11 Poemas de Masiel M. Corona

Lengua de caliza piedra

LA HUMANA MEMORIA posee una

lengua de piedra caliza y antigua,

que al trazar con sus ágiles manos,

se despoja del superficial estoicismo

caduco y absurdo.

.

En su hoguera discursiva carmesí,

pregona ella, el poderío de la palabra:

eje central de sus agitadas glándulas

salivales que todo lo abrasan, que todo

lo incendian.

.

La humana memoria posee una

lengua caliza de atávica piedra que en su

triangular forma, enmascara históricos

pregones: tablillas lustrosas que al

vibrar proclaman.

.

Lengua aerolita, lineal: inequívoca piedra

angular, sol naciente y ojo de Horus.

.

La humana memoria eblaíta, posee una

antigua lengua de caliza piedra

que evoluciona: logograma divino

creador, solariega raíz de la humanidad.

Fronteriza

El monstruoso e inclemente

desierto de Sonora hereda los

bestiales rayos crispantes de un

desalmado sol fronterizo que

incinera tu vista; y calcina tus

sueños nómadas en un instante.

Las jadeantes jarillas solitarias,

sollozan secos bramidos con

los cuales lucha por apaciguar

tu sed polvosa de anhelos rotos.

El llameante estertor furibundo

del cruel desierto de Sonora,

sepulta débiles siluetas de narices,

cerrados ojos y bocas muertas.

Tu cruce es clandestino mujer,

tus pies y cuerpo dinero alevoso.

El insaciable coyote devora y muerde

tu rostro deshumanizándote. 

En el infernal árbol del desierto de

Sonora se cuelgan como trofeos tus

íntimas prendas que escurren silenciosas

lágrimas de sangre y de injusticia. 

Anónima mujer, cara secreta eres

entre cruces fantasmales sin nombre.

tú mujer te pierdes en medio de aglutinados

flujos de víctimas y olvidadas migraciones.

El desierto: perverso teatro del cruce

fronterizo se conduce por irracionales

políticas migratorias que condenan a

las más vulnerables. 

¡Mujer, tú historia resucita en nuestra memoria colectiva!

¡Mujer tu historia retumba, vive, habla y reclama justicia!

Las Brujas

We are the witches, las brujas from el new

Anahuac; sisters of Malinaxóchitl,

borned mexican, but possed by

a califas chicana soul.  

We ramble between borders,

like mujeres de barro tempered

by fire: WE never break.

We have no home, uprooted,  

We show our raíces that

have growned across barbwired

fences; WE cannot be detained.

Somos las mujeres puente,

Somos las mujeres que hablan,

Somos las mujeres de viva expresión.

We are Brujas with a feminist

consciousness.   

Luna de Fuego

Su garganta serpentea voces

exhuma a los muertos

     divide.

Su lengua

      como serpiente

desciende por el ombligo

      golpea la tierra

se vuelve raíz.

Sus ojos invocan el fuego.

Ella dibuja círculos en las hojas

un remolino devora cuerpos

damos vueltas en él

soltamos nuestros miedos

       estamos dentro.

En la boca hay hormigas

atraviesan nuestros labios

sentimos su poder.

Cuando nos escupen debajo

nos cortan las alas

nos volvemos bestias.

Escucha

Escucha mi voz desde el sellado

mausoleo de tu boca.

Regresarás del profundo letargo.

Regresarás de tu cuerpo pulverizado.

Regresarás de tu vista indistinta.

Escúchame desde tu provincia sin nombre,

huérfano campesino, lánguida tejedora,

callada poeta, inmigrante caído, invaluable

maestra: albañil sabio de piedras sin forma:

ama de casa saturada y descontenta:

vendedor de algodones grises de smog,

esforzado peón de fábrica: vendedora

de tamales en carriola: jardineros

abrumados por el sol, pintores cubiertos

de sueños; destila en mi copa abrumada

tus pesares hasta mezclarnos solidariamente.

Cédeme tus desconsuelos en barriles de batalla.

Conversa conmigo y permite que la noche me confiese

tu historia. Muéstrame el surco dónde fuiste abandonada,

suspira hilos de colores que me trencen a ti.

Enumera tus gises desolados y déjalos partir.

Escucha mi voz y permite que su ímpetu

estruje tu voz apagada mediante una lengua

fraterna que valora tus aforismos revocados.

Recoge tus enaguas frías y mojadas por

la pasividad neutra, cántame tu historia hasta que

de nuevo amanezca. Cántame tu historia hasta que tu

himno y el mío sean como Juan en el río Jordán.

Sumérgeme en el bautismo de tu voz y cuéntame tu historia.

Permite que mi estrofa sea el refugio de tus desalientos: lloremos juntos.

Permite que mi anáfora cante y valide tu diario vivir.

Permite que mi canto avive bocas inertes y apáticos hierros.

Permite que tu voz irrumpa en mi sangre y avive debilitados alientos

La estrella coyote 

Un millón de ventanas se abren

escalamos la culebra

su cúspide llega al centro

el cordón de cada llave

       engancha una campana;

            en su vientre

                 nos hundimos.

Dividiéndose las puertas

            el viaje:

nuestros dedos esparcidos por el suelo

     tocan el agua sobre un cachorro lienzo.

     Lenguas sagaces

     cortan el cabello de las hienas

     birretes imprimen anillos; en los brazos

            lunares.

La mirada somete al cauce sin orillas

en ojos cerrados

      la luz no resplandece.
La Sacerdotisa 

Entre el corazón y los ojos

estamos
     dentro del cuello

        luna

             agua

                 viento invertido.

El día se agita

la oscuridad su destino cede

desnudos

      enraizamos las corrientes

            barajamos las preguntas.

Caminamos entre líneas dobles

Caminamos entre líneas dobles,

e identidades difusas que cortan

nuestros cuerpos fronterizos en dos.

Somos una cara doble, estancadas

y perdidas entre Tijuas y California.

Somos las mujeres que observan al

mundo a través de un espejo roto.

Nuestros rostros son de jade verde,

amorfos y de piedra.

Somos una cara doble con una

misma voz, con una misma hebra.

La palabra has no limits,

vibra, resuena en los rincones

más lejanos y rebota.

La palabra no tiene fronteras.

La palabra crea y une sensibilidades.

La palabra no puede ser apaciguada,

arde como un tlecuil ancestral.

La poesía es una voz de mujer.

Somos

SOMOS LA PALABRA luminosa,

el ojo circular de la noche,

el conocimiento, la adivinación fortuita.

Dominamos la magia y el telar de la palabra.

Creamos en la línea horizontal y vertical del cosmos.

.

Somos los cuatro puntos cardinales:

magas del agua terrestre, un temazcal

humeante que ondea sobre el agua.

Somos una cueva; desbordante laguna y río.

.

Nacimos de un ceno repleto de leche,

de la madre primigenia que dio vida a

todo lo que existe.

Dibujamos los caminos debajo de la tierra.

.

Somos maíz, procreación, una serpiente,

sexualidad, cataclismo y fuerza

que nace desde el centro:

somos un caleidoscopio multicultural y plurilingüe.

.

Repartimos fuego sobre la tierra,

energía circular y misteriosa.

Somos vida, muerte y resurrección:

somos creación.

.

Somos un calendario astronómico

de cantos, relatos y plegarias.

Nosotras somos el cantar del caracol

que retumba en el interior del cielo

y que mece la falda de las estrellas.

Somos el viento celeste, el impulso

y la sonoridad de la palabra.

.

Nosotras somos un Tlahcuilo-Mujer.

Tejedoras de letras

Las escucho hilar; ingeniosas e intuitivas.
Las artesanas de las letras, revestidas de palabras
con agujas de carbón remiendan el mundo.

Descendientes del sonido, rezanderas,
huellas verbales de la memoria dialogada son.
En cada letra entrecruzada prevalece una
forma de humanizar la historia,
un punto y coma sin espacio, ni tiempo,
una elipsis suspendida en un verso rescatado
las renueva.

Universos enteros se desdoblan del murmullo
de sus runas. El trueno y el rayo se escuchan
en sus bosquejos trazados.

Hilvana palabras, tejedora de letras.
Zurce nuestras trizadas historias a tu rebozo,
diosa del habla; existamos en unión.

Hilvana palabras, raíz de la expresión
que mediante tu poder fonético todo exista
y se muestren las leyes de nuestro pensamiento.

Sabemos que de noche, tu aliento sostiene
la voz de la vida y que el significado se silencia
momentáneamente, para escuchar tu voz.

Hilvana palabras, versos y estrofas tejedora de letras.
Hilvana tus palabras a las mías porque si pierdo el aliento,
la voz o mi memoria, aún nos queda la palabra.

Masiel Monserrat Corona Santos, poeta mexicoamericana, líder comunitaria. Obtuvo una M.A. en Literatura Hispánica, Lingüística y Civilización (California State University of San Bernardio). Se certificó en la enseñanza del idioma inglés (California State University of Fullerton). Obtuvo su Lic. en Literatura Hispánica y Cultura, Especialidad en Estudios Chicanos/ Latinos (University of California Irvine).

Es  fundadora de Cantera Fanzine Cultural, El escritorio Colectivo (Centro Cultural de México) y fundadora-editora de Revista Raíces. Colabora como editora de Revista Quimera(Costa Rica). 

Ha publicado en diferentes espacios impresos y digitales como Literary Journal Voices (CSUSB 2019, 2020), Punto de Partida, UNAM, Periódico Poético, UNAM (México), Nueva York Poetry ReviewEl Beisman (Chicago), La Ninfa Eco (Reino Unido), Pruka(Venezuela), Alma América (España), Somosenescrito (California), Círculo literario de mujeres y participó en el Festival Internacional de Comala, en el Tercer encuentro internacional de poetas y escritores (Academia de Literatura Latinoamericana SMGE), en el Tercer recital de poesía sofisticada-Perú, Antología poética de poetas del Cupatitzio, Un virus sin corona II, Resilencia, Las mujeres y la poesía 2020, entre otros. Sus poemas también aparecen en varias antologías.

Es representante de Estados Unidos en el Instituto Iberoamericano con sede en Madrid. Es, además, miembro de La Sociedad de Poetas en Los Ángeles, Ca. y del Centro Cultural de México (EE.UU.) donde promueve la literatura.

Es autora del poemario Cantos Revolucionarios (Editorial Letras Huastecas, Nuevo León, México) 

Hola, 👋
Bienvenid@s a PoetryAlquimia.org. Un espacio donde las voces poéticas del mundo resuenan con fuerza.

Suscríbete a nuestro boletín para recibir las nuevas aportaciones poéticas.

Deja un comentario

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑

Descubre más desde Poiesis/ποίησις

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo