11 Poemas de Nicolás Guillén

La muralla

Para hacer esta muralla,

tráiganme todas las manos:

los negros sus manos negras,

los blancos sus blancas manos.

Ay,

una muralla que vaya

desde la playa hasta el monte,

desde el monte hasta la playa

allá sobre el horizonte.

-¡Tun, tun!
-¿Quién es?
– Una rosa y un clavel…
– ¡Abre la muralla!
– ¡Tun, tun!
– ¿Quién es?
– El sable del coronel…
– ¡Cierra la muralla!
-¡Tun, tun!
-¿Quién es?
– La paloma y el laurel…

– ¡Abre la muralla!
-¡Tun, tun!
-¿Quién es?
– El alacrán y el ciempiés… –

¡Cierra la muralla!

Al corazón del amigo,

abre la muralla;

al veneno y al puñal,

cierra la muralla;

al mirto y la yerbabuena,

abre la muralla;

al diente de la serpiente,

cierra la muralla;

al ruiseñor en la flor,

abre la muralla…


Alcemos una muralla

juntando todas las manos;

los negros, sus manos negras,

los blancos, sus blancas manos.

Una muralla que vaya

desde la playa hasta el monte,

desde el monte hasta la playa

allá sobre el horizonte…

 De “La paloma de vuelo popular“, en Obra poética (1920-1972, La Habana, Instituto Cubano del Libro, 1972)

A veces

A veces tengo ganas de ser un cursi
para decir: La amo a usted con locura.
A veces tengo ganas de ser tonto
para gritar: ¡La quiero tanto!
A veces tengo ganas de ser un niño
para llorar acurrucado en su seno.
A veces tengo ganas de estar muerto
para sentir, bajo la tierra húmeda de mis jugos,
que me crece una flor rompiéndome el pecho,
una flor, y decir: Esta flor,
para usted.

Fusilamiento

Van a fusilar
a un hombre que tiene los brazos atados.
Hay cuatro soldados
para disparar.
Son cuatro soldados
callados,
que están amarrados,
lo mismo que el hombre amarrado que van
a matar.

?¿Puedes escapar?
?¡No puedo correr!
?¡Ya van a tirar!
?¡Qué vamos a hacer!
?Quizá los rifles no estén cargados…
?¡Seis balas tienen de fiero plomo!
?¡Quizá no tiren esos soldados!
?¡Eres un tonto de tomo y lomo!

Tiraron.
(¿Cómo fue que pudieron tirar?)
Mataron.
(¿Cómo fue que pudieron matar?)
Eran cuatro soldados
callados,
y les hizo una seña, bajando su sable,
un señor oficial;
eran cuatro soldados
atados,
lo mismo que el hombre que fueron
los cuatro a matar.

Tengo

Cuando me veo y toco,
yo, Juan sin Nada no más ayer,
y hoy Juan con Todo,
y hoy con todo,
vuelvo los ojos, miro,
me veo y toco
y me pregunto cómo ha podido ser.

Tengo, vamos a ver,
tengo el gusto de andar por mi país,
dueño de cuanto hay en él,
mirando bien de cerca lo que antes
no tuve ni podía tener.
Zafra puedo decir,
monte puedo decir,
ciudad puedo decir,
ejército decir,
ya míos para siempre y tuyos, nuestros,
y un ancho resplandor
de rayo, estrella, flor.

Tengo, vamos a ver,
tengo el gusto de ir
yo, campesino, obrero, gente simple,
tengo el gusto de ir
(es un ejemplo)
a un banco y hablar con el administrador,
no en inglés,
no en señor,
sino decirle compañero como se dice en español.

Tengo, vamos a ver,
que siendo un negro
nadie me puede detener
a la puerta de un dancing o de un bar.
O bien en la carpeta de un hotel
gritarme que no hay pieza,
una mínima pieza y no una pieza colosal,
una pequeña pieza donde yo pueda descansar.

Tengo, vamos a ver,
que no hay guardia rural
que me agarre y me encierre en un cuartel,
ni me arranque y me arroje de mi tierra
al medio del camino real.
Tengo que como tengo la tierra tengo el mar,
no country,
no jailáif,
no tenis y no yacht,
sino de playa en playa y ola en ola,
gigante azul abierto democrático:
en fin, el mar.

Tengo, vamos a ver,
que ya aprendí a leer,
a contar,
tengo que ya aprendí a escribir
y a pensar
y a reír.
Tengo que ya tengo
donde trabajar
y ganar
lo que me tengo que comer.
Tengo, vamos a ver,
tengo lo que tenía que tener.

Nicolas Guillen con el poeta Ernesto Cardenal

Mujer nueva

Con el círculo ecuatorial
ceñido a la cintura como a un pequeño mundo,
la negra, la mujer nueva,
avanza en su ligera bata de serpiente.

Coronada de palmas
como una diosa recién llegada,
ella trae la palabra inédita,
el anca fuerte,
la voz, el diente, la mañana y el salto.

Chorro de sangre joven
bajo un pedazo de piel fresca,
y el pie incansable
para la pista profunda del tambor.

Fidel Castro le impone al poeta Nicolás Guillén la Orden José Martí, alta condecoración otorgada por primera vez a un intelectual cubano en 1981

Guitarra

A Francisco Guillén

Tendida en la madrugada,
la firme guitarra espera:
Voz de profunda madera
desesperada.

Su clamorosa cintura,
en la que el pueblo suspira,
preñada de son, estira
la carne dura.

Arde la guitarra sola,
mientras la luna se acaba;
arde libre de su esclava
bata de cola.

Dejó al borracho en su coche,
dejó el cabaret sombrío,
donde se muere de frío,
noche tras noche,

y alzó la cabeza fina,
universal y cubana,
sin opio, ni mariguana,
ni cocaína.

¡Venga la guitarra vieja,
nueva otra vez al castigo
con que la espera el amigo,
que no la deja!

Alta siempre, no caída,
traiga su risa y su llanto,
clave las uñas de amianto
sobre la vida.

Cógela tú, guitarrero,
límpiale de alcol la boca,
y en esa guitarra, toca
tu son entero.

El son del querer maduro,
tu son entero;
el del abierto futuro,
tu son entero;
el del pie por sobre el muro,
tu son entero. . .

Cógela tú, guitarrero,
límpiale de alcol la boca,
y en esa guitarra, toca
tu son entero.

Problemas del subdesarrollo

Monsieur Dupont te llama inculto,
porque ignoras cuál era el nieto
preferido de Víctor Hugo.

Herr Müller se ha puesto a gritar,
porque no sabes el día
(exacto) en que murió Bismark.

Tu amigo Mr. Smith,
inglés o yanqui, yo no lo sé,
se subleva cuando escribes shell.
(Parece que ahorras una ele,
y que además pronuncias chel.)

Bueno ¿y qué?
Cuando te toque a ti,
mándales decir cacarajícara,
y que donde está el Aconcagua,
y que quién era Sucre,
y que en qué lugar de este planeta
murió Martí.

Un favor:
Que te hablen siempre en español.

Nicolás Cristóbal Guillén Batista ,(Camagüey, Cuba, 10 de julio de 1902-La Habana, 17 de julio de 1989). Poeta, periodista y activista político cubano, poeta Nacional de Cuba, Premio nacional de Literatura (Cuba). Es considerado el autor más destacado de la poesía afro-antillana.

Su padre era Nicolás Guillén Urra, director del diario Las Dos Repúblicas y consejero provincial del Partido Nacional Liberal, y su madre Argelia Batista Arrieta; familia de clase media, la cual contaba con determinado nivel cultural y social siendo parte de la pequeña burguesía negra.

En 1916 el joven Guillén asiste a la escuela secundaria y toma clases nocturnas de preceptiva literaria en el instituto de don Tomás Vélez, las cuales le permiten ahondar en el estudio de los autores del Siglo de Oro español —Quevedo, Góngora, Lope de Vega, Miguel de Cervantes—, y de los neoclásicos y románticos.

El padre de Guillén, político liberal que fue senador por su provincia de 1909 a  1913, se opuso a la candidatura para un segundo mandato del entonces presidente Mario García Menocal, situación que lo llevó a alzarse, junto a otros antiguos militares en 1917 en la ciudad de Camagüey, dentro de los sucesos que se conocen como el Alzamiento de La Chambelona. Fallido el alzamiento, las fuerzas insurgentes fueron acorraladas y muchos de su dirigentes asesinados, esta fue la surte que corrió el viejo Guillén, lo que trajo consigo la ruina económica de la familia. 

En  1918 Nicolás Guillén trabaja como tipógrafo en el periódico El Nacional. Empieza a escribir y a publicar sus primeros versos en la revista local Camagüey Gráfico. Sus creaciones pronto trascienden el ámbito provinciano y son difundidas en la revista Orto, de Manzanillo, Oriente, y en seguida en Castalia, de La Habana, cuyas páginas acogían las producciones de la más joven promoción de poetas. 

En septiembre del 1920 obtiene el título de Bachiller y viaja a la capital de Cuba para cursar la carrera de Derecho en la Universidad de La Habana, pero se ve obligado a abandonar sus estudios por carecer de medios económicos que le permitan mantenerse en la capital y regresa a su natal Camagüey y comienza a colaborar con las revistas Orto y  Castalia y con el periódico Las Dos Repúblicas, en el cual había trabajado su padre, cuya página literaria dirige en compañía de Justo Menéndez Roque.

En  1923 Guillen funda la revista Lis, de la que aparecen dieciocho números. Entra en el periódico El Camagüeyano como corrector de artículos, luego como redactor y terminando al frente de ese diario. En  1926 Nicolás Guillén regresa a La Habana y trabaja de mecanógrafo en la secretaría de la gobernación, allí se intensificaron sus intereses literarios e intelectuales y conoció a Federico García Lorca. En esa época conoce también al gran poeta negro norteamericano Langston Hughes, cuya amistad e influencia serían sumamente importantes para Guillén.

En 1927 vuelve a publicar poesía en la revista Orto de Manzanillo . Dos años más tarde publica en un semanario local sus Versos de ayer y de hoy, suerte de antología de su obra anterior.

En 1931 comienza a colaborar con el suplemento dominical del periódico El Mundo. En este año publica el libro de poemas Sóngoro cosongo, en el cual prosigue la búsqueda iniciada de sus raíces africanas, de su ritmo y sus costumbres. En 1934 Guillén publica West Indies Ltd, donde  denuncia la explotación sufrida por el archipiélago antillano a manos del imperialismo estadounidense.

En el año 1935 se vincula al izquierdismo cubano formando parte del cuerpo de redacción de su revista Resumen, órgano de prensa del Partido Comunista.

En 1937 ingresa en el Partido Socialista Popular. El 19 de enero parte en barco con destino a Veracruz con el fin de participar en el congreso de escritores y artistas convocado por la  Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios de México). Su estancia en tierra mexicana le produce honda impresión, y le permite vincularse con artistas como Silvestre Revueltas, José Mancisidor, Diego Rivera, Alfaro Sequeiros, y otros. En México publica su libro  Cantos para soldados y sones para turistas en la editorial Masas, con prólogo de Juan Marinello. En este libro, sin descuidar el lenguaje poético, apela a la conciencia de los trabajadores convertidos en soldados que defienden intereses ajenos para que vuelvan los ojos hacia su origen proletario y se solidaricen con los intereses de su pueblo y de su clase. De México viaja a España para participar en el II Congreso Internacional de Escritores para la Defensa de la Cultura en la República Española, allí se encuentra con otros intelectuales latinoamericanos, entre ellos  Octavio Paz Alejo Carpentier. En una España en plena guerra civil antifascista, se vincula con lo más destacado de la intelectualidad española y se relaciona con Antonio MachadoMiguel HernándezPablo NerudaIlya Ehrenburg Rafael AlbertiCésar VallejoLeón Felipe, Juan Chabás, Octavio Paz, Tristán Tzara, Anna Seghers, y reanudó trato con Ernest Hemingway, a quien había conocido en Cuba. Tras la escala en Valencia parte junto a toda la delegación hacia París, donde se reunirán con intelectuales franceses. En julio regresa a España y se hace miembro del Partido Comunista Español; desde Madrid publica numerosas crónicas sobre España que son reproducidas por la revista Mediodía en Cuba.

En junio de 1938, y tras año y medio de ausencia, regresa a Cuba y es designado miembro del Comité Nacional de Unión Revolucionaria Comunista y elegido como candidato para alcalde de Camagüey en las elecciones de 1940.

Durante la década de 1940 Guillén desarrolla una intensa actividad política y cultural y realiza una gira por varios países latinoamericanos regresando a Cuba despues de  dos años y medio de ausencia. Tras recibir una invitación para participar en la Conferencia Cultural y Científica por la Paz Mundial junto a otros intelectuales cubanos viaja a Nueva York en el mes de marzo. De Nueva Yor parte hacia París, donde asistirá al  Congreso Mundial de Partidarios de la Paz y posteriormente a  Praga, a donde llega invitado por el gobierno checo para asistir al  IX Congreso del Partido Comunista Checoslovaco. Torna a París y, cuando prepara su regreso a Cuba, es invitado a visitar la URSS. Luego de este viaje por el país de los sóviets retorna a París y, desde allí, parte con destino a Cuba, acompañado del poeta francés  Paul Eluard y, luego de una corta estancia en La Habana, siguen a México, con el fin de participar en el Congreso Continental por la Paz.

En  1951 viaja a Berlín, para asistir al Festival de la Juventud. Tras este evento viaja a Bucarest y recorre otras ciudades del país. Su próximo destino es Bulgaria y Hungría seguido de Checoslovaquia donde participa en una reunión del Consejo Mundial de la Paz. Visita Polonia y parte nuevamente en dirección a Berlín para iniciar desde allí su segundo viaje a la URSS. Durante este viaje escribe las décimas El soldado Miguel Paz y el sargento José Inés. Realiza esta travesía acompañado por su esposa,  Rosa Portillo, y por el escritor brasileño Jorge Amado. Tras visitar China viaja Mongolia y luego regresa nuevamente a la URSS. 

 De la URSS viaja a Praga para ir posteriormente a París, lugar desde el que emprende el regreso a Cuba. 

A su regreso a la isla se suceden numerosos homenajes: el semanario La Última Hora le dedica un número completo; en Santiago de Cuba, Holguín, Matanzas, Cienfuegos, y Camagüey se hacen actos en su honor. El gobierno de Carlos Prío Socarrás es depuesto por un nuevo golpe militar dirigido por Fulgencio Batista que anula las libertades ciudadanas e instaura una sangrienta dictadura. El poeta es detenido en dos ocasiones por el Servicio de Inteligencia Militar, pero puesto nuevamente en libertad. Ese año escribe sus Coplas de Juan Descalzo y Elegía cubana.

En 1953 viaja como delegado de Cuba a Santiago de Chile para participar en el Congreso Continental de la Cultura. De allí parte hacia las ciudades brasileñas de Río de Janeiro y São Paulo, para luego viajar París. Durante su estancia en la capital francesa un grupo de jóvenes revolucionarios cubanos al mando de Fidel Castro asaltan el cuartel Moncada en la ciudad cubana de Santiago de Cuba. Tras este suceso a Nicolás se le niega la entrada al país tras ser acusado de comunista.

Sus ideas revolucionarias lo mantuvieron en el exilio durante los últimos años de la dictadura de Batista, regresando a la isla tras el triunfo de la revolución Cubana en 1959. Tras casi seis años de exilio y a su llegada ofrece un recital de poesías para el victorioso Ejército Rebelde en La Habana, al frente de las fuerzas insurgentes se encuentra el Comandante Che Guevara.

Restituido en sus derechos ciudadanos y convertido en un símbolo del carácter popular que la revolución desea imprimir a su gobierno, el poeta reanuda sus colaboraciones en diarios y revistas de la isla y de distintos medios internacionales y emprende, nuevamente, su vida itinerante pero ahora como principal representante de la cultura de su país. 

 En la Cuba socialista que llegó al poder en 1959 se integró al  Partido Comunista y estuvo entre los fundadores de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, siendo el primer presidente de esta organización, labor que desempeña hasta 1985. Fue merecedor de la Orden José Martí en 1981.

Durante los siguientes años  sigue alternando sus funciones de dirigente intelectual con su pasión por la escritura y sus viajes para asistir a congresos y encuentros internacionales, dando recitales en universidades recibiendo homenajes y reconocimientos como  el nombramiento de Doctor Honoris Causa por la Universidad de Burdeos en 1977.

Los últimos años de Guillén fueron una agonía para el escritor quien padecía de  arteriosclerosis y del mal de Parkinson, durante este tiempo sufrió varios infartos, y a finales de junio del propio 1989 fue sometido a una operación en la que se le amputó la pierna izquierda.

El  17 de julio de 1989, tras una larga enfermedad, fallece en  La Habana, Cuba, a los 87 años de edad.

En reconocimiento a su obra literaria y actividad política, el Consejo de Estado de la República de Cuba decretó dos días de duelo nacional mientras que la bandera cubana debían ondear a media asta en los edificios públicos y establecimientos militares . El cuerpo de Guillen fue expuesto en la base del monumento a José Martí, de la  Plaza de la Revolución, para que el pueblo habanero en representación de todos los cubanos le rindiesen los honores que correspondían a una figura de la talla de Nicolas Guillen. La última guardia de honor fue rendida por el Buró Político del Partido Comunista de Cuba

Su obra poética se inició con «Motivos de Son» en 1930 y «Sóngoro Cosongo» en 1931. Luego aparecieron los siguientes títulos: Cantos para soldados y sones para turistas (1937),  El son entero (1947) y La paloma de vuelo popular (1958),«Tengo»(1964), «Poemas de amor»,(1964), «El gran Zoo» (1967), La rueda dentada (1972),  El diario que a diario (1972) y «Por el mar de las Antillas anda un barco de papel»(1977).

Premios y reconocimientos :

Literatura

  • Premio Viareggio, Roma, Italia, (1972).
  • Medalla de Oro Musgrave, Kingston, Jamaica, (1975).
  • Premio Internacional Jrísto Botev, República de Bulgaria, (1975).
  • Premio Nacional de Poesía Ricardo Miró. Instituto Nacional de Cultura. Panamá, (1978).
  • Premio Nacional de Literatura. Ministerio de Cultura. Cuba, (1983).
  • Premio Mundial de Poesía Asan. Asan Memorial Association. Kerala. India, (1983).

Honoris Causa

  • Título de Doctor en Letras Honoris Causa por la Universidad de West Indies, Jamaica, (1975).
  • Doctor Honoris Causa en Lengua y Literatura Hispánicas de la Universidad de La Habana, Cuba, (1975).
  • Título de Doctor en Letras Honoris Causa. Universidad de Burdeos. Francia, (1978).
  • Doctor Honoris Causa. Universidad de Guayaquil. Ecuador, (1984).
  • Doctor Honoris Causa. Colombia, (1984).
  • Doctor Honoris Causa. Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima. Perú, (1984).

Otros

  • Huésped Ilustre de la ciudad de Caracas, Venezuela, (1975).
  • Título de Maestro Emérito. Universidad de Tabasco. México, (1978).
  • Diploma al Mérito Humano. Instituto de Bellas Artes. México, (1978).
  • Orden José Martí. Consejo de Estado. Cuba, (1981).
  • Orden Caro y Cuervo. Colombia, (1984).

Enlaces de interés :

Fuente de la biografía : https://www.ecured.cu/Nicolás_Guillén

http://www.cervantesvirtual.com/portales/nicolas_guillen/

https://www.radiorebelde.cu/che/artes/che_nicolas-guillen.html

Hola, 👋
Bienvenid@s a PoetryAlquimia.org. Un espacio donde las voces poéticas del mundo resuenan con fuerza.

Suscríbete a nuestro boletín para recibir las nuevas aportaciones poéticas.

Deja un comentario

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑

Descubre más desde Poiesis/ποίησις

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo