Poemas de Abdel-Rahman El-Abnoudi عبد الرحمن الأبنودي

Writing

How I long to write –
Writing that could bring Toba to Baba*,
Stroke nightingale feathers,
Make the poor happy,
Converse with the sea,
And make the cloud speak.

(Advanced age has taught me to avoid sadness,
Happiness and regret.)

The feeling of my death approaching
(Not a big deal)
Has brought me closer to myself,
But has prevented any writing.

***

Why should I dislike them,
When I was once like them,
Having the same dreams?
(Conquering ports
And dismantling kingdoms.)
Those dreams
Have led to peril a thousand times.
They made me grow faster,
As I was a quick learner.
But now that I am aware of my age,
Writing escapes me.

***

My heart is like a slow nightingale,
Startled and sweet.
No matter how many nights
It masterfully sings,
It remains naive,
Unable to share the prey of eagles,
Or keep away from pigeons.
Here it is:
Standing still as the sun disappears,
Looking up at the clouds
And watching a universe
That refuses to arise,
Like a lonely shepherd
Afraid of wolves.
Alas, the distance that separates the above
From writing!

***

There are two parts of me
That rarely love each other.
If one is present,
The other disappears;
One is a true knight,
And the other is young and immature;
One is a boy in love,
And the other is an old man
With greying hair.
As the two journey on together,
Trying to avoid depression,
Writing eludes me.

***

The sound of your voice, my friend,
Is warm, gentle and meek.
It opens up a happier world
Where nature flows
Like a waterfall of tenderness
Running through our generous moments.
Even the dullest of moments
Could trigger wondrous illuminations,
Resonating in our lame and
Fortified hearts.
But our laughter – if we laugh –
Resonates with pain.
What was the question again?
It was already answered before it was even asked,
Orally or in writing.

***

My mother,
In the heart of the night,
With a little food,
Quivers before her departure
Like a wing clad in sad feathers.
She has paid off her debts,
Bought the cloth for her shroud,
And stands before death
Crying, ‘son of cowards,
Why doesn’t he come?’
I tug at the tail of her dress,
Unable to sing
As my heart turned to stone.
Sadness no longer makes me cry,
And dreams yield nothing.
My mother,
A masterful nightingale,
Cries, ‘enough of this world,
A world that is bitterly cold,
A coldness we were ill-prepared for.’
Each time my mother revisits my worries,
Writing runs away.

***

My love, the train is standing still
Like a tear in the eyes of an orphan
That doesn’t want to fall.
You are the most graceful of
All graceful things;
You, like the dawn with innocent lips,
You, as white as an empty page,
You, the rarest of the rare.
But my love, the train is still standing still,
Amused by the waiting,
Refusing to continue talking
But not keeping silent,
Neither visibly straight,
Nor clearly divergent.
It is a train that ran
On suffering lips.
The train has left boredom in its trail,
A boredom that seeped into
Writing.

***

Good evening to the sunset
As we both depart,
Determined to go far away
Like two palms shrunken with the cold,
Like winter roses.
It’s no easy thing for the sun
To discover, as it departs,
That nothing remains of the day.
(Only faces glimmering and fading,
It’s hard to tell whether they are rising or falling.)
It leaves behind threads
Trampled in the dust
By khamseen riddles.
The moment
Was gulped down,
Concentrating a whole world
And swallowed when the opportunity came.
It’s the fear of the sunset
That makes writing run away.

***

My friends have run away from me,
And I depart
With a dark heart.
Nobody knows my heart
Better than I do,
A heart that has stopped
Wanting either food
Or clothes.
It departs bearing the names
Of people who forgot me long ago.
They slept, hating my words,
Cursing my name.
When I wanted them to intercede for me,
They refused.
My greying hair reflects
Every crumb of what I believe.
Oh, how bitter the taste of departure is!
Photographer, take a photograph,
A second,
A third, a fifth,
Take a photograph of my wound,
Whose secret has bewildered all healers.
Perhaps if I know the secret,
I can confront writing.

***

I planted, and when the plant turned green
And time seemed opportune,
About to feel happy,
Time decided to reconsider the matter,
Throwing me in the way of peril,
Demanding that I deal with my alleged disgrace.
Time changed the hearts of my friends,
Changed them all.
They repeated the allegation,
And believed it.
They kept on repeating it
In the morning and at dusk.
I looked at my hands in the sun,
And I liked the smell of my song,
Believing in the few steps I had taken
Towards that which I could see.
Maybe what I saw was still not ripe,
Maybe I had only touched its fringe,
As it touched me,
Swimming in my veins?
Is this a man or a wolf?
A harbinger of paradise or of a jungle?
And where exactly lies
The writing I should believe in?

***

When there was no longer any danger,
I forgot the martyr,
Once my friend.
His death when the army was defeated
Had shaken me.
They did not lay his gun next to him,
Or plant a tombstone in the sand.
(Funeral flowers for an ugly death
Are also ugly.)
In the anthem
My martyr did not want
My great love.
Now his name is mentioned
Like stale bread,
Part of the sinister smile
On the face of the leader.
Between dying
And the beginnings of aspiration;
Between frustration,
Helplessness and the vindication of the poor
Lies the will to confront
And the inability to write.

***

All boats leave eventually
As the sea has a vociferous story.
Anyone wanting an easier journey
Shouldn’t count each wave
And shouldn’t forget to smile
When groans temporarily fade
As the harbour collects the wounded at dusk.
If only I could believe in boats
Before the fog descends,
Perhaps I could regain my equanimity
And be prepared for writing.

(1991)

Escritura

Cómo anhelo escribir: 
escritura que pueda llevar a Toba a Baba*, 
acariciar plumas de ruiseñor, 
hacer felices a los pobres, 
conversar con el mar 
y hacer que la nube hable.

(La edad avanzada me ha enseñado a evitar la tristeza, 
la alegría y el arrepentimiento.)

La sensación de que mi muerte se acerca 
(No es gran cosa) 
Me ha acercado a mí mismo, 
Pero ha impedido cualquier escritura.

***

¿Por qué debería desagradarme de ellos, 
cuando una vez fui como ellos, 
teniendo los mismos sueños? 
(Conquistando puertos 
Y desmantelando reinos.) 
Esos sueños 
Han llevado al peligro mil veces. 
Me hicieron crecer más rápido, 
ya que aprendía rápido. 
Pero ahora que soy consciente de mi edad, 
la escritura se me escapa.

***

Mi corazón es como un ruiseñor lento, 
Sobresaltado y dulce. 
No importa cuántas noches 
cante magistralmente, 
sigue siendo ingenua, 
incapaz de compartir la presa de las águilas, 
o alejarse de las palomas. 
Aquí está: 
de pie mientras el sol desaparece, 
mirando hacia las nubes 
y observando un universo 
que se niega a surgir, 
como un pastor solitario 
temeroso de los lobos. 
¡Ay, la distancia que separa lo anterior 
de la escritura!

***

Hay dos partes de mí 
que rara vez se aman. 
Si uno está presente, 
El otro desaparece; 
Uno es un verdadero caballero, 
Y el otro es joven e inmaduro; 
Uno es un muchacho enamorado, 
y el otro es un anciano 
de pelo canoso. 
Mientras los dos viajan juntos, 
Tratando de evitar la depresión, 
Escribir me elude.

***

El sonido de tu voz, amigo mío, 
Es cálido, suave y manso. 
Abre un mundo más feliz 
Donde la naturaleza fluye 
Como una cascada de ternura 
Corriendo a través de nuestros momentos generosos. 
Incluso el más aburrido de los momentos 
podría desencadenar iluminaciones maravillosas, 
resonando en nuestros 
corazones cojos y fortificados. 
Pero nuestra risa, si reímos, 
resuena con dolor. 
¿Cuál era la pregunta de nuevo? 
Ya se respondió antes de que se preguntara, 
oralmente o por escrito.

***

Mi madre, 
en el corazón de la noche, 
con un poco de comida, 
se estremece ante su partida 
como un ala cubierta de tristes plumas. 
Ella ha pagado sus deudas, 
Compró la tela para su sudario, 
Y se encuentra ante la muerte 
Gritando, ‘hijo de cobardes, 
¿Por qué no viene?’ 
Tiro de la cola de su vestido, 
Incapaz de cantar 
Mientras mi corazón se vuelve de piedra. 
La tristeza ya no me hace llorar, 
y los sueños nada rinden. 
Mi madre, 
Un ruiseñor magistral, 
Grita, ‘basta de este mundo, 
Un mundo que es terriblemente frío, 
Una frialdad para la que estábamos mal preparados.’ 
Cada vez que mi madre vuelve a visitar mis preocupaciones,
La escritura se escapa.

***

Amor mío, el tren está parado 
como una lágrima en los ojos de un huérfano 
que no quiere caer. 
Eres la más agraciada de 
Todas las cosas agraciadas; 
Tú, como el alba de labios inocentes, 
Tú, blanca como una página en blanco, 
Tú, la más rara de las raras. 
Pero mi amor, el tren sigue parado, 
Divertido por la espera, 
Negándose a seguir hablando 
Pero no callando, 
Ni visiblemente recto, 
Ni claramente divergente. 
Es un tren que corrió 
Sobre labios sufrientes. 
El tren ha dejado a su paso el hastío, 
Un hastío que se filtraba en 
la Escritura.

***

Buenas noches al ocaso 
Mientras ambos partimos, 
Decididos a irnos lejos 
Como dos palmas encogidas por el frío, 
Como rosas de invierno. 
No es cosa fácil para el sol 
descubrir, al partir, 
que nada queda del día. 
(Solo caras que brillan y se desvanecen, 
es difícil saber si están subiendo o bajando). 
Deja hilos 
pisoteados en el polvo 
por khamseen riddles. 
El momento 
fue tragado, 
concentrando todo un mundo 
y tragado cuando llegó la oportunidad. 
Es el miedo a la puesta de sol 
Lo que hace que la escritura se escape.

***

Mis amigos han huido de mí, 
y yo me voy 
con el corazón apesadumbrado. 
Nadie conoce mi corazón 
mejor que yo, 
un corazón que ha dejado de 
querer comida 
o ropa. 
Parte con los nombres 
de gente que me olvidó hace mucho tiempo. 
Durmieron, odiando mis palabras, 
Maldiciendo mi nombre. 
Cuando quise que intercedieran por mí, 
se negaron. 
Mi cabello canoso refleja 
Cada migaja de lo que creo. 
¡Oh, qué amargo es el sabor de la partida! 
Fotógrafo, toma una fotografía, 
Una segunda, 
Una tercera, una quinta, 
Toma una fotografía de mi herida, 
Cuyo secreto ha desconcertado a todos los curanderos.
Quizás si conozco el secreto, 
puedo enfrentarme a la escritura.

***

Planté, y cuando la planta reverdeció 
Y el tiempo pareció oportuno, 
A punto de sentirse feliz, 
El tiempo decidió reconsiderar el asunto, 
Lanzándome en el camino del peligro, 
Exigiéndome que me ocupara de mi supuesta desgracia. 
El tiempo cambió los corazones de mis amigos, 
los cambió a todos. 
Repitieron la acusación, 
y la creyeron. 
Lo seguían repitiendo 
Por la mañana y al anochecer. 
Miré mis manos al sol, 
Y me gustó el olor de mi canción, 
Creyendo en los pocos pasos que había dado 
Hacia lo que podía ver. 
Tal vez lo que vi aún no estaba maduro, 
Tal vez solo había tocado su fleco, 
Como me tocó a mí,
nadando en mis venas? 
¿Es esto un hombre o un lobo? 
¿Un presagio del paraíso o de una jungla? 
¿Y dónde está exactamente 
la escritura en la que debo creer?

***

Cuando ya no hubo peligro, 
me olvidé del mártir, 
una vez mi amigo. 
Su muerte cuando el ejército fue derrotado 
Me había sacudido. 
No pusieron su arma junto a él, 
ni plantaron una lápida en la arena. 
(Las flores fúnebres para una muerte fea 
También son feas.) 
En el himno 
Mi mártir no quiso 
Mi gran amor. 
Ahora se menciona su nombre 
como pan duro, 
parte de la siniestra sonrisa 
en el rostro del líder. 
entre morir 
y los comienzos de la aspiración; 
Entre la frustración, 
el Desamparo y la reivindicación de los pobres 
Yace la voluntad de confrontar 
Y la incapacidad de escribir.

***

Todos los barcos parten eventualmente 
Como el mar tiene una historia vociferante. 
Cualquiera que quiera un viaje más fácil 
No debe contar cada ola 
Y no debe olvidar sonreír 
Cuando los gemidos se desvanecen temporalmente 
Mientras el puerto recoge a los heridos al anochecer. 
Si tan solo pudiera creer en los barcos 
Antes de que la niebla descienda, 
Tal vez podría recuperar mi ecuanimidad 
Y estar preparado para escribir.

Traducido por Mona Anis

Traducido del árabe por Mariam Moustafa


Yamn un

Su cabello ha encanecido, Abdurrahman!

Has crecido de edad, muchacho!

¿Así de rápido?

¿Cuando y cómo?

Envejecimiento en casa no es la misma

Como envejecimiento solos !!

Las mujeres que han quemado, ¿eh?

Te vi una vez en la televisión

Y una vez que me mostraron fotos en alguna parte

Yo dije: Abdurrahman ha envejecido !!

Debo haber estado muerto durante cien años !!  

Estoy preocupado, hijo, yo sería quedarse aquí por mucho tiempo.

Sheij Mahmud ha muerto

Fatna ab Andil ha muerto

huerto de ab Ghabban se ha vendido

Y aquí vivo y envejezco.

Y parece que me voy a vivir una y otra vez.

He vivido mucho tiempo –

Lo suficiente para verte edad, Abdurrahman.

Me dicen que tienes niños-

En tal vejez, hermano ?!

¿Y qué es lo que oigo? Girls? ¿Cómo?

¿Qué estaba haciendo toda la vida entonces?

Y lo bueno es que tiene ahora?

De todas formas

Ellos serán su olor en la tierra

Y mantenerse mutuamente caliente.

Muy bien, Abdurrahman,

Aquí estamos, por fin, arrebatando una visión y una bocanada de ti!

Sólo que ahora recuerdas Yamna y venga llamando: Amma?

Eres mi querida Abdurrahman,

Por Dios, el amor, eres un ser querido,

Usted permanece ocupada por ahí

Pero todavía tiene un corazón-

A diferencia de los bastardos

Quién nos abandonó antes !!

Son su esposa y sus hijas bonitas?

¿O es que se parecen a nosotros aquí ?!

¿Qué has los llamó? Aya y Nur, dicen.

¿No tienes a ti mismo un niño?

Pero espera

Lo bueno en este mundo

Eran los que teníamos?

Si lo fuera no sólo por la codicia del hombre!

Me traes terciopelo y franela!

¿Crees Yamna vivirá para usar ropa nueva?

Usted podría haber mejor que me dado dinero

Para comprar bálsamo para mi rodilla.

¡Oh mi! Lo que un dandy que siempre has sido, Abdurrahman!

He estado aquí durante seis años

Plantado junto a la puerta

Pero nadie viene a llamar.

Ok, voy a seguir de todos modos

Podrían servir como mi mortaja!

Mi cara ha crecido arrugado!

¿Te acuerdas de Yamna y esa cara?

¿Nunca cree esta vida

Es todo una mentira !!!

Si la muerte viene a ti mi hijo

Muere a la vez

Los que murió joven

Han permanecido viva en el corazón

Como si nunca han dejado

Pero los que murieron poco a poco

Y secado vivo

Ni siquiera se molestó en enviar un saludo

Al otro lado de la puerta.

Cuando la muerte viene a ti, abre

Cuando se dice en voz alta su nombre, dirigido a él !!!

Usted es el ganador

¿No te has parado a calcular !!

No hijo ni hija harán

Estos tiempos son mentirosos

Incluso cuando dicen la verdad.

Deja dinero y cosas detrás y correr

¿Nunca mirar hacia atrás!

La riqueza no es más que la arena

Y las paredes de tiempo no son sino lodo

Y sus hijos vivirán, con o sin usted alrededor.

¡Oh mi! Rumman! *

Es un largo camino,

Y el que busca prolongar aún más

Es un imbécil, mi amor!

Necesito la medicina para el dolor en mi rodilla

No es para hacerme vivo en

¿Nunca cree su brillante colores-amarillo y rojo!

No eran lo hermoso, muchacho?

No fuera que esto y lo otro?

Audaz y atrevido y temido por los hombres?

Pero, ¿cómo podría saberlo?

Eras sólo los niños a continuación!

Mis hijas Radiyya y Najiyya han muerto y se han ido

Pero me he detenido en

Pues bien, ¿qué puedo hacer?

No vuelvas a vivir por un día pasado a sus hijos

No ¿Alguna vez, Abdurrahman!

La vida está llena de todo tipo de dolor y pena

Que la gente no sabe,

Pero el más difícil es cuando se vive

Después de que sus hijos van

Sólo entonces

¿Va a aprender qué es la muerte !!

Cuando se trata de ti, saltar a bordo!

¿Todavía dices a la gente en el norte

La historia de “Fatna w Haraji-l Gott?”

¡Oh mi! Lo que un muchacho travieso que eras!

A diferencia de todos los demás chicos,

Distante,

Intencional,

Y en sus ojos mágicos llenos

Un laico mucho oculto

Como una madre-kite

Descendiendo por algo

Luego de volar lejos

Qué garras afiladas y cubas de tintura que tenían a mi hijo!

Pero nunca eran falsas

Y aquí estoy, demorándose en en esta vida

Para ver el cabello gris ido!

La casa ha envejecido

Más de una casa se había derrumbado

Pero éste todavía se aferra

A la espera de que me muera !!!

¿Va a venir la próxima Eid?

Y si lo hizo

¿Quieres venir a ver Yamna?

Y tomar el té con ella?

Vendré, tía, lo haré, te lo juro

Y cuando lo hice

Ni Yamna ni la casa estaba allí !!

Traducido del árabe por Randa Aboubakr

Yamna” fue escrito en 1998 y apareció en la colección del poeta 1999, Materia-de-Hecho Penas (al-Ahzan al-Adiyya), a pesar de que había aparecido unos meses antes en algunos periódicos egipcios y árabes. El poema fue recibida con entusiasmo por los lectores, y se volvió a publicar en 2001 el volumen del poeta de la poesía titulada “Yamna” y otros poemas (“Yamna” wa Qasa’id Ukhra). Entre 2001 y 2004 el libro fue reimpreso en siete ocasiones.

Abdel-Rahman El-Abnoudi, عبد الرحمن الأبنودي( Quena, Egipto, 11 de abril de 1938- El Cairo, Egipto, 21 de abril de 2015).Poeta, dramaturgo, escritor de literatura infantil y crítico social.

 El-Abnudi era conocido como el “poeta del pueblo”, y sus poemas, la mayoría de los cuales son leídos y grabados por él, “el sonido de Egipto. ” 

Fue uno de los integrantes de la generación de poetas que escribieron tanto en el dialecto saidi como en árabe estándar. Su literatura está asociada a un compromiso político militante: Abnudi y otros escritores egipcios de esta escuela buscaron hacer de su producción literaria parte del proceso de desarrollo político y movimiento hacia la democracia popular en Egipto.

 Escribió su primera poesía cuando era estudiante de secundaria. En 1958 viajó a El Cairo . Los primeros de sus trabajos fueron publicados en la revista semanal Sabah al-Khayr . En 1961 se mudó a El Cairo donde trabajó como compositor.

Se casó con la expresidenta de la cadena de televisión egipcia, presentadora de televisión y entrevistadora Nehal Kamal, y tuvieron dos hijos: Aya y Nour.

Algunos de sus poemas que han sido traducidos al inglés incluyen “Yamna” y “La risa de los prisioneros”. Entre sus obras más famosas se encuentran Las cartas de Hiragy al-Qot , que utiliza las correspondencias entre Hiragy, un trabajador de la construcción, y su esposa, Fatma, para representar la historia de la construcción de la presa de Asuán en la década de 1960. Fueron escritos cuando el poeta vivía entre los trabajadores de Asuán que venían de su pueblo de Abnoud. 

Su libro El-Mot ala el-Asfalt ( الموت على الأسفلت , Al-Mawt ?alá al-Asfalt , ‘Muerte en el asfalto’) ha sido nombrado entre los 100 mejores libros africanos del siglo XX en la Feria Internacional del Libro de Zimbabue de 2001 .

En su poesía, se utiliza una mezcla de los dialectos del Alto Egipto y de los barrios más pobres de El Cairo. Su poesía traiciona su postura de solidaridad con los miembros más desfavorecidos de la comunidad (en particular los pobres rurales) que han sido subyugados por varias fuerzas de opresión a lo largo de la historia, ya sea bajo el colonialismo o bajo sucesivos regímenes posteriores a la independencia de Egipto.

Abdel Rahman El-Abnudi siempre enfatizó que sus poemas estaban destinados a ser escuchados, no solo leídos, y grabó la mayoría de sus poemas. 

Muchos de sus trabajos han sido musicalizados por compositores como Ezz Eddin Hosni e interpretados por cantantes como Abd El HalimNagat el SagheraShadia, Sabah, Majida El RoumiMohamed Mounir entre otros.

Hola, 👋
Bienvenid@s a PoetryAlquimia.org. Un espacio donde las voces poéticas del mundo resuenan con fuerza.

Suscríbete a nuestro boletín para recibir las nuevas aportaciones poéticas.

Deja un comentario

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑

Descubre más desde Poiesis/ποίησις

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo