8 Poemas de Mina Loy

El pájaro dorado de Brancusi

El juguete
se convierte en el arquetipo estético

Como si

algún Dios ordinario y paciente
se hubiera frotado y frotado
el Alfa y la Omega
de la Forma
a un pedazo de metal

Una alineación desnuda
sin alas y plumas
—el ritmo definitivo
ha cortado las extremidades
de la cresta y la garra
del núcleo del vuelo

El acto absoluto
del arte
conformado
en la escultura continente
–desnuda como la frente de Osiris–
este pecho de revelación

una curva incandescente
lamida por llamas cromáticas
en laberintos de reflejos

Este gong
de pulida hiperestesia
chilla con el metal
mientras la agresiva luz
golpea
su significado

La inmaculada
concepción
del pájaro silente
acontece
con maravillosa reticencia  .  .  .

Una mujer envejecida

El pasado se ha arruinado
los hechos son vagos
el futuro inservible

el presente         dolor.

Ni siquiera el dolor tiene esa precisión
con la que golpeó en la juventud

Es una polilla
carcomiendo los órganos
colgando o cayendo
en un armario arruinado

Acaso tu reflejo te atormenta
o es que lo imposible
posible de la vejez
permite a la antigua silueta
ágil y estrecha de ti misma
agarrar en gran reserva
esta enorme incertidumbre
de un extraño Bulbo
que solo puede ser exorcizado por la muerte

La dilación ha eliminado por completo
tu larga realidad.

Desierto Mexicano

El eructo fantasmal de la locomotora
arrastrando su ruidosa cola de madera
hacia el atardecer de una banda de jazz.

Las montañas en fila
forman pináculos de feroz aislamiento
bajo el caliente cielo extraterrestre

Vegetales heridos por la sequía
empujan la reseca súplica
agrietando el suelo
cáctus de amputados dedos
y jorobadas palmeras
se extienden sobre las cenizas del crepúsculo.

Ayuda de la Virgen

Las vírgenes son eternamente madres en éxtasis
Sus brazos de alcoba
retiran la Felicidad de su concepción
de la vejez y el desorden
del peligro,
condenando el daño.

Las vírgenes son momentos-eón de maternidad
–un momento es Tiempo rodeado de sí mismo–
en perpetua bienaventuranza,
su actitud
de paraísos sonrientes
de estanterías sagradas.

¡Presagio no dicho del Calvario!
¡Crucifixión no tallada!

Las vírgenes son islas en memoria
de madres terrenales, que al engendrar
en la juventud, héroes de los cielos,
abandonadas en sus rodillas,
imploran por un momento que será olvidado

aquellos cielos una vez alabados
con celestiales oboes
para las Glorias Divinas

son cielos en clamor
de celeridades mortales,
el horror
de sumergidos obituarios
bajo flores de fuego.

Una de la madrugada

Aunque tú nunca me has poseído

te he pertenecido desde el principio de los tiempos

y me senté soñolientamente a tu lado en tu silla

recargándome en tu hombro

Y tu descuidado brazo en mi espalda                        gesticulaba

mientras tu indisputable voz masculina            rugía

a través de mi cerebro y mi cuerpo

argumentando descomposición dinámica

de la cual no estaba entendiendo nada

soñolientamente

Y la única voz menos masculina de tu hermano pugilista del intelecto

retumbó      como así me pareció        tan soñolienta

a través de un intervalo de mil millas

un entretanto de mil años

Pero tú quien hace más ruido que cualquier hombre en el mundo cuando carraspeas

Ensordecedor           me despertaste

y cogí el hilo de la discusión

asumiendo inmediatamente mi actitud mental personal

Y dejé de ser una mujer

.

Hermosa media hora de ser una simple mujer

la mujer animal

sin entender nada del hombre

más que el dominio         y la seguridad del calor físico trasmitido

indiferentes a la gimnasia cerebral

o considerándolos como el juego autoindulgente de los niños

o el estruendo de los dioses extranjeros

Pero tú me despertaste

de todos modos               quién soy yo para criticar tus teorías de velocidad plástica 

“Nos vamos a casa                               ella está cansada                       y quiere irse a dormir.” 

Fragmento de “Tres momentos en París”

Foto que le sacó Man Ray a Mina Loy

Oh Infierno

Para aclarar la ventisca primaveral
de los excrementos de nuestros antepasados
y enterrar los archivos subconscientes
bajo ilesas flores

Así—

Nuestra persona es una entrada envuelta al infinito
ahogada con los harapos de la tradición

Diosas y jóvenes dioses
acarician la santidad de la Adolescencia
en el rayo del sol.

Parto

Soy el centro

de un círculo de dolor

sobrepasando sus límites en cada dirección

Los asuntos del tibio sol

no tienen nada que ver conmigo

En mi colapsado cosmos de agonía

del cual no hay escapatoria 

en vibraciones nerviosas infinitamente prolongadas

o en la contracción

de diminuto núcleo del ser

Encontrar una irritación               Afuera

Está                                          dentro

                                                 Dentro

Está afuera

El área sensibilizada

es idéntica                       a la extensionalidad

de la intensión

Soy la cantidad errónea

de la armonía de la potencialidad fisiológica

en la que

logrando el autocontrol

debería coincidir

con el tiempo

El dolor no es más grande que la fuerza de resistencia 

El dolor me llama

La lucha es igualitaria

La ventana abierta está llena de una voz 

Un retratista de moda

sube corriendo al departamento de una mujer

Canta

       “Todas las niñas son pequeñitas chiquititas

       Todas las niñas son lindas

       Ya sea que lleven el pelo rizado

       O—”

En el fondo de los pensamientos a los que permito cristalizarse

La concepción                     Bruta

¿Por qué?

La irresponsabilidad del macho

deja a la mujer su Inferioridad superior

Él sube corriendo

Estoy escalando una distorsionada montaña de agonía

Sin querer con el agotamiento del control

Alcanzo la cima

Y gradualmente desciendo en la anticipación del

reposo

que nunca llega

Por otra montaña que está creciendo

La cual                   aguijoneada por lo inevitable

debo atravesar

atravesándome a mí misma

Algo en el delirio de las horas de la noche

confunde mientras intensifica la sensibilidad

desdibujando los curvas espaciales

Así favorece a la elusión de lo circunscrito

que el gorgoteo de una bestia salvaje crucificada

viene de tan lejos

Y la espuma en los músculos dilatados de una boca

no es parte de mí

Hay un clímax en la sensibilidad

cuando el dolor sobrepasándose a sí mismo

se vuelve Exótico

Y el ego triunfa en unificar los polos positivos y negativos de la sensación

uniendo las fuerzas opositoras y resistentes

en una revelación lasciva

Relajación

Negación de mí misma como una unidad

Interludio vacío

Yo debí haber estado vacía de vida

dando vida

Ya que la conciencia se acelera en la              crisis

A través de los subliminales depósitos de los procesos evolucionarios

¿Acaso no he

en algún lugar

escudriñado

una polilla de plumas blancas muerta

poniendo huevos?

Un momento

siendo comprensión

puede

vitalizado por la iniciación cósmica

revestir una apología adecuada

para la imparcial

aglomeración de actividades

de una vida.

VIDA

Un salto con la naturaleza

en la esencia

de la Maternidad imprevista

contra mi muslo

toque de movimiento infinitesimal

apenas perceptible

Ondulación

Humedad               cálida          

Sacudida de vida incipiente

precipitándose dentro de mí

los contenidos del universo

Madre soy

Idéntica

Con Maternidad infinita

     Indivisible

     Plenamente

     Soy absorbida

     En

el era—es—ahora—y—siempre

de la reproductividad cósmica

se origina desde el subconsciente

La impresión de una gata

con gatitos ciegos

entre sus piernas

la misma ondulante vida convulsa

Yo soy esa gata

Se origina desde el subconsciente

la impresión del cadáver de un animal pequeño 

cubierto con botellas azules

—Epicúreo—

Y por los insectos

Se agita la misma sinuosidad de lo vivo

Muerte

Vida

Estoy conociendo

todo acerca de

      Desplegar

La mañana siguiente

cada mujer-del-pueblo

caminando de puntillas el entramado rojo de la alfombra

Haciendo el servicio religioso en silencio 

Cada mujer-del-pueblo

llevando una aureola

una aureolita ridícula

que ella sublimemente               ignora

Una vez escuché en una iglesia

—Hombre y mujer los hizo Dios—

          Gracias a Dios.

Songge Bird

Para Isadora Duncan

Ave canora empujada por el escándalo

volaste sobre los hombres

los acariciaste

con las pumas de tus ojos

mirando sin la censura de la sorpresa

que como a ti

hizo descender de los cielos

a tantos dioses.

Antología poética (Huerga & Fierro, 2009).Traducción de Esther Sánchez-Pardo

Mina Gertrude Löwy Brian, Mina Loy (Londres, Inglaterra, 27 de diciembre de 1882 – Aspen, Colorado, EE.UU., 25 de septiembre de 1966). Poeta, dramaturga, novelista, pintora, actriz, diseñadora y bohemia. Mina Loy, es autora del primer ‘Manifiesto feminista’ de la historia y considerada una de las artistas más originales de su generación.

Hija de madre inglesa y padre húngaro judío. 

Al cumplir los diecisiete años se trasladó a Munich, donde estudió pintura durante dos años. Tras un tiempo en su país natal, se mudó a la capital francesa, donde continuó su formación como artista junto al que años después fue su prometido: Stephen Haweis. Durante sus estudios se familiarizó con las últimas teorías filosóficas y psicológicas de Europa (Friedrich Nietzsche, Henri Bergson, Sigmund Freud), así como con el pensamiento oriental. 

Tras una exposición de acuarelas en el salón de Otoño de París, se dio a conocer como Mina Loy. A partir de ese momento, comenzó a frecuentar la comunidad de artistas del matrimonio Stain, Gertrude y Leo, donde conoció a vanguardistas como Apollinaire, Picasso o Rousseau. Durante los tres años que pasó en París, Mina, Gertrude Stein y Djuna Barnes iniciaron una amistad que se prolongó durante el resto de sus vidas.

En el 1907, Loy y Haweis se trasladaron a Florencia, donde llevaron vidas prácticamente separadas. A pesar del distanciamiento, tuvieron dos hijos. En Italia, Mina participó en la comunidad futurista y formó un grupo con algunos expatriados de Manhattan, entre los que figuraban el novelista y crítico Carl van Vechten, que posteriormente se convirtió en su agente. 

Su hartazgo con el futurismo, tanto por cercanía con el fascismo como por sus elementos machistas, la llevaron a abandonar a su marido y a dejar a sus hijos con una niñera para irse a vivir a Nueva York. Allí comenzó su carrera como actriz con la compañía Provincetown Players. Además, se integró con el grupo de la revista Others, que incluía a Man Ray, William Carlos Williams, Marcel Duchamp y Marianne Moore, llegando a convertirse en un personaje emblemático del círculo de artistas del Greenwich Village. En Nueva York tambien compartió experiencias e iniciativas con mujeres rebeldescomo Emma Goldman, Louise Bryant, Margaret Anderson o Isadora Duncan. 

Tras diversas experimentaciones con la poesía y publicaciones en revistas como Rogue o Camera Work, escribió su Feminist Manifiestoen Florencia en 1914 . Loy escribió el primer Manifiesto Feminista, en parte como respuesta a la misoginia de Filippo Tommaso Marinetti poeta, escritor, ideólogo fascista y fundador del futurismo. Es su ruptura con dicho movimiento, haciendo constar que, como mujer, no había futuro en el futurismo.

«El movimiento feminista tal como está instituido en la actualidad resulta inadecuado. Mujeres si queréis realizaros -os encontráis en víspera de una convulsión psicológica devastadora- todos vuestros complacientes engaños han de ser desenmascarados. No puede haber medias tintas. Rascar la superficie de la basura de la tradición, No lo logrará la Reforma, el único método es la Demolición Absoluta», asegura en el primer párrafo de este manuscrito, que envió por carta a su amiga Mabel Dodge Luhan y que jamás fue publicado mientras Loy vivía. (La primera vez que se ha traducido al castellano ha sido en la publicación de Ana Muiña).

También se posicionó en el lado de la tendencia anarquista del feminismo, cuyas ideas estaban inspiradas por Emma Goldman. Pese a que estas no fueron reconocidas por las sufragistas, en el feminismo underground comenzaron a cobrar relevancia. Sus poemas la llevaron a ser acusada de publicar contenido pornográfico y sus versos de forma y contenidos libres, que reflejaban una imagen de mujer desinhibida, fueron perseguidos y requisados.  

Sus poemas se publicaban en conocidas revistas como ‘Others’, ‘Stieglitz’, ‘Rogue’, ‘Little Review’, ‘The Dial’, ‘Camera Work’… Su poemario más conocido, ‘Lunar Baedeker’ se publicó en 1917. Lunar Baedeker fue uno de sus poemas experimentales en verso libre que escribió en 1915 y hace referencia, a través de una visión alucinante, a la zona astral de la muerte, a la que Marinetti y sus colegas habían exiliado a las mujeres; fue una respuesta satírica y erótica a los postulados de Marinetti. 

En 1917 conoció al que fue su gran amor: Arthur Cravan – quien decía ser sobrino político de Oscar Wilde-, fundador de la revista de autor ‘Maintenant’. Boxeador y poeta dadaísta, Cravan había abandonado Europa para evitar el primer gran conflicto bélico del siglo XX. De Nueva York, se trasladaron a México, donde se casaron después de que Loy lograra divorciarse de su anterior marido. Cuando quedó embarazada, decidieron mudarse a Argentina, para superar las estrecheces económicas por las que estaban pasando. No obstante, sus planes no salieron como tenían previsto. Ella, debido a su estado, viajaría en tren, mientras que Cravan se desplazaría en barco. Loy, acudió a la playa a despedirle. Ese fue su último día juntos pues  el barco en el que viajó Cravan nunca apareció.

En 1919, volvió a Europa para tener a su hija, que nació en abril de 1919. (A lo largo de su vida tuvo cuatro hijos de tres hombres distintos, mostrando su absoluta libertad sexual, su idea del amor libre). Posteriormente volvió a Estados Unidos para seguir buscando a Cravan. Sin embargo, la búsqueda fue infructuosa. Allí retomó su vida del Greenwich Village aunque dicen  que nunca dejó de buscar a su gran amor.

En 1923 regresó a París, donde con el apoyo de Peggy Guggenheim, comenzó un negocio de diseño y fabricación de pantallas de lámparas y arreglos florales pintados.

De regreso a Estados Unidos, las penurias la llevaron a instalarse en el Bowery, entonces uno de los barrios más empobrecidos de Nueva York, habitado por personas sin techo, alcohólicas y heroinómanas. Con ellas convivió, y de esta época datan sus últimos trabajos creativos, creó collages con materiales encontrados en la calle.

Resentida su salud se instaló en la casa de su hija en Colorado, donde continuó escribiendo y trabajando en sus collages hasta su muerte, a la edad de 83 años. 

Póstumamente, se publicó su novela “Insel”. Una completa colección de su obra, The Last Lunar Baedeker, apareció en 1982.

En 2019 se publicó  ‘Mina Loy, futurismo, dadá, surrealismo’ (La Linterna Sorda) escrito por Ana Muiña, escritora e investigadora de historia social y movimientos sociales. En el texto nos descubre a una mujer fascinante enterrada en el olvido por el falocentrismo y conservadurismo de la historia. En dicho libro encontramos  los textos inéditos en castellano de los escritos emblemáticos de Loy (‘Aforismos sobre el Futurismo’ y el ‘Manifiesto Feminista’, entre otros), sus poemas (recuperando los manuscritos originales en inglés) y sus diseños y dibujos.

Mina Loy fué una mujer absolutamente libre, con una vida bohemia y trágica. Artista dadá y surrealista. Autora del primer ‘Manifiesto feminista’ y de versos absolutamente libres en forma y fondo, que llegaron a ser considerados pornográficos.  Su poesía, admirada por Gertrude Stein, Ezra Pound o James Joyce, ha tenido una gran influencia en el siglo XX.

Enlaces de interés :

Mina Loy, autora del primer ‘Manifiesto feminista’ y acusada de pornógrafa

https://www.lalinternasorda.com/Mina.html

Manifiesto Feminista de Mina Loy

Mina Loy

Hola, 👋
Bienvenid@s a PoetryAlquimia.org. Un espacio donde las voces poéticas del mundo resuenan con fuerza.

Suscríbete a nuestro boletín para recibir las nuevas aportaciones poéticas.

Deja un comentario

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑

Descubre más desde Poiesis/ποίησις

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo