3 Poemas de Kishwar Naheed

We sinful women

It is we sinful women
who are not awed by the grandeur of those who wear gowns

who don’t sell our lives
who don’t bow our heads
who don’t fold our hands together.

It is we sinful women
while those who sell the harvests of our bodies
become exalted
become distinguished
become the just princes of the material world.

It is we sinful women
who come out raising the banner of truth
up against barricades of lies on the highways
who find stories of persecution piled on each threshold
who find that tongues which could speak have been severed.

It is we sinful women.
Now, even if the night gives chase
these eyes shall not be put out.
For the wall which has been razed
don’t insist now on raising it again.

It is we sinful women
who are not awed by the grandeur of those who wear gowns

who don’t sell our bodies
who don’t bow our heads
who don’t fold our hands together.

Nosotras, mujeres pecadoras

Somos nosotras, mujeres pecadoras,

quienes no sentimos temor ante la

grandeza de aquellos, los señores de hábito.

Quienes no vendemos nuestras vidas,

quienes no inclinamos la cabeza,

ni juntamos nuestras manos en señal de devoción.

Somos nosotras, mujeres pecadoras;

mientras aquellos que venden la cosecha de nuestros cuerpos, 

se exaltan, se vuelven distinguidos,

se convierten en simples príncipes del mundo material.

Somos nosotras, mujeres pecadoras,

quienes salimos levantando la bandera de la verdad

contra la barricada de mentiras esparcida sobre las avenidas;

quienes encuentran historias de persecución

apiladas en cada umbral,

quienes se dan cuenta que esas

lenguas que podrían hablar,

han sido cercenadas.

Somos nosotras, mujeres pecadoras.

Incluso si la noche nos persigue

estos ojos no habrán de apagarse.

No insistan en volver a levantar

la pared ya construida.

Somos nosotras, mujeres pecadoras,

quienes no sentimos temor ante la

grandeza de aquellos, los señores de hábito.

Quienes no vendemos nuestros cuerpos,

quienes no inclinamos la cabeza,

ni juntamos nuestras manos en señal de devoción.

 Traducción de Ximena Londoño

Un palacio de cera

Antes de casarme

mi madre solía

tener pesadillas.

Sus gritos de terror

me estremecían.

Yo la despertaba

para preguntarle:

“¿Qué sucede?”

Con los ojos en blanco,

ella me miraba fijamente.

No podía recordar sus sueños.

Una noche, una pesadilla la despertó,

mas ella no profirió ningún grito.

Yo le pregunté:

“¿Qué sucede?”

Me abrazó con fuerza, con temor silencioso.

Abrió los ojos y dio gracias al cielo.

“Soñé que te ahogabas”, me dijo,

“Y yo me tiraba al río para salvarte.”

Esa noche, un relámpago

mató a nuestro búfalo y a mi prometido.

*

Luego, una noche, mi madre se durmió

y yo permanecí despierta

mirando cómo abría y cerraba sus puños.

Trataba de asirse de algo

sin lograrlo y lo intentaba de nuevo.

La desperté,

pero se rehusó a contarme el sueño.

Desde ese día

no he podido dormir tranquila.

Y me mudé al otro patio.

Ahora ambas gritamos

en medio de nuestras pesadillas.

Y si alguien nos pregunta,

simplemente decimos

que no podemos recordar nuestros sueños.

A los líderes de los países fríos

Mi país es caliente
tal vez por esa razón mis manos están calientes.
Mi país es caliente
tal vez por esa razón mis pies se queman.
Mi país es caliente
tal vez por esa razón tiene ampollas mi cuerpo
Mi país es caliente
tal vez por esa razón las paredes arden.
Mi país es caliente
tal vez por esa razón el techo de mi casa se derritió y cayó.

Mi país es caliente
tal vez por esa razón deben sufrir mis hijos la sed.
Mi país es caliente
tal vez por esa razón debo andar casi sin ropas.

Mi país es caliente
tal vez por esa razón nadie puede saber cuando vendrán las nubes de lluvia
ni las inundaciones.
Y a destruir mi cosecha, a veces los usureros,
a veces los animales salvajes, a veces los desastres naturales,
a veces los autoproclamados «señores», vienen.

No me enseñes a odiar a mi país caliente.
Permíteme secar mis mojadas ropas en estos patios.
Permíteme plantar oro en sus campos.
Permíteme apagar mi sed en sus ríos.
Permíteme vestir su polvo y envolverme en sus distancias.
No quiero la sombra de las sombras que se alargan,
Míos son los rayos del sol del amanecer.
El sol le otorga su energía a mi pueblo,
el sol y yo,
el sol y ustedes
no pueden caminar juntos.
El sol me ha elegido por compañero.

Kishwar Naheed (Bulandshahr, Uttar Pradesh, India, 1940) Poeta, traductora y editora. Una de las mas importantes mujeres poetas en la moderna poesía Urdu, responsable de establecer una auténtica voz femenina en la poesía Urdu.

Uttar Pradesh, se mudó junto a su familia a Pakistán en 1947, cuando la partición de la India. 

Kishwar tuvo que luchar para recibir una educación en un tiempo en el que las mujeres no asistían a la escuela. Ella estudió en su casa y consiguió un diploma en educación secundaria. En Pakistán, obtuvo una licenciatura en Artes en 1959 y una maestría en economía  en 1961 en la Universidad de Punjab, Lahore . Kishwar se casó con su amigo y poeta Yousuf Kamran y la pareja tiene dos hijos. Después de la muerte de su esposo, trabajó para criar a sus hijos y mantener a la familia. 

Su primera colección de poesía  Lab-i goya, publicada en 1968, recibió el prestigioso Premio Adamjee de literatura. Esta colección de ghazals fue seguida por una colección de nazms; por traducciones de poesía y por otros trabajos en verso libre. Kishwar Naheed tiene 12 volúmenes de su poesía publicados tanto en Pakistán como en la India.

Kishwar escribe también para niños y niñas y tiene publicados ocho libros de literatura infantil.

Su poesía ha sido traducida al inglés y al español y su famoso poema Nosotras, mujeres pecadoras dio título a una antología de poesía contemporánea feminista en Urdu.

Kishwar Naheed fue directora del Consejo Nacional de la Artes, editó la prestigiosa revista literaria  Mah-i naw y fundó una organización llamada Hawwa, cuyo objetivo es ayudar a mujeres sin ingresos propios a ser económicamente independientes a través de empresas para la venta de artesanía.Kishwar también ha traducido al urdu El segundo sexo, de Simone de Beauvoir. 

Kishwar Naheed es una poeta que lucha contra el autoritarismo en todas sus manifestaciones; lo que queda reflejado en sus poemas.

Algunos honores a los que se ha hecho acreedora incluyen: Adam Jee Award for Literature, UNESCO Prize for children’s literature y The Best Translation Award from The Columbia University.

Algunas de sus obras publicadas son:

Galyan, Dhoop, Darvazey (Lanes, Sunshine, Doors), Lahore, Sang-e-Meel, 1971
Malamaton Kay Darmian (In the Midst of Humiliation), Lahore, Sang-e-Meel, 1976
Siah Hashieh Main Gulabi Rang (The Colour Pink in a Black Margin), Lahore, Sang-e-Meel, 1985
Aurat Khwab Aur Khak Key Darmian (Woman Between Dreams and Dust), Lahore, Sang-e-Meel, 1988
Benaam Musafat (Nameless Distance), Lahore, Sang-e-Meel, 1991
Lab-i-Guya (Speaking Lips), Lahore, Sang-e-Meel, 1991

Hola, 👋
Bienvenid@s a PoetryAlquimia.org. Un espacio donde las voces poéticas del mundo resuenan con fuerza.

Suscríbete a nuestro boletín para recibir las nuevas aportaciones poéticas.

Deja un comentario

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑

Descubre más desde Poiesis/ποίησις

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo