;
dos angelitos blancos bajaron a cubrirlas.

Su nombre era Mama-Usta, y nada más.
Las hadas humildes sólo tienen un nombre
pero es varita mágica de gracia y bendición.

De la mano llevaba a mi padre a la misa;
la conocieron los abuelos y bisabuelos.
Era lazo entre el ahora y lo perdido.

Todo lo daba, todo, su bondad y su alegría,
el cobre de la dádiva, el óleo del consuelo.

Cual sombra milagrosa
colmaba de manjares la olla de cada día, 
y con agua y con sol daba celajes
a los visillos y manteles.
Ella prendía el fuego del hogar.

Un auto la ha matado. ¡Ay, Dios mío!
Su frente estaba herida
y su cuerpo, nunca tocado,
salpicado de barro.

Cuando llegaba al cielo,
con un solo zapato, la falda desgarrada
un coro de jilgueros le cantaba aleluyas.

Con humilde inocencia, debió de imaginar 
que era fiesta pascual para nosotros.
-¿Como para ella el aleluya?
¿Como para ella nuestro llanto?- 

Sencilla y limpia entró en la gloria
cuidando todavía la canasta 
para la cena de hoy.

Nuestra Mama Usta ha muerto.

¡Ay canario, ay macetas, patio y agua!

Yolanda y algunas de sus esculturas

Otoño de tus parques Nueva York

¿Quién ha cantado, Nueva York, la ternura de tu parque en otoño?
¿Quién escuchó el crujido de tus besos dorados 
cuando el árbol escuálido dejaba caer sus hojas 
bruñidas en la fragua del vientre de la roca?
¡No es cada hoja que cae un pensamiento tuyo?
Ciudad, por qué te miran las gentes con asombro 
como si fueras monstruo de millonarios ojos?
¿Por qué todos te buscan en la ascensión del hierro 
y nadie en la ternura de tu parque en otoño?

Caminé solitaria tus grandes avenidas, 
olvidando tu adusta estructura metálica, 
sumisa solamente al suelo en que yergues;
tenías tal nostalgia de una mirada humana 
que el suelo sonreía sintiendo que lo amaba.
Será tal vez por eso, ciudad de Nueva York, 
que te he sentido mía, como a un hada madrina 
cuando, al cruzar tus parques me seguían las hojas 
con un rumor profundo, mudo entre los ruidos, 
callando su congoja de fracasados soles.

Ame tu pasto mustio cuando soplaba el viento 
de los primeros fríos en caída vertical. 
Amé las filas secas de los desnudos troncos 
que parecían niños hambrientos en la casa 
de un potentado avaro, o ateridos obreros 
en la huelga obligada de los días sin pan.
Ciudad, ¡cuánto te quiero pensando en tu neblina!
Es así como eres más íntima y más tú, 
con los ojos cerrados frente a un cielo naranja, 
mandando tu mensaje al Río en que se acuna 
la movediza lágrima del humano existir. 
Ciudad, yo te conozco porque besé tus pies 
en el pasto amarillo de tu Parque en sordina.

Ciudad, yo vi a tus árboles escribir jeroglíficos 
en la página abierta del cielo blanquecino 
finos trazos oscuros de signo terrenal 
y oí entonces el canto litúrgico de seres 
que en procesión solemne moraban en tu entraña.

Yo vi en tus muelles fríos flotar los grandes barcos, 
y hasta el ala más alta de franjas y de estrellas, 
desde el agua, subía tu corazón oculto; 
y fue sólo la sombra de mi mano en adiós 
que acarició la quilla preñada de tu viajes.

Vi tus puentes saltando la turbulencia humana, 
telarañas gigantes de la meditación.

He escuchado en la noche tu íntima voz henchida 
de un aliento caliente como un pecho que sueña.
Me he sentido pequeña entre tu red de luces 
(pero estaba Aladino conduciendo mis pasos) 
y tú me dabas sombras, reflejos, multitud, soledad.

¡Nueva York, ciudad íntima, cómo supe yo amarte 
en rincones lejanos donde tú eres más tú!

¿Quién ha cantado, Nueva York, la ternura 
del otoño en tus parques? 
Dame esa voz-amiga para seguir nombrándote 
ceñida contra el noble moverse de tu Hudson. 
Dame esa voz-amiga para seguir nombrándote 
en las resecas hierbas que tus sandalias doran.
Dame el viento del muelle, la mano de tus puentes.

Nueva York, tú me tienes amándote en tus parques 
como otra hoja morena en tu viento de otoño

De: Nadir (1950)

Viaje inútil

Para qué el mar? 
Para qué el sol? 
Para qué el cielo? 
Estoy de viaje hoy día 
en viaje de retorno 
hacia aquella palabra sin orillas 
que es el mar de mi misma 
y de tu olvido. 
Después de que te he dado mar y cielo 
me quedo con la tierra de mi vida 
que es dulce como arcilla 
mojada en sangre y leche. 
Ahora me sobra todo lo que tuve 
porque soy como acuario y como roca. 
Por mi sangre navegan peces ágiles 
y en mi cuerpo se enredan las raíces 
de unas plantas violetas y amarillas. 
Tengo en la espalda herida 
cicatrices de alas inservibles, 
y un poquito en mis ojos todavía 
hay humedad inútil de recuerdos. 
Pero, que importa todo esto ahora? 
cuanto estiro los brazos y no hay nada 
que no sea yo misma repetida. 
Acaso no soy mar y no soy roca? 
Misterios de colores en mi vida 
suben y bajan en mareas altas 
y extraños animales y demonios 
se fingen ángeles y helechos en mis grutas. 
Están además el mar, el sol, la tierra. 
Ahora que he vuelto de un amor inmenso, 
tengo ya en la palabra sin orillas 
lo que pudo caber entre sus manos.

Canción para no cantar

He inventado una palabra 
para tus ojos.
No me pidas que te la nombre.
No ves que en cada cosa 
que se dice 
algo se acaba?

He tangido una caricia para tu frente.
Si te la doy, 
rosada estrella te aromará.
Si te la niego,
en una lágrima me anegaré.

He soñado una canción 
para tu voz. 
Si te la canto 
me besarás.
Y si me callo 
te dormirás …

No ves que en cada cosa que se dice 
algo se acaba?
Todo lo que llega a ser 
luego se muere.
Y lo que no ha nacido,
está en la vida eterna.

Déjame, déjame, déjame
con mi palabra, 
con mi silencio …

Carmen María Yolanda Bedregal Iturri, Yolanda Bedregal (21 de septiembre de 1913-La Paz, Bolivia-21 de mayo de 1999, La Paz, Bolivia) Poeta, novelista, cuentista y escultora, fue proclamada “Yolanda de Bolivia” en 1948 por la juventud intelectual del país, representada por el grupo nacional “Gesta Bárbara,” y “Yolanda de América” por la Sociedad Argentina de Escritores. Es considerada una de las figuras más destacadas del postmodernismo hispanoamericano.

 Nació en una familia de artistas e intelectuales. Fue hija de Juan Francisco Bedregal, escritor, catedrático, Rector de la Universidad de La Paz y uno de los grandes representantes del modernismo en Bolivia, y de Carmen Iturri Alborta. Realizó sus estudios primarios en una escuela pública y concluyó el bachillerato en el Instituto Americano de La Paz. Cursó estudios de arte en la Academia de Bellas Artes, en la que posteriormente enseñó escultura e Historia del Arte. También fue Profesora de estética en la Universidad Mayor de San Andrés. En 1936, viajó a los Estados Unidos, siendo la primera mujer boliviana en obtener una beca de estudios en Barnard College de la Universidad de Columbia.

Fue fundadora y presidenta de la Unión Nacional de Poetas y Escritores y el Comité de Literatura Infantil. Fue Vocal del Concejo Nacional de Cultura y del Concejo Municipal de Cultura dependiente de la Alcaldía de La Paz.

En 1936 publico su primer libro Naufragio y posteriormente Poemar (1937), Ecos (1940),en colaboración con su esposo, Gert Cónitzer, y Nadir (1950), entre otros. Ha publicado más de veinte libros entre poesía, relatos, novela y antologías.

Yolanda Bedregal se considera una de las autoras más importantes de Bolivia.

Premios:

 Premio Nacional de Poesía, Premio Nacional del Ministerio de Cultura, Premio Nacional de la Novela “Erich Guttentag” por su primera novela Bajo el oscuro sol, Gran Orden de la Educación Boliviana, Honor Cívico Pedro Domingo Murillo, Honor al Mérito, Escudo de Armas de la Ciudad de La Paz por Servicios Distinguidos y Medalla a la Cultura de la Fundación Manuel Vicente Ballivián. En 1993 fue postulada por Bolivia al premio de Poesía Reina Sofía; en ese mismo año El Consejo Nacional de Derechos de la Mujer de México le otorgó la presea Dama de América. En 1995 recibió la condecoración Franz Tamayo en el grado de Gran Cruz otorgada por la Prefectura del departamento de La Paz. En 1996 el gobierno de Chile la honró con la Medalla Gabriela Mistral. En 1997 el Congreso de Bolivia le impuso la Condecoración Parlamentaria Nacional en el grado de Bandera de Oro. Yolanda Bedregal también fue miembro honorario del Comité Boliviano por la Paz y la Democracia, Caballero de la Orden de las Artes y las Letras  de Francia, Medalla «Jerusalem» de Israel y representante de Bolivia en varios congresos internacionales y fue designada como Embajadora de Bolivia en España.

Yolanda Bedregal fué miembro de número de la Academia Boliviana de la Lengua.

El Estado boliviano instituyó, como homenaje a la escritora, el Premio Nacional de Poesía “Yolanda Bedregal” en el año 2000, que se convoca cada año desde entonces.?

Obra poética publicada:

Nadir. La Paz: Empresa Editora “Universo”, 1950.

Del mar y la cenizaAlegatos. Antología. La Paz: Biblioteca Paceña, 1957.

Antología mínima. La Paz: Editorial El Siglo, 1968.

Almadía. 2da ed. La Paz: Librería Editorial Juventud, 1977.

Ecos. 2da ed. La Paz: Librería Editorial Juventud, 1977.

Poemar. 2da. ed. La Paz: Librería Editorial Juventud, 1977.

El cántaro del angelito. La Paz: s. e., 1979. (Poesía juvenil).

Convocatorias. Ecuador: Artes Gráficas Señal Impreseñal, 1994.

EscritoQuito: Printer Graphic, 1994. (Poesía y cuento). 

Enlaces de interés :
  Yolanda Bedregal

Hola, 👋
Bienvenid@s a PoetryAlquimia.org. Un espacio donde las voces poéticas del mundo resuenan con fuerza.

Suscríbete a nuestro boletín para recibir las nuevas aportaciones poéticas.

Deja un comentario

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑

Descubre más desde Poiesis/ποίησις

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo